Necrológicas
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Propietaria de vivienda destruida por el fuego agradeció gestos de solidaridad:“Si hubiésemos estado con mi hijo en la casa no la contamos”

Por La Prensa Austral martes 3 de enero del 2017

Compartir esta noticia
563
Visitas

Escuela La Milagrosa facilitó una vivienda provisoria a la familia mientras reconstruye su inmueble arrasado por un incendio.

Emocionada, aunque evidenciando pesar por los recuerdos perdidos, pero esperanzada por las múltiples muestras de afecto recibidas, se manifestó ayer Erika Bórquez Paredes, quien junto a su hijo de 8 años, resultaron damnificados luego de que un incendio destruyera su domicilio de calle Eusebio Lillo 1733, en el barrio 18 de Septiembre, en la mañana del domingo 1 de enero. “Quiero reconstruir, este es mi barrio y lo que se perdió era el esfuerzo de mis papás, no podemos irnos de aquí”, expresó la trabajadora de Aerovías Dap.

“De lo malo hay que rescatar lo bueno”, afirmó la mujer de 35 años, quien este lunes muy temprano comenzó, con la ayuda de amigos, vecinos y familiares, a retirar los escombros de la casa que desde su niñez la cobijó, y luego heredó de sus padres.

Al no haber seguros comprometidos, su deseo de reconstruir parecía estar lejano, sin embargo, reconoció con sorpresa que las múltiples muestras de apoyo hacen avizorar un futuro mejor junto a su hijo, alumno de 3º básico de la Escuela La Milagrosa.

Justamente fueron los padres y apoderados de dicho colegio que se organizaron para recolectar vestuario y víveres. Incluso, desde la misma escuela, se materializó una ayuda concreta, pues le facilitaron una vivienda para que puedan vivir un par de meses, mientras logren levantar una nueva casa en el lugar siniestrado.

Las donaciones para los damnificados están siendo recepcionadas en calle Eusebio Lillo 1730. La alimentación es lo que más le urge.

De igual manera, amigos y familiares iniciaron una campaña por medio de las redes sociales, invitando a colaborar en la cuenta Rut del BancoEstado, a nombre de la madre afectada, Nº14.229.095-2.

“Doy gracias a Dios porque no estábamos con mi hijo en la casa, si hubiésemos estado no lo contábamos. También me gustaría agradecer a todas las personas que no nos han dejado solitos, han estado junto a nosotros ayudándonos, eso le da esperanza a cualquier persona (…) fue un duro inicio de año, pero quizás es un nuevo comienzo para nosotros”, enfatizó con una sonrisa enternecedora la mujer.