Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

¿Podrá la derecha en Magallanes rearmarse tras el triunfo de Claudio Radonich?

Por Elia Simeone domingo 11 de diciembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
175
Visitas

Para entender el momento político de la derecha en Magallanes, quizás habría que remontarse a la Antigüedad clásica, al puerto marítimo de Siracusa, en Sicilia, isla italiana, otrora colonia de la Magna Grecia.

Allí, el físico, investigador, astrónomo y matemático Arquímedes habría sentenciado: “Denme un punto de apoyo y levantaré el mundo”, al jactarse de la formulación del principio de la palanca.

Igualmente, se le atribuye el haber salido desnudo de su baño y gritar por las calles de Siracusa la famosa frase: “¡Eureka!”, que en griego quiere decir: “¡Lo he encontrado!”.

¿Pero qué tiene que ver la historia -real o verídica- de este griego con el momento político de la derecha en Magallanes?

Usando las supuestas expresiones vertidas por Arquímedes, se podría decir que la llegada del RN Claudio Radonich a la alcaldía de Punta Arenas es el punto de apoyo que el pacto Chile Vamos necesitaba para rearmarse y volver a pararse.

Luego de tener un senador, como el ex ministro del Interior del gobierno militar, Sergio Fernández, y a un diputado prestigiado y prestigioso, como lo fue Rodrigo Alvarez, algunos enfrentamientos internos la llevaron al desmembramiento, actuando como catalizador de ello la unión de las figuras de Carlos Bianchi y Miodrag Marinovic, quienes actuando como independientes, sobre todo en el caso del blondo empresario, arrastraron gran parte de la votación del sector.

Teniendo, incluso, la experiencia y oportunidad de ser gobierno, con la llegada de Sebastián Piñera en 2010, la derecha regional no pudo levantar cabeza.

Al contrario, pareció hundirse más, al punto que uno de sus principales partidos, como la Udi, lleva tres años acéfalo en cuanto a su conducción regional.

Ello será revertido hoy cuando los militantes voten por la lista que encabeza el ex consejero regional Norberto Sáez (ver crónica en página 6).

Electoralmente, sufrió la pérdida total de los escaños parlamentarios, luego de la derrota sufrida por Marinovic en 2013.

La tenacidad de Radonich

Cuando llegó solicitando respaldo de la mano de un DC, con el apoyo de Gloria Vilicic en Magallanes y del timonel nacional de RN, Carlos Larraín, un joven Claudio Radonich entusiasmó a su electorado, pero, entonces, tuvo un pésimo compañero de lista, que no le aportó los votos suficientes y también enfrentó a toda la maquinaria de Marinovic.

Quedó en el camino en su primer intento parlamentario y, desde entonces (diciembre de 2009), siguió pujando por tener aciertos electorales, pero sin éxito.

Su gran aval fue su breve período como máxima autoridad regional tras los sucesivos descalabros de los intendentes nombrados por Piñera.

Como mono porfiado, siguió y siguió. En torno a él, se agrupó parte de los integrantes del ex gabinete de la derecha que gobernó en Magallanes entre 2010 y 2014, los mismos que recobraron ánimo y han salido a la luz luego de su reciente triunfo municipal.

La derecha ya tenía la supremacía numérica en las comunas, pero le había sido esquivo el premio mayor: el palacio Montes. Desde la dictadura, nunca uno de los suyos había encabezado el municipio más importante.

El triunfo de Radonich -guardando las proporciones- puede ser equiparado al de Chile Vamos en las comunas de Santiago, Ñuñoa, Providencia y Estación Central.

“Creo que esto va a ser un refresco. Es un cambio importante para el municipio de Punta Arenas. Se acaba un historial y, cuando viene un cambio, las cosas se reordenan. Con Segundo Alvarez en la Corporación Municipal y con Sandra Amar en la Dideco, la municipalidad actuará sin compromisos políticos. Claudio ya lo ha dicho: su labor no será ideológica, sino funcional, como deben ser las acciones municipales”, observó el ex seremi de Gobierno, Miguel Schweitzer.

Los vientos que soplan, hasta el momento, son favorables para la derecha en el país, teniendo nuevamente de la mano de Piñera la opción de volver a La Moneda.

En Magallanes, ello alienta a sus partidarios, quienes -como ya se ha remarcado- han salido nuevamente a la luz gracias al triunfo de Radonich.

Contar con alcaldes en siete de las diez comunas de la zona y manejando Punta Arenas, sin duda que el resultado de las próximas elecciones presidencial y parlamentarias deberían ser favorables para el sector, mucho más si se administra el principal municipio, que concentra al 85% de la población.

Sólo cabe esperar y ver si el triunfo de Radonich le permite a la derecha magallánica, al igual que Arquímedes, salir gritando a las calles: “¡Eureka!”.