Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Muerte de espectador obligó a suspender Gran Premio de Tierra del Fuego

Por La Prensa Austral domingo 14 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
3.253
Visitas

La copiosa nieve que cayó en la madrugada en Porvenir auguraba una primera etapa sumamente difícil en la edición N°43 del Gran Premio de Tierra del Fuego.

A las 6,30 horas de la madrugada del sábado, el público buscó las mejores ubicaciones y, a las 7, el vehículo N°0 cerró la ruta. El silencio se extendió por todo el trayecto, que a esa hora seguía en penumbras, hasta que desde Porvenir se dio la largada a las 8 horas, siendo el Honda Integra N°817 conducido por Christobal Masle con la navegación de Alexis Barrientos el que rompió la quietud en Tierra del Fuego.

Las condiciones de la pista, cubierta de hielo y nieve, hicieron que los pilotos tomaran más precauciones de las habituales, aunque algunos despistes fueron inevitables y sólo la pericia de los conductores impidió algún contratiempo.

La etapa chilena, sin embargo, tuvo sus contratiempos, como el que vivieron Diego Aguilera y Julio Aguilera, de Porvenir, cuyo Chevrolet Corsa N°526 se incendió cuando apenas iban en el kilómetro 26.

Otro que vivió una jornada amarga fue Hernán Zanetti, que buscaba su tercer título consecutivo en la categoría C y terminó volcado, poniendo fin a su aspiración de obtener la copa Challenger. Tampoco fue una jornada feliz para el campeón de Rally Móbil, Jorge Martínez Fontena, que debió abandonar la carrera.

Horror en la ruta

Pero, sin dudas, lo que marcó la primera etapa -y que derivó en la suspensión total de la prueba automovilística que hoy debía tener su etapa final desde Río Grande a Porvenir- fue el fatal accidente que se registró en el sector de La Arcillosa, en la ruta argentina.

Según informó el portal Minuto Fueguino, cerca de las 15 horas el Wolfswagen Senda N°322 de la categoría “C”, conducido por Ariel Pinno y la navegación de Rodrigo Núñez, ambos de Río Grande, se encontraron de frente con una cuatrimoto, que era manejada por el ciudadano argentino Raúl Morán, de 52 años.

Producto de la velocidad del automóvil competidor, el impacto fue inevitable, falleciendo Morán de forma instantánea, al quedar su cuerpo desmembrado, causando conmoción en el resto del público que presenciaba la carrera en ese sector. En tanto, Pinno resultó con una fractura en una de sus piernas y su acompañante, con lesiones leves.

A escasos kilómetros de este sector, se registró otro accidente, sin consecuencias fatales, pero que dejó heridos de gravedad. Un competidor, en un Tico Daewoo, se salió de la ruta y golpeó un terraplén donde había espectadores.

A raíz de lo sucedido, principalmene el lamentable deceso,  se presumió durante toda la tarde que la etapa de hoy domingo, entre Río Grande y Porvenir, sería suspendida.

La organización, compuesta por miembros del Automóvil Club de Río Grande (ACRG) y la Asociación Deportiva Local Fueguina de Automovilismo (Adelfa), de Porvenir, determinó tras una reunión continuar con la competencia, pero con cambios en cuanto a las medidas de seguridad, siempre cuestionadas en este Gran Premio.

Sin embargo, cerca de la medianoche chilena –previo al cambio de hora- se informó que el fiscal argentino encargado de la investigación del accidente que tuvo como resultado el fallecimiento de un espectador resolvió la suspensión total de la competencia, debido a que se debían realizar importantes pericias en el sector del luctuoso hecho.