Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Presidente del Sindicato de Trabajadores de Enap: “El actual sistema AFP es un fracaso y un duro castigo a quienes deben jubilarse”

Por La Prensa Austral lunes 15 de febrero del 2016

Compartir esta noticia
221
Visitas

Los últimos resultados arrojados en materia de pérdidas en los fondos de pensiones durante el mes de enero de este año, han provocado inquietud en diversos sectores de la sociedad, llegando a todas las esferas, entre las que no podía mantenerse al margen, el mundo sindical. Es así como uno de los representantes de este sector, el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional del Petróleo, Enap, Alejandro Avendaño Gallardo, enfrentó con datos en mano, el proceder de las cuestionadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) de nuestro país.

Lo primero que Avendaño dio a conocer fueron las principales pérdidas de los fondos de este sistema privado de pensiones chileno -creado en noviembre de 1980, año de la reforma previsional, por el economista José Piñera-, se basa en la capitalización individual.

Es así como, indicó, durante el mes de enero de 2016, el Fondo A (más riesgoso), perdió un 6,02%; el B (riesgoso) cayó en 3,91% y el C (intermedio), tuvo pérdidas de del 2,05%. Cabe mencionar que el E (menos riesgoso), cayó un 0,53%.

Se trata de un tema demasiado sensible como para ser obviado por el mundo de los trabajadores, a juicio del dirigente. “El promedio de las jubilaciones en nuestro país es de 197 mil 726 pesos. Esta cifra considera el Aporte Previsional Solidario (APS) que asigna el Estado; sin dicho aporte fiscal, el monto promedio de las jubilaciones sería de tan sólo 184.259 pesos, pero la realidad es que el 90,7% de los jubilados reciben pensiones menores a 146.000 pesos”, señaló junto con precisar que dentro de ellos hay 400.000 jubilados que reciben apenas 86 mil pesos mensuales y no son considerados pobres.

Tanto en lo expresado por Avendaño, como en diversos medios nacionales escritos en 2015, se repite una vez más la constante crítica hacia las AFP, respecto de que “se quedan con 2 de cada 3 pesos recaudados. Como ejemplo, sólo el tercer trimestre del año pasado las AFP presentaron ganancias de más del 30% mientras las rentabilidades de los fondos lo hicieron apenas al 4%”.

Sistema de reparto

El escenario adverso, al margen de la contingencia, ha despertado ya hace años una gran reticencia hacia el sistema. Sin ir más lejos, el año pasado el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, pidió acabar con las AFP chilenas y recomendó avanzar hacia un sistema de pensiones público.

A su vez, ante las condicionantes de rentabilidad ya indicadas, Avendaño relevó el hecho de cómo funcionaba el antiguo sistema de reparto y la manera en que se llegó al actual sistema, “donde sólo gana el sector financiero a costa de miserables jubilaciones”.

En esta línea, el dirigente petrolero recordó que Chile fue el primer país de América Latina que creó un sistema de Seguridad Social a comienzos del siglo XX y a lo largo de los años se fueron creando diversos regímenes de pensiones que se diferenciaban por el tipo de actividad, pero todos ellos bajo la mirada social. “Operaban bajo el esquema de reparto, esto significaba que los aportes de los afiliados activos financiaban las pensiones de los pasivos”.

Según Avendaño, las antiguas cajas de previsión claramente tenían netamente sentido social e invertían para bienestar de los que se jubilaban es así como por ejemplo se construían viviendas creando grandes poblaciones y de calidad con esto podían llegar a su jubilación con casa propia y no estar de allegados o pagando arriendo.

El líder sindical criticó, además, que una vez que llegaron las AFP, “sólo se mantuvo y hasta la actualidad el antiguo sistema para las Fuerzas Armadas y Carabineros. Si era tan bueno el sistema de AFP por qué no lo modificaron también. Hoy el actual sistema AFP es un fracaso y un duro castigo a quienes deben jubilarse, la diferencia más evidente entre un sistema de AFP y un sistema de reparto, es que el segundo ha sido ideado para dar pensiones, mientras que el primero fue ideado para capitalizar la actividad financiera” sostuvo.