Necrológicas
  • Rolinda Alvarez Ovalle
  • Ana María Velásquez Muñoz
  • José Casanova Carreño

Matheson: “La solicitud de mi renuncia es una mala señal para Magallanes”

Por Elia Simeone miércoles 11 de julio del 2018

Compartir esta noticia
10.044
Visitas

“Yo no renuncié. El ministro del Interior, Andrés Chadwick, me citó a su despacho a las 8,45 de la mañana (de ayer) y me solicitó la renuncia al cargo de intendente. ¿La razón? Lo único que me dijo es que necesitaban a una persona más política de cara a las elecciones de gobernador regional”.

Así Christian Matheson Villán explicó ayer a La Prensa Austral el motivo de su salida forzada de la intendencia regional. Para el arquitecto, lo sucedido “es una mala señal para Magallanes”.

“Este cambio abrupto, sin mayor justificación, no está buscando beneficiar a la gente de Magallanes, sino que responde a intereses personales y lamento que las autoridades a nivel nacional estén siendo manipuladas para favorecer a una persona. Siempre dije que mi gestión iba a enfocarse en nuestra gente y sus necesidades y, ahora, sin mayores razones, me piden que dé un paso al lado”, recriminó.

Sin identificar al personaje político al cual alude, Matheson hizo ver que la petición de Chadwick resulta incongruente con las palabras que tuvo el ministro del Interior, quien calificó como “una buena gestión” los meses en que él estuvo al mando de la intendencia regional.

“Sólo quiero ratificar que, como lo dije al asumir el cargo, agradezco que se me haya escogido y siempre estaré disponible para trabajar por la región y nuestra gente, sin establecer diferencias de ningún tipo y sólo mirando el desarrollo de Magallanes”, sentenció.

Pese a lo sucedido, Matheson se mostró ayer tranquilo, al saber que él creyó que se le había designado para aportar al progreso regional, desde su íntimo convencimiento respecto de que el crecimiento económico tiene que ir aparejado con el desarrollo humano. “Mantendré una política de puertas abiertas”, fue el compromiso que asumió el 12 de marzo pasado y que, al parecer, le pasó la cuenta.

Asumiría Castañón y
cambian cuatro seremías

En esferas palaciegas, se indicó que la caída de Matheson fue sentenciada en una de las últimas reuniones del alcalde Claudio Radonich con la ministra Secretaria General de Gobierno, Cecilia Pérez. El jefe comunal de Punta Arenas le habría dicho que, a nivel local, sus grandes detractores son los Bianchi (Carlos y Karim), los que le están cuestionando por la crisis de la Cormupa. Pensando en su desafío parlamentario de tres años más, Radonich habría pedido todo el apoyo de La Moneda y ello pasaba por allegar recursos a la Cormupa y por controlar la región, electoralmente hablando.

Se indicó que Matheson podría ser reemplazado por María Teresa Castañón, hasta ayer secretaria regional ministerial de Desarrollo Social. De hecho, anoche llegó a la zona la ministra Cecilia Pérez, quien vino a hacerse cargo del “terremoto político” que, en menos de 24 horas, cobró en Magallanes las cabezas del intendente y de la vocera gubernamental, Yanira Lara.

Además, ayer se supo que también se pidió la renuncia a cuatro seremis, incluida Castañón. Las otras víctimas de las movidas en el tablero de ajedrez regional serían Nelson Cárcamo (Educación), Nolberto Sáez (Energía), Marco Mella (Transportes) y Victoria Cortés (Trabajo).

La operación política

La intempestiva remoción de Matheson y la forma en que se han dado las cosas confirman lo que este medio planteó desde un inicio, respecto de que su nombramiento fue parte de una estudiada estratagema política del alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich, en concomitancia con la hoy ministra Cecilia Pérez.

En la esfera política regional, siempre se supo que los candidatos de Radonich eran otros, pero que debió recurrir a la figura de Matheson para armar rápidamente al gobierno regional y evitar las presiones, amparándose en que se presentaba como un hombre de consenso, mesurado y probo. En efecto, Nicolás Cogler figuraba como favorito, pero era insostenible su eventual designación por sus debilidades académicas; y María Teresa Castañón era la segunda carta, pero en ese entonces aún pesaba en algo el veto contra ella de la diputada Udi Sandra Amar.

Entonces, se debía llegar con un nombre que diera confianza a todos los sectores de Chile Vamos y no generara resistencias. Fue ahí que la figura del ex seremi de Vivienda y Urbanismo (2010-2012) de Piñera se presentó como la idónea. Pero, siempre se supo que su cargo tenía una fecha próxima de expiración.

Mientras tanto y como parte del puzzle que se estaba armando, Cogler se instaló en la gobernación provincial de Magallanes, bajo cuya administración territorial están las comunas que representan al 85% de los habitantes de la zona; y María Teresa Castañón en la secretaría regional ministerial de Desarrollo Social, la que controla la política y los programas de apoyo a los sectores más vulnerables. Ambos cargos implican, en rigor, controlar a buena parte del electorado, pensando en las futuras elecciones de gobernador regional y parlamentarias.