Necrológicas
  • Juan Fermín Purralef Montalva
Armado se realizó el lunes en el Liceo San José

Misión Nochebuena cumplió su objetivo y reunió más de 500 canastas familiares

Por La Prensa Austral miércoles 25 de diciembre del 2019

Compartir esta noticia
Visitas

La semana pasada, el panorama asomaba como desolador. Una de las consecuencias del estallido social afectó, indirectamente, a la Misión Nochebuena, campaña impulsada por el obispado, y que veía muy lejos la meta de reunir 800 canastas familiares para esta Navidad. Sin embargo, la situación se revirtió en los últimos días, debido al llamado que realizaron los voluntarios ante la inminente posibilidad de que la misión de este año alcanzaría sus cifras más bajas.

Pero como expresó la encargada de la cruzada, Ana Isabel Iturra, “estamos bastante optimistas con la entrega, porque logramos hacer 417 canastas, solamente como Misión Nochebuena. No obstante, igual hay que considerar todas las canastas que se entregaron a través del obispado, porque el viernes pasado se entregaron 90 canastas a los funcionarios de Areas Verdes, a quienes se les hizo una once. También la parroquia Fátima entregó 40 canastas más; San Miguel, 39; Cristo Obrero, alrededor de 50. Entonces, si sumamos todas esas canastas en estas fechas, pasamos fácilmente las 800”, calculó.

Iturra reconoció que, aunque la campaña iba mal, “a último momento, aparecieron nuevos colaboradores y gracias a la nota que salió en el diario y en los medios visuales, fue bueno, quizás fui súper pesimista, pero eso ayudó a que esto repuntara, porque llegaron personas particulares a entregar canastas o el dinero para una, o entre grupos de amigos que reunieron panes de Pascua, mermeladas; de hecho, la comunidad cristiana Schoenstatt, llegó el último día con más de 200 bolsas y litros de leche. La comunidad cristiana de Cerro Sombrero se puso con 350 panes de Pascua y 350 litros de leche. Corcoran también hizo un aporte bastante importante, cerca de un millón de pesos, así que si no hubiese sido por esas ayudas, no hubiéramos logrado que 500 y tantas familias hayan podido disfrutar de su cena navideña”, profundizó.

En el recuento de la semana pasada, además de tener menos canastas que años anteriores, en muchos casos faltaban productos para completarlas, lo que se revirtió finalmente, e incluso, con nuevos bienes para los beneficiados. “Gracias al aporte de Corcoran, que fue bastante significativo, hizo que la canasta, de 16 productos llevara al final, 19, que no teníamos pensado considerar. Así que estamos muy contentos, sacando cuentas alegres”.

De esta forma, entre el domingo y lunes en la mañana se prepararon las canastas en el Liceo San José, instancia en la que participaron una decena de personas, a quienes se sumó la comunidad de jóvenes de la parroquia San Miguel, de la Pastoral Juvenil, “que nos hicieron todo el acarreo desde el obispado, más de una tonelada acarrearon. Además, agradecemos al Liceo San José, que nos facilitó sus dependencias y nos otorgó todas las facilidades para que pudiéramos trabajar. Y agradecer a todos quienes hicieron posible que esta hermosa obra la estemos finalizando de esta manera, con resultados felices”, finalizó Ana Isabel Iturra.