Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo

Niño con grave cardiopatía requiere cirugía que cuesta 120 millones de pesos

Por La Prensa Austral martes 14 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
1.986
Visitas

Javier Vera, de 12 años, tiene una anomalía de Ebstein severa, enfermedad con un grave pronóstico, cuya única esperanza es el Boston Children´s Hospital, en Massachusetts, Estados Unidos.

Contra todo pronóstico Javier Vera Garnica, de 12 años, logró sobrevivir a una grave cardiopatía congénita, sin embargo su enfermedad es una amenaza latente, que lo obliga a necesitar anticoagulantes y otros fármacos. Javier tiene una anomalía de Ebstein severa, un defecto cardiaco muy poco común en el cual partes de la válvula tricúspide son anormales. Esta válvula separa la cámara inferior derecha del corazón (ventrículo derecho) de la cámara superior derecha.

La esperanza para Javier y su familia proviene del Boston Children´s Hospital, en Massachusetts, Estados Unidos, y del doctor Pedro del Nido, quienes le informaron a la familia que este paciente es candidato a una cirugía correctiva que podría mejorar su calidad de vida. El gran problema radica que necesitan 184.282,80 dólares, es decir 120 millones de pesos, dependiendo del tipo de cambio.

Joana Garnica Villarroel, la mamá, admite que su hijo arrastra un problema de nacimiento, al recordar que durante su embarazo, estando de término, no tenía contracciones así que fue a un control para programar la cesárea. En ese control advirtieron que Javier venia con taquicardia. Ante la gravedad del cuadro, la doctora Patricia Amarales, recomendó su traslado a Santiago. “Yo le agradezco la sinceridad, porque creo que esto salvó a mi hijo. Cuando llegamos al Hospital Luis Tisné en Santiago nos dijeron que el pronóstico no era bueno, por lo mismo cuando nació lo trasladaron al Hospital Luis Calvo Mackenna, donde estuvo internado un mes y cuando me lo entregaron, nos dijeron que no había nada más que hacer”, relató la madre.

En búsqueda de una alternativa médica

En junio pasado la mamá envió correos y solicitudes al Boston Children´s Hospital con los exámenes de su hijo, en búsqueda de una alternativa. El cirujano chileno Pedro del Nido, le informó que su hijo es candidato para ser sometido a esta intervención. En la carta, el especialista informó que tienen la opinión de que Javier debiera ser considerado para el reparo de la válvula tricúspide. Previo a esto será necesario realizar un estudio electrofisiológico, debido a que en un porcentaje importante de niños tienen arritmias o pueden desarrollarlas después de la cirugía, en ese caso la intervención no sólo permitiría reducir el volumen de las cavidades derechas, sino también una cirugía para prevenir las arritmias.

La familia se ha reunido con la intendenta María Teresa Castañón, para solicitar ayuda a la intendencia y al gobierno regional, a través del programa “Ayudas técnicas y servicios de apoyo para personas en situación de discapacidad”. De todas formas a través de las redes sociales, la familia ha estado desarrollando eventos y distintas actividades benéficas-

Cualquier aporte se puede hacer a la Cuenta de Ahorro del BancoEstado 92060281108 a nombre de Joana Garnica Villarroel, la mamá de Javier. También la pueden contactar al número 973761494.

Hace poco, la niña Antonia Suanez, a través del mismo programa de “Ayudas técnicas”, logró resolver, fuera del país, una grave cardiopatía que no tenía resolución en Chile.