Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría

Molestia y aceptación: las dos caras de las obras viales que afectan el flujo del tránsito en la ciudad

Por La Prensa Austral domingo 2 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Desde el lunes 4 de enero, la calle Hernando de Magallanes se ha encontrado cerrada por obras en la vía en el marco del proyecto de mejoramiento urbano del Serviu entre esta calle y 21 de Mayo. Esto ha generado un cambio en el flujo del tránsito, que desde ese entonces, ha debido desviarse en su totalidad por José Menéndez hasta O’Higgins, un cambio que ciertamente ha generado situaciones incómodas para las personas, en especial los conductores.

En terreno, alguno de los conductores, como Luis Zaldívar, operador de un taxi colectivo, indican que “ha estado ordenado”, salvo en momentos como las horas peak. Jorge Cárdenas, también conductor, señala que el desvío ha resultado molesto pues aún se acarrea el problema de “hay mucho auto estacionado que no respeta”, refiriéndose a la orden temporal de no estacionar en calle José Menéndez, regla que ha sido constantemente ignorada a lo largo de las obras. Otra conductora, que prefirió no identificarse, señaló que el tema de los desvíos “es un peligro”, aunque “hay que tener paciencia y esperar, porque igual está quedando bonita la ciudad”.

No muy lejos de O’Higgins esquina Avenida Colón, un operador de tarjetas que se identificó como Alejandro relató que a diario ha sido testigo de episodios entre conductores: “Cuando pasan los autos, siempre se crea el conflicto de quién tiene la preferencia… Se agarran a gritos por lo menos sus 10 veces al día”. Agregó que más de un par de veces ha visto a los servicios de emergencia tener dificultades para circular por el sector.

Por su parte, el presidente de Tacopa, Marcelino Aguayo, señaló que uno de los temas que más ha lastimado a los transportistas es la nueva distribución de paraderos: “Pusieron 4 ó 5 paraderos y quedan lugares donde la gente no tiene donde tomar transporte público”, aludió a una distribución poco uniforme de los paraderos tras el cierre de Magallanes. También destacó la señalización en las paradas provisorias, letreros naranjos muy distintos al tradicional verde que, a su opinión, pueden ser difíciles de identificar para la gente y eso les está costando pasajeros. Finalmente, como asociación gremial de empresarios de Taxis Colectivos, de la que Tacopa forma parte, realizó a un llamado a las autoridades “desde el hormigón, desde la calle, poder decirles si nos invitan a conversar, pero si no nos invitan y creen que se las saben todas. Nos hace estar molestos y sobre todo con rabia de no poder decir un par de cosas. Estamos con toda la voluntad, tenemos todas la disposición de cooperar, pero tiene que haber un grado de reciprocidad”, concluyó.

¿Pasos peatonales
o “lomos de toro”?

Paralelamente, otra situación ha estado generado cierto grado de duda entre los conductores de la ciudad, se produce en el sector de Avenida Costanera del Estrecho a la altura de las calles José Velastegui y Club Hípico, donde se han instalado, en ambas vías, unos pasos peatonales elevados a nivel de calzada. Estas construcciones están enmarcadas en el plan “Mejoramiento Estándar Urbano Costanera del Estrecho”, donde se incluye el levantamiento de pasos peatonales amigables para discapacitados como los de Velastegui y Club Hípico.

Sin embargo, el hecho de que se encuentren a altura ha levantado quejas dentro de la comunidad, pues trae a la mente recuerdos de los polémicos “lomos de toro” que hace no mucho fueron removidos del lugar. Algunas personas, como los vecinos del sector y las familias de víctimas de accidentes en las intersecciones, se muestran a favor del levantamiento de estos relieves. “Yo creo que ayuda a que el vehículo se detenga y respete el ceda el paso”, indica un conductor identificado como Mauricio en la esquina Velastegui-Costanera. Otros, como Sergio Gallardo, indican que “no cumple el objetivo, que si es paso peatonal o ‘lomo de toro’… La gente pasa nomás”. Por su lado, Tomás Bahamonde, taxista, señala que estos nuevos pasos peatonales elevados “son peligrosos. Quedaron demasiado altos. Hay que reducir mucho la velocidad y es peligroso si viene un vehículo atrás.”

Desde Serviu, se estima que el plan de mejoramiento urbano costanera esté listo para finales de septiembre.