Necrológicas
  • Beatriz Varillas Cusevich
  • Rafael Rodrigo Ramos Monckton

Recién en 2021, podrán abordar con fuerza el problema del castor

Por La Prensa Austral lunes 22 de abril del 2019

Compartir esta noticia
150
Visitas

Amediados de la semana pasada, la publicación a través de Facebook de la imagen de un castor muerto a la altura del kilómetro 52 de la ruta internacional a Monte Aymond -en el sector del puente Susana-, puso nuevamente en la mesa el controvertido presente de esta especie exótica invasora, para la cual no existen aún planes en marcha para su gestión.

Hasta ahora y según los antecedentes preliminares, su presencia se había advertido en la laguna Parrillar, a 52 kilómetros al surponiente de Punta Arenas, pero no en el ala norte de la ciudad.

Al respecto, el coordinador nacional del proyecto Gef (Global Environment Facility) de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (Fao), Felipe Guerra Díaz, señaló que, si bien lo indicado puede ser llamativo, ha de tenerse presente que la gran movilidad de este roedor semiacuático –en 1946 se introdujeron 10 parejas en el lado argentino del lago Fagnano, para desarrollar una industria peletera- hace que sea altamente probable que ya esté asentada ‘hace tiempo’ en continente. “Distinto es que no haya registros de ello”, precisó, recordando que el ‘castor canadensis no tiene depredadores naturales en la región –como lo son lobos y osos en Canadá- y, por ende, tras su detección en Chile hacia 1960 no hizo más que generar las condiciones perfectas para su reproducción y expansión en el territorio”, indicó.

En los últimos 50 años, su población en el territorio se estima entre 70 mil y 110 mil ejemplares, la cual ha literalmente colonizado ríos y arroyos, generando diques y alterando de paso la flora y fauna nativa, afectando principalmente bosques ripiarios y turberas.

A la fecha, hay quienes pueden pensar que su descontrolado crecimiento poblacional no encontrará contención alguna. No obstante, Felipe Guerra advierte que con todo lo complejo que es tratar la temática en un territorio tan extenso como Magallanes hay avances en curso y se espera en el mediano plazo dar luces de un sustantivo giro en la materia.

“Actualmente estamos trabajando muy firme en lo que es nuestro proyecto Gef, -coordinado por el Ministerio del Medio Ambiente, con el apoyo de Sag, Conaf y WCS- que apunta al fortalecimiento y desarrollo de instrumentos para el manejo, prevención y control del castor. La parte técnica está, pero es importante también que toda la información que estamos recabando, pueda hacerla parte suya tanto el Estado como la ciudadanía y de esta manera, se llegue a una forma adecuada de atacar el problema”, apuntó.

Sistema de alerta temprana

En este escenario, el coordinador nacional del proyecto Gef precisó que junto a su grupo de trabajo se siguen recabando antecedentes y datos que van nutriendo paulatinamente la plataforma de monitoreo y alerta temprana que está en proceso de diseño y que debe implementarse este año. “Y acá es necesario hacer un llamado a la comunidad a que, ante cualquier información y registro que obtengan con relación al castor, nos la hagan llegar porque nos ayuda a tener un insumo más sólido. Esta es una región gigante, somos pocos y si nos apoyamos en este monitoreo, podemos mejorar nuestra gestión de especies exóticas invasoras en el futuro”.

“De hecho -agregó-, estamos elaborando un formulario de denuncias que de forma simple servirá para que cualquier persona que vea un castor o vestigios de su actividad pueda, a través de su celular, contestar unas breves preguntas, como si vio madera roída, un dique o el animal propiamente tal, para así enviárnosla junto a las coordenadas e idealmente, una foto”.

Añadió que este tipo de acciones facilitarán el establecer quién debe hacerse cargo del castor en un lugar y momento determinado, ya que no hay hasta ahora alguien o un ente específico que lo haga. “Teniendo eso definido, será posible que se tomen cartas en el asunto, ya sea un estanciero que pueda trampear y tenga carné de caza menor, o bien la Conaf en caso de que el animal se halle en áreas silvestres protegidas. En definitiva, nuestro sistema terminará diciendo quién y cómo se hace cargo”.

Tarea estatal

En complemento, el encargado de Biodiversidad y Recursos Naturales de la seremi del Medio Ambiente, Juan Francisco Pizarro Merino, recalcó que es por todo lo indicado que proyectos como Gef son sumamente relevantes. “Estas iniciativas son importantes porque unen islas de conocimiento y de experiencias, para dar pasos en busca de soluciones para problemáticas tan áridas como la del castor. De momento y como una positiva señal de que sí se podrá avanzar en el mediano plazo en estas anheladas soluciones, es que se encuentra en trámite en el parlamento, el proyecto de ley para establecer un Servicio de Biodiversidad y Areas Silvestres Protegidas, el que considera el control de especies exóticas invasoras como el castor, entre otras funciones. Esperamos que cuente con la aprobación antes de fin de año, para que empiece a operar durante el transcurso del 2021. Lo importante acá es que los datos recabados por nosotros se traspasarán al nuevo servicio y por fin comenzará a delinearse una solución, quizás no rápida, pero definitiva al problema”, señaló.