Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Presidente del Colegio Médico de Punta Arenas, Gonzalo Sáez Torres, y la carencia de un oncólogo infantil: “Como Colegio Médico tenemos la sensación de que en Magallanes se produce una doble discriminación”

Por La Prensa Austral viernes 12 de febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.059
Visitas

Directivo planteó que “se deben crear incentivos para que los médicos se queden en el sector público y se vayan a regiones”.

Las reacciones y expectativas que hoy existen en torno a la posible -y pronta- llegada a nuestra región, de un nuevo profesional para labores de apoyo en la  atención oncológica de menores que padecen cáncer, cobran cada día más fuerza. Entusiastas campañas en Facebook y Twitter, además de la marcha cultural programada para el lunes 15 de este mes -desde las 18 horas- en el sector de Diagonal Don Bosco, han constituido iniciativas potentes a la hora de exigir que se dote a esta zona austral, de un especialista que dé continuidad a este proceso médico truncado tras la reciente renuncia del médico Fernando Bracho, único hemato oncólogo infantil de Magallanes.

Las iniciativas son potentes, comunicacionalmente hablando, pero existen también temas de fondo que son necesarios de abordar, como la ya conocida escasez de profesionales en esta rama de la medicina. Se trata de un panorama que repercute de manera sensible en ciudades alejadas y que trasciende a la partida del otrora especialista que tenía a disposición el Hospital Clínico de Magallanes y que significó derivar a algunos menores a otros centros médicos del territorio nacional para poder continuar su tratamiento.

Falta de especialistas

Diversos medios escritos nacionales ya han dado cuenta de que sólo en 2014, el Ministerio de Salud estimó en 3.795 profesionales la brecha de médicos en el país. Esto se traduce en 2.791 especialistas y 1.004 subespecialistas, dentro de los que se ubican 36 expertos en oncología. Por ello, la falta de especialistas es tema de análisis y en ese plano planteó su visión el presidente del Consejo Regional del Colegio Médico de Punta Arenas, Gonzálo Sáez Torres.

– ¿En principio, cómo ve encaminada la actual búsqueda de un nuevo especialista oncológico infantil para nuestra región? 

– “Está la posibilidad de que sea una oncóloga (perteneciente al Servicio de Salud de Reloncaví) en ronda, y será para supervisar la situación de los pacientes. Pero más que una opinión respecto de ese tema puntual, lo que tenemos que tomar en cuenta es que las regiones apartadas y ciudades pequeñas como Punta Arenas, tienen una alta vulnerabilidad. Eso significa que muchas veces tenemos un especialista o subespecialista y, si se va, pasamos de una oferta de 100% a una de 0%. Eso no ocurre en las ciudades grandes, donde hay más especialistas y la falta de uno o dos se puede compensar con otros, o donde existe la opción de comprar el servicio en el ámbito privado”.

“Como Colegio Médico tenemos la sensación de que en regiones como Magallanes se produce una doble discriminación. Una es que en el sector público existen pocos especialistas y el Estado tiene que hacer un doble esfuerzo para reencantarlos y que se vayan del sector privado al público. Hoy los especialistas  tienden a concentrarse en los centros urbanos grandes: Santiago, Concepción o Valparaíso”.   

– ¿Qué se desprende de esto entonces?

– “Es obligación del Estado satisfacer las demandas de salud de la población y tener las condiciones adecuadas para que existan especialistas en las regiones donde se necesitan. Pero mientras la formación médica o la educación universitaria siga siendo un bien de consumo, es imposible que el Estado pueda obligar a alguien que estudia una carrera, a vivir donde el Estado decida”.   

“Antes, cuando la educación médica era gratuita existía una sensación mucho más fuerte en los especialistas, de tener que devolver lo que el Estado les había entregado. Hoy un alumno que estudia medicina ha gastado una enorme cantidad de dinero, primero en colegios particulares para asegurarse una educación que le permita llegar a la universidad y después, en altos aranceles universitarios. Por lo tanto, después el Estado no tiene ninguna herramienta para exigirle a los médicos que devuelvan algo en regiones”.   

“Por eso es necesaria la formación de equipos, porque los especialistas únicos son una espada de Damocles en cualquier servicio, cuando se van, queda todo en cero. Ahora, llegar a eso es un largo camino”.

– ¿Qué acciones se pueden adoptar para revertir esta situación mientras tanto?

– “Es el Ministerio de Salud el que tiene las herramientas para poder destinar las becas de especialización y dirigir a los becados hacia las regiones. Creo que se está haciendo, pero hay que dar mayor impulso. Lo segundo es que se deben crear incentivos para que los médicos se queden en el sector público y se vayan a regiones, por ejemplo en aspectos de orden tributario; calidad de vida y con la opción de poder viajar a especializarse continuamente”.   

Campañas

Cabe señalar que la Unidad Oncológica del Hospital Clínico de Magallanes está certificada desde 2011 como centro parcial por el Programa Infantil Nacional de Drogas Antineoplásicas (Pinda), lo que permite realizar diagnósticos y tratamientos a menores de 15 años.

Actualmente, dada la situación que hoy enfrenta la especialidad, algunos menores han sido trasladados a Santiago y Valdivia, centros de larga experiencia en oncología y que otrora fueran los destinos de derivación que tenía nuestra región antes de contar precisamente con un oncólogo infantil.

En este sentido, las recientes campañas de apoyo para encontrar un especialista, tanto por Twitter, Facebook y Youtube, fueron también valoradas por Sáez. “El movimiento Un Oncólogo para Punta Arenas demuestra que Magallanes tiene la capacidad de unir sus voluntades para ejercer presión, aunque sea desde lejos. Creo eso sí, que no hay que perder el norte, porque por mucha presión que se haga, hay cosas que demoran un tiempo y escapan a la voluntad de las personas”.

Finalmente, el presidente del Colegio Médico entregó un mensaje de tranquilidad a las familias. “Entiendo que lo ideal sería que tuviéramos un oncólogo en Punta Arenas, pero mientras eso no ocurra, se deben dar las garantías para que los niños reciban el mejor tratamiento donde éste exista. Igual llamo a las autoridades a asegurarse de que los niños sufran el menor desarraigo posible, con el acompañamiento de sus familias y con asegurar que la estadía fuera de la región, sea la menor posible. Lo importante que ha surgido de esto, es que tanto la comunidad, como el Colegio Médico, la Dirección de Servicio y las autoridades políticas de la región se han unido para lograr poner en la primera página de la agenda, este tema que es tan importante”.