Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

Problemas administrativos tienen en jaque a cuerpo directivo del Colegio Rubén Darío

Por Cristian Saralegui miércoles 11 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
1.684
Visitas

Tras estos primeros meses de 2016, sumidos en rumores e incertidumbre, los apoderados del Colegio Rubén Darío, se reunieron ayer con el director del establecimiento educacional, Víctor Hugo Llanos, para pedir soluciones a los problemas administrativos que afectan al establecimiento, poniendo en riesgo su continuidad y por ende, el proyecto educativo que desarrolla este año, tras su fusión con el Colegio Green Hill.

En la edición de ayer de La Prensa Austral se detalló una serie de antecedentes que tienen inquietos a los apoderados: renuncias de profesores, diferencias en el pago de mensualidades, y escasa comunicación. La presidenta de los cursos de segundo y cuarto básico, Lisette Salles, quien ha asumido la vocería de los padres y apoderados, explicó cuáles son los problemas que han detectado.

“El año pasado se hizo un proyecto de colegio que se llamaba Green Hill, que se fusionó finalmente con el Rubén Darío, que se originó porque el primer establecimiento no tenía edificio para poder trabajar y al Rubén Darío le faltaban niños para poder seguir trabajando. Entonces se fusionaron. El problema es que como proyecto Green Hill nos dijeron a los apoderados que el director, Víctor Hugo Llanos, tenía dos personas como sostenedores del colegio, uno el doctor Galleguillos, jefe de la Uci del Hospital Naval, y el otro, un abogado. Nos quedamos con eso y hace dos semanas nos enteramos que estos sostenedores se retiraron del proyecto en enero pasado y este caballero no le avisó a nadie y se quedó sin sostenedor, con nadie que ponga las platas. Por eso, hasta ayer no había recursos ni siquiera para pagar el sueldo de los profesores. Ayer (por el lunes) recién se les canceló abril”, denunció.

Defienden proyecto educativo

La apoderada hizo hincapié en que el proyecto educativo no está en cuestionamiento, sino, el aspecto administrativo: “Está funcionando súper bien, los alumnos están súper contentos con sus profesores y con la forma en que les están enseñando. El problema es netamente administrativo y de finanzas, porque el señor Víctor Llanos es el representante legal del 50% del colegio y el porcentaje restante es del señor Rodrigo Cabrera que era el antiguo dueño. Y estos dos personajes no saben trabajar juntos y de hecho, funcionan por separado. Cada uno ve temas por su lado y después no se transmiten las informaciones, entonces uno gastó dineros por un lado, y el otro gastó por otro y como no se informaron mutuamente, quedaron con un déficit de más de 20 millones de pesos”.

La apoderada agregó que han sido los profesores quienes les han comunicado estas dificultades, añadiendo que esta semana se retiraron tres docentes, que se sumaron a los otros tres que también renunciaron la semana pasada, “y los que van quedando, dicen que lo hacen porque están acostumbrados a sus cursos y están esperando una solución. Pero nosotros como apoderados estamos contentos con el proyecto en sí, nuestro problemas son los dos personajes dueños de este colegio, que administrativamente y hablando de finanzas, no tienen idea”, remarcó Salles.

“Hay una incertidumbre grave. O sea, un colegio privado, que el lunes que pasó, no tenía ni siquiera papel higiénico en los baños para los niños. No los dejaban ir porque a ninguno de estos personajes se les ocurrió comprar, porque no había dinero. Pero tampoco le informan a los apoderados. De hecho la reunión de hoy (por ayer), se generó porque yo se la exigí, porque hay muchos rumores, pero si nadie da información concreta…”.

Las diferencias en las mensualidades

Lisette Salles también complementó las informaciones sobre las diferencias que existen en el pago de las mensualidades. “El proyecto Green Hill ofreció que su proyecto iba a ser de 95 mil pesos por alumno, y comenzaron las matrículas en octubre del año pasado, cuando aún no estaba esta fusión con el Rubén Darío. Se firmaron contratos y se firmaron cheques. Entonces no podían cambiarle los valores a los papás. Y a los del Colegio Rubén Darío les mantuvieron sus valores, que eran 150 mil por básica y 170 mil por media; por eso hay distintos valores y es un tema interno que también hay que arreglar porque eso nunca se explicó y por eso, muchos apoderados creyeron que estos alumnos estaban becados, y eso no era así. Si ellos (por Llanos y Cabrera) sacaron mal los cálculos y ahora se dan cuenta que no está funcionando, es otro tema”.

De hecho, la apoderada recordó que en septiembre de 2015 se les detalló que el proyecto iba a contar con las características básicas de inglés todos los días para los niños, ajedrez como un ramo más, y que la mensualidad iba a ser de 95 mil pesos por alumno. Tal es la confianza en el proyecto educativo que “la gran mayoría, yo diría que un 80 % de los apoderados, está dispuesto a que les suban las mensualidades, pero si se retiran estos dos caballeros del colegio, porque sinceramente no tienen idea de finanzas”.

Por eso, en la reunión que ayer se desarrolló hasta tarde en el establecimiento, y a la que asistieron cerca de 50 apoderados, la exigencia es que tanto Rodrigo Cabrera como Víctor Hugo Llanos den un paso al costado. En la misma instancia, la tesorera del cuarto básico, Johana Ruiz, reiteró que como apoderados están muy conformes y entusiasmados con el proyecto educativo que se les ofreció, “porque es algo único en Punta Arenas, no hay comparación. Por ejemplo, no tenemos problemas de integración, hay psicopedagogas, ajedrez, ocho horas semanales de inglés, taller de inglés entretenido. Sabemos que es un proyecto que está recién empezando, pero queremos ser parte de la solución y no del problema. No queremos que esté proyecto falle por problemas económicos”, concluyó.