Necrológicas
  • Gabriel Gonzalo Toledo Cárdenas
  • Adolfo Díaz Gloss
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

Procesión a la Virgen de Montserrat, una fiesta familiar

Por La Prensa Austral lunes 14 de enero del 2019

Compartir esta noticia
243
Visitas

Obispo Bernardo Bastres: “Me conmueve que a pesar del clima y de la distancia la gente viene y además se queda durante la misa, el frío no es impedimento para los fieles”.

Para cumplir mandas o por una tradición familiar, cientos de personas se desplazaron este domingo hasta el santuario de la Virgen de Montserrat, a 110 kilómetros al norte de Punta Arenas, en la comuna de Río Verde, para participar de la procesión que se realiza en esta fecha.

A pesar del frío, la señora María Rozas, una devota muy agradecida de la virgen, se mostró muy feliz asistir a esta peregrinación. “Hace años nació el amor hacia la virgen y yo traje a mi familia, sobre todo a mis hijas quienes siempre me acompañan. Tenemos fe y por eso venimos porque la quiero”, señaló, añadiendo que “ya son 6 años que vengo, es de verdad que hace milagros”.

Otro asistente, José Pérez, un chilote avecindado en Punta Arenas, considera esta instancia como una costumbre. “Vengo por una tradición familiar, desde que llegamos con mi hijo y señora hace unos años aquí a la ciudad nos comentaron y nos encomendamos rápidamente pidiendo salud más que nada. Todos los años mientras podemos venir lo hacemos, cuando vemos que el tiempo está más o menos venimos el día antes y acampamos o sino venimos el mismo día”, manifestó.

Oscar Díaz, un joven de 22 años, lo hizo acompañado de su familia. “Es súper bonito porque conlleva la fe de las personas y además es una linda actividad familiar. La primera vez que vine tenía 7 años y desde ahí que vengo cada cierto tiempo, pero ahora trato de venir todos los años. Nunca he tenido la necesidad de pedir una manda, vengo por fe, aunque siempre estoy pidiendo que nos cuide”.

Cecilia Gómez, admitió que asiste desde muy pequeña y que tuvo la fortuna de que su papá, siendo ovejero, la crío en este sector, lo que para ella genera mucha nostalgia. “Estoy muy comprometida y por eso estoy acá. A pesar del clima estoy muy contenta que hayan venido muchas personas a acompañar a la virgen como lo hago año a año”.

La tradicional misa del mediodía fue oficiada por el obispo Bernardo Bastres, quien se mostró feliz con la comunidad católica, ya que reconoce que el hecho de que vaya gente es signo de fe hacia el Señor y hacia la Virgen Montserrat. “Me conmueve que a pesar del clima y de la distancia la gente viene y además se queda durante la misa, el frío no es impedimento para los fieles. Yo he dicho siempre que esta es una de las fiestas que pone de relieve a las personas y a las familias, y una de las cosas más bonitas es que la gente viene por algo religioso pero después se queda y participa como familia, hace su picnic comparten juntos y eso es muy hermoso porque justamente la fe es eso es vivirlo en familia”.

La anfitriona, alcaldesa Tatiana Vásquez, dijo que a pesar de la desfavorable condición climática los fieles no fallaron. “Hay que reconocer que a pesar del frío, viento y lluvia aquí están presentes los devotos de la Virgen de Montserrat en una fecha donde se conmemora el bautismo, que mejor muestra de la fe que estamos dando el hecho de estar presentes y desafiar todas estas condiciones”.

Volvió a agradecer a la familia Retamal Solo de Zaldívar, que año a año facilitan este sector de su estancia, por lo que espera que la comunidad sea cuidadosa con el orden, limpieza, conducción y las fogatas, ya que esta es una fiesta familiar.