Necrológicas

Precoces malhechores roban, dos veces en un mismo día, ofrenda de fieles del barrio Chilote

Por La Prensa Austral jueves 11 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
321
Visitas

Sorprendente y descarado fue el actuar de los adolescentes D.A.A.B. y R.I.S.Y, de 15 y 14 años respectivamente, conocidos como “Nortino” y “Cuervito” quienes la noche del martes fueron detenidos cuando robaban en la parroquia San Pío de Pietrelcina, templo ubicado en el barrio Archipiélago de Chiloé, para apoderarse de los dineros de las ofrendas de los feligreses. Más tarde, enfrentaron audiencia judicial, recuperando su libertad, tras lo cual volvieron a la iglesia afectada, supuestamente a buscar el botín monetario que habían escondido al ser sorprendidos por Carabineros.

Alrededor de las 22,30 horas del martes se comenzó a escribir este reprochable episodio, cuando Carabineros recibió la denuncia de que dos sujetos habían ingresado por la fuerza a la pequeña iglesia situada en las inmediaciones de Avenida Santa Juana y calle Manuel Rodríguez.

Llegada la policía al lugar, sorprendieron a los adolescentes en el interior, quienes habrían forzado un ingreso lateral para entrar a la capilla, y una vez en el interior, hicieron un forado de 40 centímetros para entrar a la sacristía, desde donde habrían sustraído cerca de 100 mil pesos, fruto de las ofrendas de los fieles del populoso barrio.

Así, la policía logró la detención de ambos de manera flagrante, siendo puestos a disposición del fiscal de turno, quien ordenó que a primera hora fueran trasladados al Centro de Justicia para formalizar cargos en su contra.

Audiencia judicial

Fue así que cerca de las 12 horas de ayer, ambos adolescentes enfrentaron procedimiento judicial, siendo el fiscal Oliver Rammsy quien formalizara la investigación, relatando los detalles del actuar de los menores, hechos que a su juicio configuran los delitos de robo con fuerza en lugar no habitado y daños, ambos delitos en grado de consumado.

Con lo expuesto, Rammsy solicitó la internación provisoria, equivalente a la prisión preventiva en el caso de los adultos, argumentando en particular que D.A.A.B., alias “Nortino”, el pasado 3 de agosto, había sido formalizado por porte de arma y droga, tras ser detenido junto al menor apodado el “Paletita” en la Plaza de Armas, oportunidad en la que quedó sujeto a la medida de arresto domiciliario nocturno, medida que no cumplió al ser sorprendido en el horario restringido cuando cometía este nuevo delito.

Una tenaz defensa encontró la Fiscalía en la voz de la defensora Anaís Araneda, quien pidió no confundir los casos, considerando que el adolescente recién ha sido formalizado, pero no condenado. Además, sacó a relucir lo que se ha convertido en un argumento que se repite en este tipo de casos, sobre la proporcionalidad de la pena, la que se rebaja en caso de menores involucrados, por lo que podría cumplir una eventual condena en libertad.

Dichos fundamentos fueron compartidos por el magistrado Pablo Miño, quien finalmente, si bien compartió la reiterada conducta que han sostenido los imputados, viéndose involucrados en otros hechos, no pudo desconocer la fuerza jurídica de lo planteado por la defensora, viéndose obligado a negar la petición del Ministerio Público, imponiendo, una vez más, el arresto domiciliario nocturno.

Salida de los menores

“¡La hicimos!” se dijeron mutuamente los precoces antisociales al escuchar la resolución del magistrado cuando ordenó su liberación, abandonando la sala y riendo burlescamente, jactándose de su rápida salida judicial, aunque D.A.A.B. deberá enfrentar el próximo 12 de agosto una audiencia para evaluar el posible quebrantamiento de la cautelar que se le había impuesto previamente.

Nuevamente detenidos

La audiencia en tribunales concluyó alrededor de las 12,45 horas de ayer, y rato más tarde, cerca de las 16 horas, nuevamente Carabineros fue solicitado a concurrir a la misma parroquia afectada, ya que vecinos informaron que nuevamente desconocidos habían ingresado, activándose un operativo policial para dar con los autores del robo. Los propios vecinos entregaron antecedentes para la captura de los infractores, lo que se logró minutos más tarde, siendo una vez más detenidos los mismos adolescentes, quienes habrían vuelto al templo a recuperar dinero que supuestamente habían escondido antes de ser atrapados.