Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Propietarios de patios inundados niegan ser responsables de la acumulación de aguas lluvias en sus domicilios

Por La Prensa Austral viernes 5 de junio del 2015

Compartir esta noticia
114
Visitas

“Aquí hay un problema estructural, que afecta a toda la población, porque los sitios están a un nivel más bajo que el de las calles. Por lo tanto, se requiere que las autoridades competentes se aboquen a trabajar en el mejoramiento de este sector, el que -por estar ubicado en un bajo- recibe las aguas lluvias de otras calles aledañas”, es la apreciación en que coinciden varios vecinos, cuyas viviendas están emplazadas en la calle Mateo de Toro y Zambrano y Teniente Torrens, detrás del Regimiento Pudeto, quienes se defienden de las afirmaciones dadas a conocer por el jefe de la Oficina Comunal de Emergencia, Sergio Becerra. El funcionario municipal les habría atribuido la responsabilidad de ser poco precavidos al momento de ampliar sus patios, situación que -según Becerra- habría aportado al colapso en las inundaciones de aguas lluvias que, hasta el día de ayer se mantenía en las inmediaciones de varias propiedades.
“Todos los años que se presentan lluvias intensas, siempre es el mismo problema. El tema es que hay escurrimiento de aguas que provienen de vertientes que se crean en otros sectores y como el agua busca donde posarse, llega hasta aquí. Si fuera un problema de algunos vecinos, sería algo aislado, pero no lo es, dado que muchos vecinos se han visto afectados. Y aquí alguna institución va a tener que poner atajo a esto”, afirmó Rigoberto Montiel, quien efectúa labores de apoyo en una de las casas ubicadas en la calle Mateo de Toro y Zambrano, mientras con un escobillón procede a forzar el retiro del agua que inundó el sector del patio y un quincho ubicado en la propiedad a su cargo.
La opinión de Montiel es avalada por el presidente de la junta de vecinos Nº14, Baldomar Maldonado Ampuero, quien afirma que desde muchos años los pobladores han solicitado a las autoridades “que se haga un trabajo de mejoramiento en calle Rancagua y en Avenida Salvador Allende, porque se ha constatado que -al acumularse en ese sector las aguas- éstas repercuten en las casas de la calle Mateo de Toro y Zambrano, provocando anegamientos en viviendas particulares”.
El dirigente vecinal afirma que a ello, se añade que no todas las viviendas han sido construidas sobre el nivel exigido y por lo mismo, los vecinos se han encargado de “subir las casas”, aduciendo que todos los propietarios tienen los recursos suficientes para efectuar dichos arreglos.
Por su parte, José Garnica Paredes, quien vive hace más de 15 años en la calle Mateo de Toro y Zambrano Nº1345, el problema sería a raíz de la falta de colectores, lo que se conjuga con que los terrenos de la población Calixto, están situados “en un bajo”.
“Este terreno es el adecuado para recibir todas las aguas que vienen del sector de Avenida Independencia. Desde el sector poniente se junta toda el agua y viene a caer justo en este bajo. Entonces, la única solución es rellenar las propiedades en las bases y eso, varios lo hemos estado haciendo. Sin embargo, nuestras casas cada año están más desniveladas. Por su parte, las autoridades tendrían que poner más colectores para que evacuaran efectivamente las aguas y no quedaran atascadas aquí”, señala Garnica, para quien -al igual que sus vecinos- agradece que el apoyo de los operarios vinculados al Servicio de Vivienda y Urbanización (Serviu), haya sido importante en estas emergencias.
Autoridades ausentes
Si bien los vecinos reconocen el apoyo recibido de Aguas Magallanes, de operarios de la empresa Axis y de funcionarios municipales, igualmente cuestionan el que las propias autoridades comunales y regionales no hayan recorrido presencialmente el sector.
“Es importante que ellos vean en terreno lo que está sucediendo aquí, porque finalmente son ellos los encargados de instruir los procedimientos a seguir. Valoramos el apoyo de las empresas que han apoyado las labores de desagüe, así como de funcionarios del municipio, pero también nos gustaría que autoridades como el alcalde y los concejales inspeccionen lo que se realiza ¿qué pasará si persisten las lluvias?”, reflexiona la pobladora Lidia Muñoz, quien ha debido instalar tablas en una de las entradas de su domicilio, las que han servido como puentes de acceso a la vivienda signada con el número 1260, de la calle Mateo de Toro y Zambrano.
“Hace 15 años aproximadamente, mi esposo subió las bases de nuestra casa, porque notamos que se estaba hundiendo. Por lo tanto, no es un problema de dejación de los vecinos. Aquí habría que rellenar con estabilizado, pero para ello la autoridad es quien debería venir a ver el sector”, acotó Muñoz.
Para Bernarda Saldivia Barrientos, quien vive hace más de 25 años en la población Calixto, el panorama del sector, cada invierno ha sido más nocivo. “Las inundaciones son cada año, peores. El problema radica en que los sitios son bajos, entonces se tapa la alcantarilla y el agua queda acumulada, en los patios. Todos los vecinos tiene el mismo problema. Hubo gente que rellenó antes de edificar las viviendas, pero igual las casas gradualmente se han ido hundiendo. Nos gustaría que cada casa fuera visitada por las autoridades, para que se opinara lo que efectivamente sucede acá, que es un problema mayor y no lo hemos generado nosotros”, concluyó Saldivia.