Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Renuncia de único oncólogo deja sin atención regional a niños con cáncer

Por La Prensa Austral miércoles 27 de enero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
8.078
Visitas

Conmoción generó en círculos ligados a la Salud de las personas en Magallanes, la sorpresiva renuncia del doctor Fernando Bracho, quien por motivos personales dejó de prestar funciones en el Hospital Clínico. Tras la partida del hemato oncólogo infantil de este centro asistencial, los niños que estaban en tratamiento por cáncer en el principal centro asistencial de la región comenzaron a ser derivados a Valdivia.
Con un promedio de sobrevida del 90%, la unidad oncológica pediátrica está certificada desde 2011 como centro parcial por el Programa Infantil Nacional de Drogas Antineoplásicas (Pinda) y de esta manera está habilitado para realizar diagnósticos y tratamientos oncológicos a menores de 15 años de edad. Era un trabajo que hasta ahora se desarrollaba a cargo de un equipo de especialistas, que era dirigido por el médico Fernando Bracho.
Un retroceso médico
“Lamentablemente tras su salida el Hospital Clínico de Magallanes vuelve a la condición que había antes de estar acreditado como Centro Pinda, es decir, sólo se van a poder entregar tratamientos que están en una etapa oral. El resto de los pacientes deberá ser derivado a Valdivia, porque él era referente y al no estar aquí ahora no se puede continuar”, explicó a La Prensa Austral la doctora Patricia Amarales, subdirectora médica del Hospital Clínico, al ser consultada sobre la desvinculación de Bracho.
En este contexto es que ayer, desde el Hospital Clínico de Magallanes, se informó a una familia que deberá trasladarse a Valdivia para continuar con el tratamiento. Se trata del menor Joaquín Campos Garrido, quien a sus 12 años, está desde marzo del año recién pasado en tratamiento en el Hospital Clínico de Magallanes, por un glioma en el nervio óptico.
En entrevista con nuestro diario, la mamá del niño, Verónica Garrido, explicó que su hijo tiene un glioma al nervio óptico que afectó su ojo izquierdo, enfermedad que le implicó someterse a un tratamiento de quimioterapia intensiva, cuya medicación resultó invasiva para el pequeño, generando consecuencias colaterales que repercutieron en la baja excesiva de peso, por efecto de constantes náuseas y dolores arteriales, a lo cual se sumó la imposibilidad de conciliar el sueño. Fue gracias al suministro de aceite de cannabis sativa, que este niño logró enfrentar el tratamiento y así poder llevar una vida normal.
Adaptado a Magallanes, con la posibilidad de compatibilizar sus estudios y la quimioterapia, es decir, llevar una vida casi normal deberá dejarlo todo y viajar a Valdivia para continuar con un tratamiento médico y de esta manera poder salir adelante. Del mismo modo, su familia se enfrenta a este complejo escenario, en que deberán trasladarse a dicha ciudad o que viaje la madre y el niño, separando a la familia.
Programa Pinda
Este centro es el único que funciona en la región y que por lo tanto no hace distinción respecto del sistema de previsión del paciente, atiende a cuatro pequeños que se encuentran en tratamiento activo, es decir, niños que luchan contra el cáncer con quimioterapia, pero además realiza el seguimiento a tres casos más derivados a otros centros y a aquellos que están en fase de control, etapa en que han terminado su tratamiento pero que deben seguir bajo observación médica. Estos últimos suman alrededor de 30 casos, por lo que el total de pacientes afectados en la región asciende a 37.