Necrológicas

Más de 2 mil salmones ha recuperado Nova Austral luego del temporal que dañó sus jaulas

Por La Prensa Austral lunes 25 de julio del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
390
Visitas

“Estamos orgullosos de la calidad profesional de nuestros funcionarios liderados por el jefe de centro Danilo Márquez y la capacidad de reacción de las embarcaciones que nos prestan servicio en el área, que a las 48 horas del temporal que nos causó daños, tenían el centro operativo y al tercer día ya estaban alimentando los peces y operando el centro con toda normalidad”.
Lo anterior corresponde a las declaraciones vertidas por el gerente regional de Nova Austral, Drago Covacich, a una semana de que un fuerte temporal dañara 5 jaulas -3 de ellas con un total de 100 mil peces, de los que huyeron unos 10 mil- que posee la empresa en la isla Capitán Aracena, ubicada a 120 kilómetros al sur de Punta Arenas.
Para constatar con detalle los avances en este tema, tanto Covacich como el gerente de Producción Agua de Mar en Nova Austral, Arturo Schofield, concurrieron al centro Aracena 3 y según informó el ejecutivo, hasta la fecha se han recapturado poco más de 2 mil peces, muchos con heridas por ataque de lobos y daño por estar apretados con las mallas.
Detalles del
incidente
Junto con destacar dicho antecedente, Covacich aprovechó de entregar detalles respecto del incidente acaecido el fin de semana pasado, donde el viento dañó principalmente la obra viva del centro. “A la vista fue lo que más impresionó, ya que dobló los cercos metálicos laterales y se volcaron los pasillos de las mallas de cabecera que no tenían peces. En esto quiero dejar en claro que las mallas peceras no se hundieron, como al parecer interpretaron algunas personas que opinan sin conocer”, enfatizó.
Detalló al respecto que las mallas peceras tienen 4 caras y en una banda algunas quedaron sumergidas, lo que pudo hacer que se escapen algunos peces. “Pero toda persona que se informa puede saber que el grueso del cardumen de salmones al interior de una jaula, sólo sube a la superficie cuando se alimenta y principalmente está bajo los 8 a 10 metros, ninguna de las relingas -cabo que afirma la pecera en los laterales- se hundió más de 3 metros”.
Entre mallas
Destacó finalmente el ejecutivo que los peces quedan principalmente entre mallas, que corresponden a la pecera y lobera que protegen todo el contorno del centro. De este modo, los peces que quedan son recuperables rápidamente. “Y los que salen, es porque esa malla sufre ataque de depredadores y genera roturas, donde pueden salir peces como también ingresar lobos. Ese es un trabajo permanente del personal del centro y buzos que reparan esos daños y así se mantiene en óptimas condiciones se resistencia”.
Este domingo la empresa inició la cosecha de las tres jaulas averiadas, además de las contiguas, con lo cual se podrá cuantificar la pérdida exacta. En tanto, mañana se sumarán a las tareas dos pescadores artesanales que calarán redes para el proceso de capturar.