Necrológicas
  • Alan Esteban Goyack Cerpa
  • Rita Groves Lye vda. de Lovretic
  • María Angélica Cárcamo Cárcamo
  • Alisson Hutt Fontt
  • Eva Florentina Pérez Muñoz

“Nos interesa que a la industria salmonera le vaya muy bien, pero si lo hace mal tendrá problemas”

Por La Prensa Austral domingo 14 de julio del 2019

Compartir esta noticia
176
Visitas

– Titular de la cartera ministerial a nivel regional habló de los desafíos y del traspaso de funcionarios de la Conaf
a Medio Ambiente y del reto de educar respecto al cambio climático en el territorio más austral de Chile.

No esconde el orgullo que siente de estar a la cabeza de una institución que hoy por hoy parece tener más importancia. “Cada vez hay mayor preocupación por los temas medioambientales”, dice el secretario regional ministerial de Medio Ambiente Eduardo Schiappacasse. El Ingeniero Civil Mecánico, hizo un paneo por los grandes temas que debe ocuparse esta cartera, como son mejorar la calidad de vida de la población a través de la promoción del desarrollo sustentable.

“Hoy estamos reaccionando a los errores del pasado, entonces claramente tenemos que empezar a anticiparnos y no estar sólo reaccionando, y esa es también parte de la tarea”. Por ello, dividieron su labor en 4 materias principales: Calidad de Aire -que en Punta Arenas es tema superado, ya que tenemos la mejor calidad de aire del país- Residuos, Biodiversidad y Areas Protegidas y Cambio Climático. Impulsando el trabajo técnico en la materia, acompañado de una profunda labor educativa para provocar un cambio cultural en las personas”

“Se han visto cambios en la mirada de la gente, pero no en toda. Cuando hacemos operativos de limpieza en el Parque Chabunco por ejemplo, hemos encontrado desde derrame de aceite hasta inodoros botados en medio del bosque”, dice con pesadumbre el seremi. En esta materia, dice, la clave está en los niños pequeños quienes además hacen un efecto de réplica entre los adultos. Pero en la edad intermedia se diluye la preocupación entonces ahí es donde ubican un desafío.

– ¿Es el manejo de residuos uno de los mayores problemas de nuestra región?

– “Claramente. Nosotros tenemos dos vertederos -que son áreas que cumplen con ciertos estándares de salud mínimos, con control de entrada y manejo básico de la basura- que están en Natales y Punta Arenas. El resto de las comunas tiene basurales. En esta parte tenemos mucha tarea pendiente. Lo que queremos hacer es llegar a tres grandes rellenos sanitarios, con un área preparada para depositar los residuos y una fase de separación en origen. Natales, tiene su relleno sanitario construido y está a la espera de las últimas autorizaciones, considera una entrada destinada a reciclaje y compostaje, como primera fase. Luego un espacio que incluye aislación para no permear las napas subterráneas y sistema de recubrimiento para aislar el terreno, además con control de los gases de escape. A eso queremos que lleguen las tres comunas más grandes y que el resto tribute a esos tres puntos. La idea es que los residuos salgan separados de los hogares para que la materia orgánica se vaya a compostaje. En Puerto Edén el manejo es diferente, pero la Municipalidad de Natales ya está trabajando en el manejo de sus desechos. A través del gobierno regional se está impulsando la compra de terrenos en Punta Arenas y Porvenir para destinarlos a relleno sanitario”.

– El cambio climático es un tema muy evidente en nuestra región.

– “Sí, pero cuando yo comencé a conversar con la gente había quienes consideraban bueno que aumentaran las temperaturas. Entonces empezamos a trabajar y comenzamos con los medios de prensa. En tres charlas se entregó diversas miradas incluso la social. Y eso fue muy bueno. El tema es que cuando uno habla de cambio climático, hay varias reacciones: la que cree que estamos hablando del fin del mundo, la que cree que es bueno que cambie el clima y la que considera que es una mentira. Pero hay estudios con una muestra gráfica contundente, que demuestran las concentraciones de CO2 desde la era industrial a la fecha y las temperaturas siguen la misma curva. La temperatura a nivel mundial ha aumentado en todo un grado”.

– ¿Y qué rol juega Chile en este contexto global?

– “Chile influye en un 0,23% de las emisiones de CO2 a nivel mundial. Pero si comparamos el nivel de producción por habitante, a nivel mundial una persona genera 5 toneladas de CO2 y cada chileno produce 6,1 toneladas. A esa altura no tenemos ningún argumento “moral” para decir que lo estamos haciendo mejor que el resto. Y para hacer una bajada regional cuando miramos lo que pasa en Magallanes, cada magallánico genera 20,5. Ahí tenemos una tarea como región y el llamado urgente es a trabajar por la eficiencia energética. Necesitamos que la población mundial tome medidas, muchas de ellas son sólo buenas prácticas. En la política país hay un fuerte foco a las energías renovables acompañada de la acción de descarbonización que tendrá un efecto de 25 toneladas de CO2 menos al año. Y el otro punto es que somos un país súper vulnerable. Hemos estado entre el 6º y 10º lugar de los países que más amenazado está por los efectos del cambio climático”.

– La seremi está en campaña para crear un nuevo servicio de su dependencia, ¿en qué consiste?

– “Cuando se creó el ministerio, se ideó otra estructura que hoy no está implementada que es el Servicio de Biodiversidad y Areas Protegidas (SBAP). En Chile hay áreas silvestres con distintos niveles de protección: unas dependen de Bienes Nacionales, otras de Monumentos Nacionales, otras de Conaf, otras de  Sernapesca y otras de Medio Ambiente. Sería muy distinto si todas estuvieran bajo una misma lógica y un manejo integrado y mejor aún, con la inyección de recursos que les quiere otorgar. En la región tenemos 7,5 millones de áreas protegidas. El último creado fue el Parque Nacional Kawésqar, de 2,8 millones de hectáreas terrestres que hoy se manejan a control remoto. Obviamente que se necesitan recursos para manejar esos 7,5 millones de hectáreas. A eso, hay que agregarle 18,2 millones de hectáreas de áreas marinas. ¿Cómo se administran esas áreas marinas?. Estamos recién comenzando con esa gestión”.

– ¿Y en materia de biodiversidad?

– “La mayoría de las especies exóticas invasores presentes en Chile, están en nuestra región. Uno de los emblemáticos es el castor, que está produciendo serios problemas principalmente en Tierra del Fuego pero que ya está en otras islas y el continente. Hay una estimación de impacto de 64,5 millones de dólares histórico, estimado por un estudio de la Universidad de Chile que establece que tenemos 100 mil castores en toda la isla, 23 mil hectáreas de bosques dañados. Estamos trabajando asociados a Wild Conservation Society, Conaf y Sag para definir las acciones al respecto, postulando a fondos internacionales Gef y trabajando con Fao de Naciones Unidas en el proyecto de manejo y erradicación del castor. Necesitamos establecer un plan de manejo a muy largo plazo en conjunto con Argentina. El castor es un modificador del ecosistema y tras su paso aparecen otras especies invasoras. También este servicio de ocupará de la labor de recuperación de las especies en peligro del extinción, como el canquén colorado, el huemul, el puma y otras más”.

– ¿Y es cierto que han encontrado cierta resistencia entre los funcionarios de Conaf para levantar este servicio?

– “La idea es trabajar con los funcionarios que han estado abocados a la labor de conservación de áreas protegidas. Conaf quedaría con toda la labor de manejo de bosques y lo que es áreas protegidas pasaría a este servicio. La idea es pasar a toda la gente directamente a este servicio manteniéndoles las condiciones laborales que hoy tienen. Lo que tenemos claro es que para hacerle frente a todas las necesidades que tiene el área biodiversidad, lo que se necesita es crecer. Y para ello se va a necesitar más gente y más recursos y eso lo tiene considerado el proyecto de ley”.

Salmoneras y carbón

– Con lo que ha acontecido en las industrias de explotación de carbón y salmonera, nos estamos viendo obligados como sociedad a tomar una postura frente a las áreas productivas de la región ¿Cree usted que estas actividades pueden ofrecer desarrollo sustentable para nuestro territorio?

– “Respecto a Mina Invierno no me puedo pronunciar porque trabajé en el sector (Pecket Energy). En el que sí puedo pronunciarme es en la salmonicultura. Acá tenemos una industria que está creciendo. Tenemos un aporte importante en el Producto Interno Bruto. Y lo que a nosotros nos interesa como Medio Ambiente es que lo hagan muy bien. Es una industria que tiene presencia hace muchos años en nuestra región y hasta aquí no se puede hacer un paralelo con lo que sucedió en el sur del país. Aquí no hemos tenido esas dificultades y no queremos llegar a tenerlas tampoco. El foco está en revisar muy bien en los proyectos que se presentan. Ellos tienen que hacer un modelo predictivo de su impacto. Cuando uno ve que supera lo permitido el proyecto no va. Comparativamente con el territorio, las áreas concesionadas son mínimas. La preocupación es que no tenga un impacto más allá del área concesionada. Y lo tienen que demostrar o simplemente modificar sus proyectos. Eso en lo que compete al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental”.

“En cuanto a la Superintendencia de Medio Ambiente, en conjunto con Sernapesca, Salud y otros servicios, fiscalizan que no exista el nivel de impacto que no queremos en el lugar. Lo que nos interesa es que ojalá que a la industria le vaya muy bien y que cuide muy bien el medio ambiente y permanezca en el tiempo. Si lo hace mal va a tener problemas a nivel de fiscalización. Nosotros desde el punto de vista medioambiental no queremos que pase, porque echarían a perder una industria que tiene buenas oportunidades de entregar trabajo y mejorar la calidad de vida de las personas. Y para ello, ya hemos tenido conversaciones. Las áreas aptas para la acuicultura son bastante acotadas y ya prácticamente están todas asignadas y por lo tanto la industria sólo puede ocupar las áreas que ya están disponibles, por lo que no esperamos un gran crecimiento de esa industria”.