Necrológicas
  • Juan Fermín Purralef Montalva

Obispo Bastres llamó a la solidaridad, diálogo, respeto, paz y verdad en peregrinación de la Virgen de Montserrat

Por La Prensa Austral lunes 13 de enero del 2020
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
Visitas

El obispo de la Iglesia Católica en Magallanes, Bernardo Bastres, al referirse a la crisis social que azota el país durante su homilía en la misa del mediodía con ocasión de la peregrinación de la Virgen de Montserrat, hizo un llamado a la solidaridad, diálogo, respeto, paz y verdad, reafirmando el compromiso de la Iglesia para con la sociedad magallánica.

“Nosotros estamos viviendo una situación que nos preocupa, porque por una parte la gente está manifestando lo que necesita, quiere más justicia, equidad, acceso a ciertos bienes y tienen derecho a hacerlo. Pero también tenemos que evocar el alma de Magallanes. La magallanidad tiene un alma propia, es una de las cosas lindas de Punta Arenas que se entiende uno y otro sector; es decir, es más importante ser vecino que las ideas que uno tiene. Es más importante la integración y no la división”, dijo el obispo Bernardo Bastres, ante unas 700 personas -según estimación de Carabineros- que llegaron al santuario natural.

Añadió que “esta fiesta es para unirnos, mirarnos y avanzar todos juntos. Una de las cosas que más nos preocupa es la situación de querer sacar a Dios de nuestra sociedad y ahí perdemos el destino y el rumbo. Sin Dios somos más subjetivos y perdemos la brújula”, precisó.

Familias completas, algunas acompañadas de sus mascotas, participaron en la misa en las inmediaciones de la gruta natural de la Virgen de Montserrat, en la comuna de Río Verde, para rendir homenaje a “La Moreneta” en la ya tradicional peregrinación del segundo domingo de enero organizada por la Diócesis de Punta Arenas y la Municipalidad de Río Verde.

Esto permitió a los devotos expresar su gratitud a la Virgen y recibir la bendición por parte de la autoridad eclesiástica, un regalo que, por primera vez, alcanzó también a las mascotas.

Gladys Aguil se mostró contenta de haber podido asistir una vez más, relataba como su conexión con la Virgen la traía año tras año junto a su hijo, esta vez ausente, al lugar para participar de la peregrinación. “Espero que como llegué bien, vuelva bien”, decía, agradeciendo a la Virgen por su bienestar.

Un caso bastante especial fue el de Eulalia Cheuque y su nieta, Dayana Quelimpani, quien nos contó que “yo vine acá para pedir por mi hermano porque ha tenido 5 operaciones, y como ya va a estar en su penúltima operación… Vine a pedir acá ya que no lo voy a ver como en un mes”.

Algunos también aprovecharon la oportunidad de asistir en familia, como fue en el caso de los Mansilla-Quinchipani y Quinchipani-Silva, quienes honraron la tradición.

Otros, de manera más casual, llegaron para conocer el lugar, como fue el caso de la familia Molina, quienes llegaron desde La Cruz, Región de Valparaíso, luego de oír acerca de la peregrinación por parte de parientes a los que estaban visitando.

A pesar de la temática religiosa del lugar, algunos sólo querían pasar un momento en familia, como en el caso de los Tavie y Llancabure, quienes llegaron juntos hasta con mascota para disfrutar de una jornada de paseo campestre.