Necrológicas

Mujer que pedía ayuda rechazó vivienda que pretendió entregarle ministro Monckeberg

Por La Prensa Austral sábado 18 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
11.461
Visitas

El impacto que generó el caso humano que dio a conocer ayer La Prensa Austral, de Avelina Sierpe Cárdenas, quien vive en una mediagua a orillas del estrecho de Magallanes, a la altura del kilómetro 6 norte, coincidió con la visita del ministro de Vivienda y Urbanismo a Punta Arenas, Cristián Monckeberg, quien dispuso la entrega inmediata de una vivienda social.

La nota de prensa dio cuenta de ciertas necesidades de la mujer, de 68 años, preferentemente leña.

Ella es viuda y vive sólo con su hijo Rodolfo. Trabajadores de pesqueras aledañas le han dado una mano.

Pero lo que más le apremia es la techumbre que se gotea y la estufa a leña, que muestra un deterioro casi total.

Ministro de Vivienda

El ministro vio la información y pidió a sus asesores evaluar la factibilidad de entregarle una casa.

El director del Serviu, Dubalio Pérez, dijo que esa fue la intención del ministro Cristián Monckeberg, pero la mujer desechó el ofrecimiento. “Si ella aceptaba le íbamos a  entregar una vivienda para adulto mayor en el sector de la población Cardenal Silva Henríquez. Con esto mejoraría su calidad de vida, pero ella no quiere salir del sector donde está”.

Avelina nos confirmó el ofrecimiento de la casa y que optó por quedarse ahí mismo.

Además, conocido públicamente su caso, ayer le llegó bastante ayuda, sobre todo en leña, que es lo que más necesita.

También ofrecieron repararle la estufa y la techumbre, para evitar filtraciones de lluvia.

“No me quiero ir de acá”, señaló la modesta mujer, que ha vivido 14 años en este sector.

Previamente residió un poco más arriba, pero siempre a orillas de mar. Porque su esposo, Leonidas Bustamante, fallecido hace un año, toda la vida reparó embarcaciones pesqueras en este lugar.

Como no tiene electricidad se ilumina con velas. Así y todo lo que más le gusta es leer.

La leña es lo que más consume y gasta diariamente. Por eso agradeció los sacos que le llevaron ayer, al igual que pallet de madera.

Los voluntarios de la agrupación Puro Corazón la visitan en la semana.