Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Obispo Bastres: “La subvención que entrega el Estado no alcanzará para mantener los colegios en el futuro”

Por La Prensa Austral lunes 10 de agosto del 2015

Compartir esta noticia
1.405
Visitas

Cómo se entregarán los fondos necesarios para mantener los proyectos educativos y la necesidad de que los padres adhieran al modelo que se imparte en los cuatro establecimientos dependientes de la Iglesia Católica, son las principales aprensiones que en este momento tiene el obispo Bernardo Bastres en torno a la Reforma Educacional.

Monseñor señaló que como Iglesia han apoyado el proyecto de gratuidad y de inclusión, siendo algo que han defendido desde el principio, sin embargo a su juicio debió ser un proceso desarrollado gradualmente. Respecto a la situación de los cuatro colegios salesianos de Punta Arenas, planteó que cada uno de ellos deberá tomar una decisión en tal sentido.

De acuerdo a lo informado desde el Obispado, hace un año, la Congregación Salesiana fijó su postura oficial frente al proyecto de reforma educacional, señalando que de mantenerse la propuesta del fin al copago, todos sus establecimientos pasarán a ser gratuitos.

En esa oportunidad, se habló de planteles educacionales que están trabajando exclusivamente con la subvención del gobierno o con un copago muy bajo, los que pasarían a ser gratuito. En tanto que el resto de los establecimientos subvencionados que tienen un copago mayor deberán ser sometidos a auditorías de gestión y de costos.

La preocupación es mayor sobre el fin de la selección. Esto porque los establecimientos salesianos han planteado que es necesario un encuentro con los apoderados, previo al ingreso, donde les presentan su proyecto educativo, para que ellos decidan si adhieren o no a él.

– ¿Qué postura hay frente al copago?

– “Los colegios salesianos tendrán que definir qué postura toman y cómo optan al tema de la gratuidad. Nosotros desde el principio dijimos que estábamos apoyando la gratuidad de la Educación y la inclusión, esto es algo que hemos defendido como Iglesia Católica desde un comienzo. Lo que pasa es que muchas veces hemos cuestionado y seguimos cuestionando que sí alcanzará el dinero para llevar adelante los proyectos educativos. Esa es la pregunta de fondo. Nos parecía que tenía que haber un paso más gradual en esto. Las autoridades son las que deciden y las leyes también. Y hemos visto que en Puerto Natales, los dos colegios salesianos tendrán gratuidad completa”.

– ¿Qué va a pasar con el financiamiento de aspectos específicos en los programas de colegios salesianos?

– “Yo creo que habrá que recurrir a los padres y apoderados. Hay cosas que no se desligan nunca de la labor que deben cumplir los padres y apoderados. Ahora  hay que ver cómo se gestionan algunos elementos. Pero hay que comprender que la subvención que entrega el Estado y de la forma en que está calculada en este momento no alcanza para mantener la actual infraestructura y habrá que conseguirse nuevos  recursos que provengan de otros fondos para poder mantener los colegios y para poder construir cosas nuevas”.

– ¿Se mantendrá el proyecto educativo en estos establecimientos?

– “En cada tiempo nos hemos adecuado a lo que se nos ha dicho, lo importante es que no renunciemos al proyecto que tenemos, en los colegios de Iglesia tenemos un proyecto que es la formación integral de la persona y que ojalá que al final de la formación se conviertan en buenos cristianos y en honestos ciudadanos, es decir, hombres que participen y que hagan transformaciones en la comunidad”.

¿Cuándo se definiría este tema?

– “Esto es algo que evaluará cada colegio. Para esto hay plazos y esto es algo que deberán definir las congregaciones y dependerá de la situación de cada establecimiento. En la Escuela Milagrosa hay cero copago, al igual que en el establecimiento de la Diócesis de Porvenir. Acá no hay nada que adecuar, ellos tienen que seguir con los programas como están. Son los únicos, por lo tanto el resto tendrá que definirse respecto al tema, pero es una situación que será evaluada por la Congregación y el establecimiento”.