Necrológicas
  • Gloria Mabel Montiel Garay
  • Luis Patricio Núñez Vera
  • Sergio Omar Mansilla Soto
  • osé Antonio Oyarzún Andrade
  • José Antonio Oyarzún Andrade

Nueva quema de árbol lleva a alcalde Radonich a restringir acceso a Cementerio Municipal

Por La Prensa Austral martes 27 de febrero del 2018

Compartir esta noticia
983
Visitas

Indignación causó el 1 de enero de este año, la quema de seis cipreses del Cementerio Municipal Sara Braun, molestia que se incrementó ayer, con un nuevo acto vandálico. Alrededor de las 17,30 horas, mientras se desarrollaba el funeral del empresario ganadero Juan Alejandro “Ivo” Robertson, y con gran presencia de turistas, por razones que se investigan, un centenario ciprés ubicado en la Avenida Los Pensamientos, comenzó a arder, ante la sorpresa de la gran cantidad de personas que se encontraban en el recinto.

La rápida acción de veinte voluntarios de la Séptima Compañía de Bomberos impidió que las llamas se propagaran a otros árboles. Sin embargo, el ciprés afectado quedó completamente destruido.

“Tolerancia cero”

El alcalde Claudio Radonich se encontraba justo a esa hora en el camposanto, en el funeral de “Ivo” Robertson, por lo que en cosa de minutos se acercó al lugar y, evidentemente molesto, declaró que “esto no puede ser un paseo público y ya queda claro que vamos a tomar las medidas, porque hay que tener tolerancia cero. Aquí personas vinieron a las 5 y media, hay un funeral en proceso, un día lleno de turistas y gente ingresó, caminó 200 metros de la puerta, para incendiar un ciprés, con el único objeto de hacer daño, vamos a tener que tomar medidas de restricciones”.

El alcalde añadió que el Cementerio Municipal cuenta con 8 hectáreas y 639 árboles, y que al contar con siete accesos y solamente 8 guardias, se hace necesario intensificar las medidas de seguridad, porque “en dos meses nos han quemado siete árboles, hay que poner mano dura para estos delincuentes”.

Restricciones

Más tarde, y más repuesto del impacto, aunque aún enfadado por el hecho, Radonich detalló que desde hoy, se implementarán las medidas: “Vamos a tener la puerta de Avenida Bulnes con horario normal y la de Angamos, funcionará de 10 a 16 horas y con guardia de punto fijo ahí. El resto de las puertas estarán cerradas”. Esto es, los accesos por calle Bilbao (que da al monumento al “Indio desconocido”) y de calle Lautaro Navarro, no se abrirán.

Cabe mencionar que producto del primer hecho, en enero, se tomó la medida de cerrar las dos entradas de calle Lautaro Navarro, pero por los reclamos de las personas que visitaban a sus deudos, se levantó esta medida.

Además, el alcalde indicó que presentó una instrucción para agilizar la adquisición de cámaras de vigilancia, que tendrán un costo de 30 millones de pesos. “Hay un  proyecto de instalar 18 cámaras en los bordes del cementerio, para tener más vigilancia, y se han recibido un par de presupuestos, pero no hay más margen; hay que aplicar tolerancia cero con estas personas, y lamentablemente vamos a tener que restringir el paso de un cementerio que para todos es un orgullo, pero lo que ha ocurrido en Año Nuevo y ahora, nos genera una alerta y por eso tendremos que restringir los accesos, porque las siete puertas no podemos vigilarlas, eso más las cámaras nos permitirá tener un control mayor, que es muy necesario”, recalcó el edil.

Claudio Radonich agregó que el sector afectado se encuentra en un lugar “muy usado para tomar, donde hay tumbas abandonadas, por tanto estamos buscando otras para tener una vigilancia distinta en estos lugares que son frecuentados por personas que van con otro objetivo”.

Finalmente, el alcalde de Punta Arenas expresó a la comunidad que “lo lamento por las cientos de personas que van a visitar a sus deudos que están por el lado de Angamos, pero no podemos permitir que cualquier persona pueda quemar estos árboles, se está profanando un camposanto y tenemos que velar por la seguridad de las personas que están descansando en paz”. Por lo mismo, anunció que presentará una nueva querella, contra los que resulten responsables. “Estamos hablando de desalmados; estas son las personas que no queremos que vivan en Punta Arenas”, concluyó Radonich.