Necrológicas
  • Alan Esteban Goyack Cerpa
  • Rita Groves Lye vda. de Lovretic
  • María Angélica Cárcamo Cárcamo
  • Alisson Hutt Fontt
  • Eva Florentina Pérez Muñoz

Presidente de la Corte de Apelaciones: “La magistrada del Trabajo está sobrepasada, falta un segundo juez”

Por R Martinez domingo 14 de julio del 2019

Compartir esta noticia
1.587
Visitas

– El ministro Marcos Kusanovic Antinopai exteriorizó su preocupación por la sobrecarga de trabajo que tiene la jueza Claudia Ortiz, que en lo que va del año ha tenido que ver 1.158 causas de cobranzas y 293 de índole laboral, habiendo encabezado 367 audiencias desde enero hasta los primeros días de julio.

Roberto Martínez Arriaza
rmartinez@laprensaaustral.cl

Con la mente puesta en octubre, preparándose y afinando todos los detalles para recibir a los 21 ministros de la Corte Suprema que escogieron a la capital magallánica como la ciudad sede para realizar una jornada de reflexión, está por estos días el ministro presidente de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, Marcos Kusanovic Antinopai.

Tal encuentro es de suyo relevante, puesto que se analizará el plan estratégico quinquenal 2021-2025, el que implicará sentar las bases del futuro desarrollo del Poder Judicial a nivel nacional, y traerá consigo una serie de mejoras tanto para el país como para la región en diversos aspectos de la materia judicial.

Sin embargo, el titular local del tribunal de alzada no se olvida de las prioridades y proyectos en curso que tiene la región más austral, como también de revisar e intentar resolver las principales falencias y problemáticas que actualmente se evidencian en su territorio jurisdiccional.

El caso más cercano y visible es la existencia de sólo una jueza laboral, escenario que la ha sobrecargado de trabajo, lo que pareciera ser hasta una poco feliz coincidencia. En lo que va del año, la jueza Claudia Ortiz ha visto 1.158 causas en materia de cobranzas, mientras que en asuntos laborales ya van 293 ingresos, habiendo presidido solamente ella 367 audiencias desde enero hasta los primeros días de julio, situación que resulta preocupante.

Asimismo, el ministro Kusanovic se refirió al panorama actual del Poder Judicial, teniendo en cuenta la crisis que ha remecido al sector con el caso de los tres jueces suspendidos de la Corte de Rancagua tras ser acusados por presuntos actos de corrupción mientras desempeñaban sus cargos, lo que conllevó a que la Corte Suprema resolviera abrir cuadernos de remoción en su contra, siendo uno de aquellos magistrados Marcelo Albornoz, quien se suicidó el 3 de julio en su domicilio.

– Mucha gente piensa que en este país e incluso en esta región no se aplica la justicia como corresponde, ¿cuál es su pensamiento respecto a este concepto que ha perdurado en el tiempo?

– “La justicia es un valor y un fin en sí mismo que es difícil de alcanzar. Podríamos decir que es como el horizonte, lo vemos muchas veces con claridad según el tiempo, y apuntamos hacia allá, pero es difícil. Nosotros tratamos de hacer nuestro mayor esfuerzo, pero tenemos claro que no siempre se logra el ideal”.

– Se lo consultaba debido a la nueva visión que existe en las personas en torno a la imagen de justicia que dejaron los graves hechos denunciados en la Corte de Rancagua. Desde la zona más austral, ¿cuál es la opinión que existe respecto a esta crisis?

– “Es lamentable y triste lo que está ocurriendo ahí, pero sabemos que hay un proceso en curso en el cual todavía no hay un pronunciamiento definitivo de nuestra Corte Suprema, si bien dio un veredicto, todavía no ha accedido a que se dicte la sentencia final, en la cual seguramente van a surgir antecedentes que son los que tienen que considerar los ministros a la hora de resolver el caso, y que sabemos que es complejo. Se ha rendido prueba que ha sido analizada, y de esa perspectiva, mientras no tengamos a la vista la sentencia, yo creo que somos observantes”

“Creo que la visión que va a tener que abordarse, cuando veamos los resultados finales de esto, es si esto efectivamente podemos abordarlo como una oportunidad de mejorar, porque sabemos y lo dijo Churchill que el optimista es el que en una calamidad encuentra una oportunidad, y creo que ese es el camino”.

– ¿Pero no cree que este hecho manchó la imagen del Poder Judicial?

– “No tengo información que uno la rescata de encuestas validadas para poder sacar una conclusión certera, porque lo que visualizo son percepciones que no nos indican mucho y son bastantes desorientadoras de lo que pasa en la realidad. Este es un tema que debe ser abordado desde los tres poderes del Estado”.

Atraso en sistema civil

– Parte de la gestión judicial se ha digitalizado y eso ha sido un gran avance en accesibilidad, pero ¿cree que todavía existen falencias respecto al acceso a la justicia?

– “Hay materias en las que estamos bastante atrasados, como por ejemplo en los procesos civiles, que todavía no logra estándares modernos de oralidad, de publicidad, de acceso. Hoy se están dando muchos casos y juicios relevantes a los cuales se deben acceder por el sistema antiguo en cuanto a la información. No es fluido como uno ve en los procesos reformados, en materia de familia, penal, laboral. Nos falta avanzar mucho porque allí hacen falta modificaciones legales para implementar un modelo que permita mayor acceso”.

“Hemos evidenciado falencias en cuanto a que lo ideal es que pudiéramos tener un acceso directo de la gente al juez. Crear un modelo donde pudiéramos tener una especie de juez de intervención directa y temprana de casos, porque hemos percibido que eso está generando un impacto en nuestra comunidad, debido a que los procesos se judicializan rápidamente, es decir, nos encontramos con un aumento sostenido de causas año a año porque al ciudadano no le queda otra opción que llevar a juicio los procesos, que no es lo ideal, porque muchos de esos asuntos podrían tal vez resolverse con una audiencia temprana, de ese juez que interviene y resuelve el caso cara a cara con la gente, que en otros países existe, pero que nosotros no lo tenemos. Creemos que es una falencia en el acceso a la justicia”.

“Tampoco tenemos un juez de control de ejecución, entonces el juez de Garantía hace un doble trabajo que pasa inadvertido. Una de las razones por las cuales en Chile la delincuencia y el tema de que tengamos tanta reincidencia ha sido una constante es porque no tenemos control de la ejecución. Deberíamos tener un tribunal para esto como los países modernos donde trabajan profesionales que intervienen las familias donde está la persona que se involucró en un delito, y le hacen el seguimiento real, logrando reducir las causas”.

– Pero esto es un asunto que debiera resolverse a nivel nacional.

– “Es un tema que debiese ser una política de Estado, porque siempre se habla de reincidencia o de las personas que hacen de su vida el delito, pero resulta que no hay intervención”.

Una jueza laboral para todo Magallanes

– Se sabe también que actualmente en el Juzgado Laboral se dispone de una sola magistrada…

– “Nuestra magistrada Claudia Ortiz hace una labor inmensa, ella sólo con las audiencias que tiene que realizar a diario no le queda tiempo para nada más. Está realmente sobrepasada, tiene una cantidad tremenda de trabajo. ¿Y qué sucede cuando tenemos un Juzgado así de recargado? Está rindiendo en un costo personal fuerte del equipo que trabaja ahí, debido a que la materia que satisface ese tribunal es laboral y cobranzas. Al no tener un segundo juez, los trabajadores que pueden obtener un buen fallo, se quedan con una sentencia buena pero difícil de ejecutar en cuanto a la recuperación del crédito y la persona está llevando su caso a donde una sola magistrada de juicios, de audiencias, de sentencias y después tiene que abocarse a la parte de cobranzas con el difícil acceso del trabajador a la oportuna respuesta”.

– ¿Y cuáles son las gestiones que se están realizando desde Magallanes para resarcir esta problemática?

– “Hemos hecho múltiples gestiones, esto lo hemos planteado con estadísticas y cifras al Ministerio de Justicia, a la seremía, hemos hecho mesas de trabajo donde esta necesidad se ha reconocido y nadie discute que el ciudadano magallánico tiene un requerimiento que tiene que ser satisfecho, pero esas gestiones hasta ahora lamentablemente no han dado buenos resultados. Queremos insistir con nuestros parlamentarios para que ellos pudieran hacerse cargo en lo que les corresponde de esta necesidad y apoyarnos, porque esto forma parte del sentir de la gente que más necesita, que es el trabajador que pierde su trabajo y que tiene que lidiar después para obtener una satisfacción económica por su esfuerzo (…) La creación de un cargo de juez es de origen legal y en consecuencia, la creación de ese cargo no es resorte nuestro”.

– ¿Y de quién es resorte?

– “Es resorte del trabajo que hacen conjuntamente el Ejecutivo con el Legislativo. Hoy día está en ellos la noticia y a nosotros sólo nos queda permanecer expectantes pero requirentes de que esto se solucione”.

– ¿Cree usted que los otros poderes del Estado no les han dado la importancia que merece esta situación?

– “El estudio, el seguimiento y los trabajos que hemos hecho en mesa con distintos actores han significado para nosotros avances en términos de que esta realidad ha quedado en evidencia y de ahí en más la posibilidad de tomar la decisión tiene que ver con aspectos que yo no manejo. No sé cuáles son las prioridades ni las iniciativas de ellos porque no conozco ese trabajo, no está en nuestras manos”.

– ¿Y qué le ha dicho la magistrada Ortiz al respecto?

– “A nosotros no nos queda más que calificarla con las mejores notas porque tiene una entrega total. Ella lo único que hace es trabajar, trabajar y trabajar. Nos consta que ella, por lo que vemos, tiene que ocupar todo su tiempo en lo que hace”.