Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría

Pacientes oncológicos reclaman falta de especialistas y problemas en traslados

Por La Prensa Austral domingo 12 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

– Resiliencia trabaja con alrededor de 20 personas diagnosticadas con esta enfermedad y con socios cooperadores que entregan con un aporte mensual para ir en apoyo de estos pacientes.

Insistiendo en la necesidad de contar con un oncólogo médico permanente en el Hospital Clínico de Magallanes, la presidenta de la agrupación Resiliencia, Tamara Moreno, se refirió a la falta de especialistas que existe en la región, a los problemas que enfrentan los pacientes natalinos con el traslado y la carencia de recursos, además de la necesidad de contar con la Ley Nacional del Cáncer.

En relación a la situación con los especialistas, explicó que la mayoría de los pacientes con cáncer en Natales se atendían con el oncólogo médico, Manuel Alvarez Zenteno, y en la actualidad deben esperar las rondas médicas con distintos especialistas que llegan de la zona centro que vienen a apoyar a la única oncóloga médica. “Los pacientes de nuestra ciudad se quedaron sin un médico de cabecera, que es súper necesario en estos tratamientos”, explicó la dirigente.

“La relación que se genera con el oncólogo médico es de mucha confianza porque él sabe cómo vas, porque cada quimioterapia es distinta y es necesario que alguien vaya guiando ese proceso, que sepa cómo te hizo el tratamiento. Por eso, es complejo para los pacientes natalinos la atención por rondas médicas, en las que, además, el especialista va rotando cada semana”, hizo ver.

Recordó que la única especialista con la que cuentan en la actualidad es la doctora Edith Jofré, quien lidera todo el trabajo que se realiza en dicho servicio. “Este año ha sido muy complejo en este tema porque, además, hemos lamentado la partida de otros especialistas del área”, recordó.

Traslados

Otro de los temas que abordó la dirigente fue la situación de los traslados y es que los pacientes de Última Esperanza deben viajar desde las 7 de la mañana para llegar a sus terapias en Punta Arenas. Como a las 10 horas comienzan sus tratamientos y, entre las  16,30 y las 17 horas, están regresando a Natales. “Es súper sacrificado porque no siempre te sientes bien después del tratamiento. Además hemos tenido casos de adultos mayores, que viajan solos para su tratamiento y después deben ser hospitalizados porque se han desmayado o han perdido la conciencia porque no cuentan con los recursos para la alimentación y van sin la alimentación adecuada”, alertó.

Es, en este contexto, que la agrupación Resiliencia, gracias a un proyecto, logró contar con horas de kinesiólogos y nutricionistas para apoyar a los pacientes que forman parte de la entidad. Se realizaron terapias alternativas, pero, además gracias a las actividades a beneficio y de socios cooperadores, se les entrega alimentos, pasajes, exámenes y, en el caso de pacientes terminales, se compran tratamientos para el dolor.

Resiliencia trabaja con alrededor de 20 personas diagnosticadas con esta enfermedad y con socios cooperadores que entregan un aporte mensual para ir en apoyo de estos pacientes.