Necrológicas

Operador de motoniveladora en Campamento Monte Aymond: “Nuestra pega es netamente en terreno y hay que tener vocación”

Por La Prensa Austral viernes 22 de junio del 2018

Compartir esta noticia
154
Visitas

La mantención de la ruta internacional a Monte Aymond en período invernal tiene su complejidad, no sólo por las condiciones de pista resbaladiza en gran parte de los días, sino porque en las arduas faenas que demandan horas y kilómetros encima, está implícito el sacrificio de quienes exponen su salud a las inclemencias del tiempo y que además permanece constantemente en terreno lejos de sus familias.
Es el caso de Marcelo Sánchez Sandoval (44), casado, 3 hijas -de 1 año y medio, 13 y 22- y que a la fecha se desempeña como operador de motoniveladora en el campamento Monte Aymond de la dirección provincial de Vialidad, a 140 kilómetros de Punta Arenas.

En el lugar, nos cuenta que ya ha totalizado 18 años de su vida ligado a Vialidad y que en sus faenas actuales es fundamental el trabajo en equipo -otras cuatro personas conforman la dotación, con distintas responsabilidades-. “Este trabajo es muy sacrificado, las chicocas te echan de menos y la patrona igual y lo cierto es que acá las que cargan con la mayor responsabilidad de la casa y la familia son las mujeres, ya que en invierno, por ejemplo, nosotros trabajamos ocho días y descansamos seis. Nuestra pega es netamente en terreno y hay que tener vocación, con lo difícil que es estar lejos de nuestras familias”.

Sal es primordial

La mantención de los caminos en etapa invernal apunta derechamente a evitar que la escarcha domine la superficie y en ello el uso de sal es primordial. “Acá tenemos maxi sacos y diariamente se están esparciendo entre cuatro y seis toneladas de ésta. Para eso, salimos a las 5 de la mañana en un camión apto para esas tareas, cubriendo desde el kilómetro 40 de la Ruta CH 255 hasta la frontera y desde el cruce de la barcaza por la Ruta CH 257, teniendo un stock promedio de 30 toneladas de sal y si falta, nos van abasteciendo”.
A saber, el campamento Monte Aymond dispone de un camión esparcidor y una motoniveladora para el despeje de nieve, además de una excavadora para cargar la sal y un camión pluma -de apoyo- que está en Punta Arenas en estos momentos.

Así las cosas, la carga de sal comienza a las 4 de la madrugada para luego, a eso de las 5 horas, dar paso a la fase en que el camión esparcidor comienza sus faenas. “Por lo general retorna como a las 9 si las condiciones de escarcha están dentro de la normalidad, pero cuando está malo como la semana pasada, puede estar de vuelta al mediodía”, dijo Marcelo junto con puntualizar que los trabajos van rotando igualmente entre los sectores de Laguna Blanca y rurales de Punta Arenas.