Necrológicas
  • Juan Angel Ivanovic Lokvicic

Padre e hijo heridos por explosión que destruyó lancha en zona de pesca

Por La Prensa Austral lunes 7 de septiembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
516
Visitas

Milagrosamente un padre y su hijo se salvaron de una grave explosión que destruyó la lancha en que viajaban a zona de pesca, quedando durante aproximadamente una hora aferrado, en medio del mar, a los restos destrozados de la embarcación antes de ser rescatados.

El sábado último Ruperto Pincol Paillamán, de 68 años, junto a su hijo Edgardo Pincol Hernández de 44 años, salieron hacia zona de pesca, a bordo de su lancha motor, Mar del Sur II, matrícula 721 de Puerto Natales.

Ayer, pasadas las 13 horas, cuando se encontraban en el canal Victoria, en las cercanías de la isla Brinkley (120 kilómetros aproximadamente al suroeste de Puerto Natales) una fuerte explosión los sorprendió y momentos después se encontraron flotando en medio del agua, aferrados desesperadamente a los restos de la nave de madera y con heridas de consideración en sus cuerpos.

Aproximadamente una hora permanecieron en las frías aguas de los canales australes, antes de ser rescatados por la tripulación de la lancha motor Ximena, que se encontraba en navegación a zona de pesca, y que retornó con los lesionados hacia Puerto Natales, prestándole los primeros auxilios.

En el  terminal pesquero de esta ciudad –donde arribaron ayer a las 22,30 horas- fueron recibidos por la ambulancia del Samu del Hospital Augusto Essmann, previa coordinación efectuada por la autoridad marítima.

En el centro asistencial se le diagnosticaron al patrón de la embarcación, Ruperto Pincol, múltiples fracturas, lo que obligó a su evacuación hacia el Hospital Clínico de Magallanes, lo que se iba a materializar durante el transcurso de la madrugada de este lunes.

Por su parte, su hijo presentaba evidentes lesiones en el rostro y sus manos. Al cierre de esta edición, pasadas las 2 de la madrugada de hoy, continuaba siendo atendido en el Servicio de Urgencias del hospital natalino.

Aunque aun se investigan las causas que habrían provocado la explosión, trascendió que estas tendrían su origen en el recalentamiento de un balón de gas que llevaban a bordo de la nave.

En el hospital de Puerto Natales se encontraban familiares y miembros de la Iglesia Metodista Pentecostal, preocupados por el estado de ambos pescadores, quienes además de sus lesiones perdieron en el accidente, su herramienta de trabajo.