Necrológicas
  • José Alfredo Bristilo Díaz
  • Carlos Quijada Agurto
  • María Eugenia Soto Oyarzún
  • Julieta Poblete Ketchum
  • Yolanda Gloria Paredes Bahamonde

Pariente de grupo familiar argentino fallecido en accidente carretero: “Lo que más nos dolió fue leer que él a pesar de haber matado a cinco personas dijo que estaba con la conciencia limpia”

Por R Martinez jueves 6 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
561
Visitas

Ayer comenzó el juicio en contra de un conductor acusado de un cuasidelito de homicidio, tras protagonizar el 4 de enero de este año una horrible colisión en la que falleció un grupo familiar en la comuna de San Gregorio. El imputado Pablo Espinoza Díaz declaró que el automovilista trasandino habría sido responsable de la tragedia.

Roberto Martínez Arriaza

rmartinez@laprensaaustral.cl

Le consultaron si deseaba abandonar la sala, debido a que se exhibirían imágenes que podrían dañarla emocionalmente, sin embargo la señora Claudelina Bóveda prefirió quedarse. Con su mano izquierda sujetaba fielmente un rosario, mientras que con la derecha se limpiaba las lágrimas mientras sollozaba en silencio, al momento en que se mostraban las fotografías de los restos de su hijo, su nuera y sus tres pequeños nietos, fallecidos y calcinados tras sufrir un horrible accidente de tránsito a cuatro días de haber celebrado el nuevo año 2018.

Desde la provincia argentina de Misiones, a 3.748 kilómetros al norte de Punta Arenas, se trasladó la mujer junto a su hijo José Cano para asistir al inicio del juicio efectuado en el Tribunal Oral en lo Penal de Punta Arenas en el cual el Ministerio Público le imputó responsabilidad a Pablo Elías Espinoza Díaz como autor de un cuasidelito de homicidio.

La tragedia carretera sucedió a las 17,45 horas cuando el automóvil marca Fiat Siena en el cual se transportaban Hugo Alberto Cano, de 39 años; Adriana Elizabeth Díaz, de 36 años; Iván Gonzalo Cano, de 16 años; Hernán Lautaro Cano, de 12 años y Ludmila Milagros Cano de 7 años, se dirigía rumbo al paso fronterizo Integración Austral, y al llegar al kilómetro 131 de la ruta CH-255, en la localidad de Monte Aymond, impactan contra el acoplado del tracto camión marca Freightliner que conducía el acusado, quien circulaba en sentido contrario (en dirección hacia Punta Arenas). Según el peritaje de la Siat de Carabineros, el chofer del camión perdió el control y la maniobrabilidad de  su máquina, desplazándose a una velocidad no razonable ni prudente, en atención a las malas condiciones atmosféricas imperantes del momento y, como consecuencia de este choque, el vehículo menor se incendió completamente perdiendo la vida los cinco miembros de la familia que residía en la ciudad argentina de Río Gallegos.

Habla el acusado

En la audiencia, el conductor acusado renunció a su derecho a guardar silencio manifestando que “tenía una pendiente por lo que es como imposible llegar a la velocidad de 97 kilómetros por hora dadas las condiciones geográficas del terreno. Al salir de la curva, alrededor de 50 metros vi que venía un vehículo argentino ocupando con su estructura parte de mi pista. Entonces lo que yo hice fue pisar los frenos de forma leve, suave y de hacer una maniobra de esquivamiento hacia la derecha. Producto de lo resbaladizo que estaba el terreno por la lluvia, se produjo un efecto tijera y el tracto queda mirando hacia el lado derecho. Ahí yo perdí visibilidad de la carretera”.

Tras la primera jornada, la señora Claudelina sostuvo que “como familia hemos pasado por mucho dolor y angustia, sin saber qué hacer ni para dónde ir, pero también tenemos mucha confianza en que se haga justicia. Más allá de que nuestra fe nos dice que tenemos que perdonar, pedimos solamente que se haga justicia. Sin la fe no hubiéramos estado de pie. Pero lo que más nos dolió fue leer en los medios que él, a pesar de haber matado a cinco personas, dijo que estaba con la conciencia limpia, eso nos golpeó por sobre todas las cosas”.

El juicio se extenderá hasta esta tarde y respecto al acusado Espinoza Díaz, el fiscal Fernando Dobson solicitó al Tribunal imponer la pena de tres años de reclusión y la suspensión de licencia de conducir por dos años.