Necrológicas

Notarios locales manifiestan incertidumbre ante futura ley que crea nueva figura del fedatario

Por La Prensa Austral domingo 9 de septiembre del 2018

Compartir esta noticia
288
Visitas

Tras la iniciativa anunciada por el Ejecutivo que pretende restar 17 trámites a los actuales ministros de fe, además de modernizar y transparentar el sistema, los titulares de las notarías Trincado y Rehbein respaldaron la idea de estandarizar los avances tecnológicos, de fiscalización y control del actual servicio.

Roberto Martínez Arriaza

rmartinez@laprensaaustral.cl

El pasado lunes, el Ejecutivo dio a conocer un proyecto de ley que pretende modernizar el sistema notarial, con el propósito de restar atribuciones a los actuales ministros de fe, aumentar las herramientas de control, agilizar algunos trámites “de mesón”, aumentar la oferta de quienes entregan servicios notariales, facilitar el acceso y brindar una mejor atención a los cientos de usuarios que concurren a diario.

Esta iniciativa, que se sustenta en un informe de mercado emanado por la Fiscalía Nacional Económica, donde se critica la concentración y la falta de competencia que supuestamente hay en el sector, crea la figura de un fedatario, el cual asumiría aproximadamente 17 diligencias que únicamente requieren la autorización de una firma, debiendo existir al menos uno de ellos por comuna, potestad que también tendrán los oficiales de las oficinas del Registro Civil y los secretarios de los Juzgados de Policía Local.

Bajo aquel tenor, dos de los tres notarios puntarenenses se adhirieron a lo expresado por la Asociación de Notarios, Conservadores y Archiveros Judiciales de Chile, respecto a “la dificultad para autosustentarse y sin el debido control” que requeriría el nuevo cargo, presentando sus dudas ante la carencia de los pilares que cimentarían la nueva iniciativa.

Por el contrario, ambos aprueban la estandarización que se exige respecto a los elementos tecnológicos con los que debe contar el servicio, como la firma electrónica y otros que actualmente existen, como también que se fortalezcan los mecanismos fiscalizadores, todo aquello en pos del mejoramiento del sistema.

Igor Trincado Urra: “El problema no es tanto el fedatario, sino que todavía no conocemos bien cuál es la médula del proyecto”

Igor Trincado Urra, quien lidera hace seis años la notaría que lleva por nombre su apellido, manifestó su incertidumbre respecto a la creación de la figura del fedatario. Principalmente, las interrogantes apuntan al desempeño que tendrá el funcionario ante los plazos que se establecen en la iniciativa legislativa, como también al lugar físico, recurso humano y material con el que deberá ejercer los trámites notariales ante la corta duración de su cargo.

“Se dice que se le entregará también esta cabida de fedatario a otro auxiliar de la administración de justicia, pero no se sabe qué infraestructura va a tener y además que el plazo va a ser limitado por tres años. Debe tener un lugar determinado, los arriendos acá son caros. Deberá tener funcionarios y, por tres años, ¿qué calidad de servicio va a prestar? Esas son las dudas que nos planteamos nosotros. ¿Un fedatario que va a durar tres años qué inversión va a hacer, qué calidad de servicio va a prestar, tendrá la capacidad de albergar a 20 personas que vayan a hacer trámites de mesón?”, manifestó.

En cuanto al proceso de “desnotarización” con la delegación de las diligencias más comunes, el ministro de fe aseguró que “hay trámites que son innecesarios y que a muchos nos parecen hasta ridículos. Por ejemplo, viene un conscripto a hacer una declaración jurada para decir que no está en un partido político, pero esa información la tiene el Estado, en el Servicio Electoral se puede saber si aparece adscrito o no. Pasa lo mismo con los certificados de soltería o de supervivencia. El finiquito no es necesario que se haga en una notaría, sino que también se puede firmar en la inspección del trabajo o con el delegado del sindicato. Es la tradición la que les dice a las personas que para estos trámites tienen que venir a donde un notario”.

Por otra parte, y en torno a las características que exige el nuevo cargo, Trincado aseveró que “se establece que puede ser un secretario del Juzgado de Policía Local o un oficial del Registro Civil. Ahora yo me pregunto, cuánto se demoran en el Juzgado de Policía Local cuando alguien ha ido a autorizar un poder. ¿Tendrá la disponibilidad el secretario si alguien quiere una copia actualizada o una autorización para viajar? Creo que ahí vamos a empezar con los primeros problemas. El problema no es tanto el fedatario, sino que todavía no conocemos bien cuál es la médula del proyecto”.

Evaldo Rehbein Utreras: “Me llama poderosamente la atención que hay desconocimiento de las normas y lo que significa la actividad jurídica”

Una opinión bastante similar a su par tiene Evaldo Rehbein Utreras, quien asumió en 2016 en Punta Arenas, respecto a las tareas que tendrían que llevar a cabo los funcionarios del Registro Civil y del Juzgado de Policía Local, sosteniendo que “ellos no son los naturalmente llamados a esta función, sería forzar un poco la norma de la figura del ministro de fe. Los secretarios de los Juzgados de Policía Local de cierta forma lo son, pero para las actuaciones que se producen en el tribunal. Respecto de los oficiales del Registro Civil, sí tienen funciones de notarios para todo lo que son los instrumentos públicos en aquellas comunas donde no existe la figura. Hay interrogantes respecto a quién ejerce el control, por lo que se presentan más dudas que certezas en este tema”.

Asimismo, valoró algunos puntos de esta futura ley, arguyendo que existen ciertos trámites que no deberían pasar por sus escritorios, como las diligencias de copias legalizadas de título, las cuales emanan de otras autoridades.

“¿Por qué nosotros tenemos que señalar que esos documentos tienen una fuerza legal cuando esas mismas instituciones pueden dar los documentos? Basta con tener una aplicación en la misma universidad o instituto y sacar un documento con firma electrónica el cual tiene fuerza. Entonces, si la gente viene a un notario es porque esas funciones no se están cumpliendo de buena forma. Nosotros estamos realizando diligencias que en otras partes o son más engorrosas o sencillamente no existen. Se habla de que se van a eliminar ciertos trámites o se van a anular para que lo hagan otras personas. Quisiera precisar que hoy los finiquitos los hace la Inspección del Trabajo, está esa opción, pero a veces no es tan expedito como en las notarías. Pasa también con las declaraciones juradas de soltería o sobrevivencia que se pueden hacer en el Registro Civil. Son temas que no se han actualizado y que no se han visto adecuadamente las consecuencias jurídicas que pueden tener esas modificaciones. Me llama poderosamente la atención que hay desconocimiento de las normas y lo que significa la actividad jurídica y, sobre todo, respecto a los notarios”, precisó.

En cuanto a los avances tecnológicos que se pretenden estandarizar, el profesional de la notaría Rehbein indicó: “Somos parte de que se incorporen nuevas tecnologías, que se mejore la infraestructura y también de algo que no se ha dicho, que se capaciten a los funcionarios que trabajan con nosotros. Cualquier aumento de fiscalización es bueno y mientras más gente esté mirando esta actividad va a ser mejor y más tranquilizadora para lo que significa. Son temas propios que tendrá que ver el Poder Judicial con la autoridad correspondiente”.