Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Presidente del Movilh y diputado Boric encabezaron entrega de polémico cuento “Nicolás tiene dos papás”

Por La Prensa Austral miércoles 29 de julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
623
Visitas

Sólo la presencia de dos mujeres, que portaban un cartel que decía “Mamá, papá e hijos es el diseño original que Dios creó”, puso la nota discordante en la ceremonia de entrega del cuento “Nicolás tiene dos papás”. El acto fue encabezado por el concejal Andro Mimica y contó con la presencia del dirigente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez; del diputado Gabriel Boric; los ediles Mario Pascual y Danilo Villegas, más la seremi de Educación, Margarita Makuc; y los directores de la Junji, el Injuv, y Sename.

Tras muchos meses de incertidumbre y polémicas, Jiménez pudo traer alrededor de 150 textos para ser distribuidos en estos organismos, así como en bibliotecas, lo que para el dirigente del Movilh, constituye un importante hito. “De alguna manera transversal, el Estado chileno asume las nuevas conformaciones familiares, que existen hace rato y que están empezando a ser reconocidas”, partió explicando. De ahí se sumó el diputado Boric, quien añadió que “en el año y medio que llevo en el Congreso, uno de los momentos que más atesoro y que sentí en que como institución de la República estábamos dando un aporte para el futuro del país y no por presiones sino por convicciones, fue cuando aprobamos el acuerdo de Unión Civil, donde después de años de marginación, caricatura, discriminación, el Estado reconocía que en nuestro país existen familias diversas”.

Y cuando Jiménez comenzó a entregar los textos a los presentes, una de las mujeres que portaban los carteles, cuestionó: “cómo es que se está amparando el resguardo de los niños, porque sabemos que esto si bien es algo que se está entregando a los niños, hay libertad para también rechazarlo, y para no querer que nuestros niños reciban este tipo de instrucción”. Ante ello, Jiménez respondió que “no hay ninguna condición puesta, por ningún organismo respecto del cuento, ni de la Corte Suprema ni de Apelaciones. Y segundo, el cuento se entrega a las instituciones como la Junji, seremi de Educación, municipio y gobierno regional, quienes evaluarán cómo se distribuirá y son las comunidades educativas las que definirán cómo lo van a usar. De modo que no hay ninguna imposición”.

“Yo no quiero ni acepto”

La reclamante insistió, añadiendo que “como usted dice, los niños no tienen prejuicios, pero de qué forma se enfoca el adulto en meter ciertas formas de pensar a un niño, porque como familia tengo derecho a educar a mis niños de la forma en que yo establezca, según mis valores, ¿por qué usted, de la forma que tiene como valor quiere venir a enseñar a mi hija, que va en el jardín, de una forma que yo no quiero ni acepto?”. Ahí terció el jefe de gabinete de la senadora Carolina Goic, Mauricio Tapia, quien entregó un testimonio que sorprendió: “Yo fui criado por una pareja de homosexuales, soy profesional, tengo a mi mujer, me casé en la catedral de Punta Arenas, y en el altar estaba mi madre, con la que tengo relación hasta el día de hoy y que amo; mi señora, yo y como nuestros testigos, estaban mis dos papás y mi mamá, y nadie puso ningún rollo, ni el cura. Entonces, ellos me cuidaron, protegieron, me dieron cariño, respeto; tengo mi familia, trabajo, deudas y ningún problema con esto”.

Tras el acto, del que las mujeres se retiraron molestas, Rolando Jiménez les dejó como mensaje que “fui de los que luché, estuve preso, fui torturado por la libertad de expresión durante la dictadura. Tienen derecho a expresar su punto de vista, en la medida en que sea de forma respetuosa. No compartimos en absoluto los temores, prejuicios, mitos y caricaturas que tenía esta señora, pero da cuenta del estado en que vivimos, tenemos mucho que avanzar”. En tanto, Gabriel Boric sostuvo que “generalmente no hay mucha tolerancia al debate cuando se plantean argumentos, pero el llamado es que entiendan que el cariño no es exclusivo de las familias que están tradicionalmente constituidas. Es complicado, estamos en una sociedad muy conservadora, machista, y nos falta mucho para desterrar estas características pero con pequeños pasos se avanza”.

Finalmente, el concejal Andro Mimica insistió en que el tema volverán a plantearlo en el Concejo Municipal, debido al rechazo de algunos ediles para que el cuento sea distribuido. “Hace más de seis meses propusimos que este libro pueda llegar a todas las bibliotecas de los establecimientos municipales y seguiremos insistiendo con más fuerza. Vamos a insistir también, dentro del Concejo para crear una oficina de la no discriminación y la diversidad, porque entendemos que es la forma más equitativa, donde nos podamos reconocer como individuos”.