Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Esposa de marino tras conflicto por la propiedad de perrita: “Mi marido fue presionado a mentir”

Por La Prensa Austral viernes 25 de septiembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
15.850
Visitas

Mi marido fue presionado a mentir”, sentenció tajantemente ayer Soledad Vidal Céspedes, esposa del cabo primero de la Armada, Gustavo Fonseca, luego de que debido al conflicto por la propiedad de una perrita de la raza Golden Retriever, según ella, fuera obligado a escribir una carta dirigida a algunos medios de comunicación, en la que reconoció que la mascota en disputa no era suya y que por lo mismo pedía disculpas públicas a quienes podía haber afectado u ofendido a raíz del revuelo que generó el caso.

Esta situación, le pasó la cuenta a Fonseca, quien desde la mañana de ayer se encuentra internado en el Hospital de las Fuerzas Armadas aquejado de un cuadro de estrés agudo, permaneciendo aislado, sin tener acceso a visitas, salvo su esposa. “Me da hasta miedo que esté hospitalizado ahí”, advierte su cónyuge.

Soledad Vidal fue consultada por La Prensa Austral acerca de la veracidad de la carta que su marido fue obligado a enviar a los medios de comunicación que habían divulgado la contienda entre dos esposas de funcionarios de la Armada, por la tenencia de una perrita.

“Se le ordenó que tenía que escribir la carta de puño y letra, para que el jefe del Estado Mayor de la Tercera Zona Naval quedara tranquilo (su esposa se disputa la perrita)”, remarcó la mujer. Sus mismos hijos, menores de edad, no logran entender por qué su papá mintió.

Tenor de la carta

“Quiero expresar mis más sinceras disculpas por lo generado en este último tiempo, producto de una mascota en disputa, en la cual se han visto involucradas dos familias navales y miembros de la institución. En ningún caso fue nuestra intención el desprestigio, ni la mofa. La mascota señalada no pertenece a nuestra familia. A partir de la pérdida de una de nuestras mascotas, y producto del gran dolor que nos causó como grupo familiar, encontramos a Bonita la cual hicimos propia sin querer causar daño alguno”, da cuenta la carta enviada por Gustavo Fonseca a este medio.

No la comparte

La esposa no comparte el tenor de la misiva e insiste que la mascota en conflicto -a quien bautizó como Bonita- es de su propiedad, negando enérgicamente que se hayan adueñado de ella, como lo pretende hacer creer la jefatura de la Armada.

El cabo primero de la Armada es de dotación del buque Almirante Viel y en estos días -en medio del turbulento escenario desatado por el lío de la perrita- ha debido estar a bordo, hasta que ayer en la mañana fue trasladado al Hospital de las Fuerzas Armadas. “Mi esposo fue humillado delante de todos sus compañeros, a quienes debió pedir perdón por todo lo que había pasado”, señaló.

Reconoció que esta conflictiva situación está al borde de generar un quiebre familiar, aunque por ahora su única preocupación gira en torno a velar por la salud de su esposo, estando muy cerca de él. “Todo esto ha hecho que hoy esté pagando el precio con su salud”, manifestó.

A fines del año pasado el cabo primero Fonseca fue destinado a Punta Arenas, estableciéndose en la zona junto a su familia el 23 de enero de este año. El matrimonio está solo con sus hijos en la zona, mientras el resto de sus familiares siguen muy atentamente desde Santiago los acontecimientos suscitados por la disputa de “Bonita”.

Soledad Vidal reafirma que están dispuestos a dar una fuerte batalla judicial por este tema, y que en lo inmediato, su abogado Humberto Palamara respondió ante la Corte de Apelaciones el recurso de protección interpuesto en contra suya, por la esposa del jefe del Estado Mayor.

Sobre la sanción disciplinaria que podría recibir su marido por parte de la jefatura de la Armada, señaló que la misma tiene carácter de reservada, aunque en primera instancia se le impuso una amonestación “grado B”, medida la cual en definitiva debe ser revisada por el comandante en jefe de la Tercera Zona Naval.

“Siempre dijimos que ‘Bonita’ había pasado a un segundo plano y que todos los esfuerzos estaban orientados en salvar la carrera institucional de mi marido, otra cosa es que ahora lo hayan obligado a mentir. Es por eso que yo no quiero que las cosas queden así, en el olvido”, concluyó.

Gustavo Fonseca tiene una carrera de 17 años en la Armada y estaba a un paso de ser ascendido a sargento segundo por sus buenas calificaciones.

El conflicto estalló luego de que dos mujeres, esposas de funcionarios navales, sufrieron la pérdida de sus mascotas, ambas con las mismas características. En el caso de María Alejandra Rotter, cónyuge del jefe del Estado Mayor, el extravío de “Lola” se habría producido el 18 de junio, desde la población naval de Río de los Ciervos. Mientras, Soledad Vidal, esposa del cabo Fonseca, denunció que su perra “Bonita” se perdió el 17 de agosto, misma fecha en que la primera aseguró haber recuperado su mascota.

La disputa llegó a los tribunales con un recurso de protección interpuesto por Rotter, por su parte Vidal formuló una denuncia por hurto ante Carabineros.

Versión de la Armada

Frente a la disputa legal por la propiedad de un perro entre dos cónyuges de miembros de la Armada, la Tercera Zona Naval dio a conocer este miércoles un comunicado de prensa:

“1.- La Armada de Chile no tiene competencia alguna ni le corresponde opinar sobre esta disputa que se lleva en la justicia civil.

2..- No obstante, se considera pertinente aclarar que, este martes 22 de septiembre, el cabo Fonseca admitió que la mascota en disputa no era de su propiedad, que su familia la había recogido en la calle y adoptado tras encontrarla sin saber quién era su dueño.

“3.- Posterior a revelar estos nuevos antecedentes que aclaraban la confusa situación, el cabo Fonseca expresó sus disculpas al afectado y posteriormente explicó lo sucedido a sus camaradas de armas del buque donde presta servicios. El subalterno además, se comprometió a dar a conocer los nuevos antecedentes a la opinión pública.

“4.- Finalmente, se precisa que, producto de este nuevo escenario, el proceso disciplinario del cabo Fonseca está en evaluación y es clasificado”, concluye la versión oficial.