Necrológicas
  • Manuel Bahamóndez Hernández

Miriam Pérez, deportista que quiere clasificar para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020

Por La Prensa Austral martes 31 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

Personaje destacado 2019

Un año con cambios radicales fue el que experimentó Miriam Pérez. Tras el accidente vehicular en la que perdió de forma traumática una pierna, en octubre de 2012, comenzó a ir al Centro de Rehabilitación del Club de Leones Cruz del Sur, siendo una de las caras visibles de las Jornadas. Pero además, este año inició su carrera deportiva, practicando lanzamiento del disco, la bala y jabalina, con resultados que la sorprendieron.

“Este año fue una locura, porque fue el primero en que estuve inserta en el deporte paralímpico, pese a que antes del accidente practicaba deporte de manera recreativa. En febrero, en el Centro de Rehabilitación estaba buscando hacer algo y generar redes con el tema de la discapacidad, y por intermedio del protesista que hizo los lazos con el IND, que justamente estaban reclutando deportistas, nos conocimos todo simultáneamente. Y Diego Salazar, que también es amputado, estaba entrenando y me invitó. En mayo tuve mis primeras participaciones deportivas, no entendía nada y más encima me empezó a ir bien, me sentía hasta culpable, porque no me sentía deportista”, resumió Miriam Pérez, que en los Juegos de la Pararaucanía logró medallas de oro en disco, bala y jabalina, mientras que en el Nacional, obtuvo plata en disco.

Actualmente está entrenando lanzamiento de disco, de lunes a sábado, dos veces al día, porque su meta es seguir mejorando sus marcas, porque en marzo viajará a Brasil a un campeonato, con la mente puesta en clasificar a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Respecto de las Jornadas, Miriam Pérez ingresó en 2013 al Centro y por eso reconoce a todos los profesionales que la han apoyado en su rehabilitación, “porque llegamos destruidos como familia, de un momento a otro, la discapacidad golpeó nuestra puerta y en seis meses me tenían caminando, y eso se lo debo al Centro. Por eso, cuando llegan las Jornadas digo ‘esto es de nosotros’”.

Tanto ha sido su progreso que, como ella menciona, busca constantemente extender sus límites, y una prueba de ellos es que viene de realizar el circuito a la base de las Torres del Paine, algo impensado hace un tiempo. “Si uno se propone algo, veo hasta dónde me lo permito yo”, finalizó.

Foto José Villarroel