Necrológicas
  • María Bernilda Díaz Oyarzo
Tala de ejemplares centenarios

Representante de empresa que hizo estudio de los árboles: “Recomendaciones no son absolutas”

Por La Prensa Austral martes 14 de julio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Esteban Leiva, de Poda y Talas Chile, dijo que “el resultado entregado por el tomógrafo y la experiencia de los profesionales a cargo del estudio permiten recomendar las acciones de manejo indicadas, sin ser éstas absolutas, puesto que existen variables adicionales que se deben considerar para talar o podar”.

Alejandro Salazar Carrera

asalazar@laprensaaustral.cl

Las recomendaciones que entrega el informe de análisis de 60 árboles de Punta Arenas, y que llevó a considerar la tala de cuatro ejemplares centenarios en la Plaza de Armas, no son “recomendaciones absolutas, puesto que existen variables adicionales que deben ser consideradas”. Así lo señaló desde Santiago el representante de la empresa Poda y Talas Chile, Esteban Leiva Contreras.

El profesional fue consultado sobre el estudio desarrollado en 2018 por encargo del municipio y que hoy ha abierto una amplia discusión luego que se determinara la conveniencia de llevar adelante el corte de los árboles (el pasado 6 de julio), acción que fue pospuesta por petición de concejales y luego paralizada por la justicia tras el recurso de protección presentado por la Agrupación Pro Verde.

Junto con precisar que el trabajo efectuado en Punta Arenas correspondió a un escáner tomográfico, “que es una herramienta objetiva que permite conocer el estado de pudrición de un árbol”, Leiva dijo que el estudio estuvo a cargo de dos profesionales de la Pontificia Universidad Católica “con experiencia y formación técnica en esta materia”.

Agregó que “las recomendaciones del informe y el resultado entregado por el tomógrafo y la experiencia de los profesionales a cargo permiten recomendar las acciones de manejo indicadas, sin ser éstas recomendaciones absolutas, puesto que existen variables adicionales que se deben considerar, como el viento, la inclinación y la cicatrización de las podas realizadas previamente, entre otras variables, para tomar una decisión como la de podar o talar un árbol”.

Para Leiva, los cipreses analizados “son árboles muy longevos, con 100 o más años, y que están llegando al final de su vida y donde el riesgo de caída de brazos o ramas, o el desplome de varios de ellos, es muy alto, situación que, obviamente, ahora es más grave considerando que han transcurrido casi 2 años desde que se entregaron los resultados del estudio”. 

El profesional dijo que la discusión generada en Punta Arenas es un tema que no le compete, porque las conclusiones del informe entregado “responden exclusivamente a los objetivos planteados en las bases de licitación pública que se adjudicó nuestra empresa”.

Ingenieros y movimientos

Tal como ocurrió el pasado viernes en la Comisión de Medio Ambiente del municipio, ayer los ingenieros forestales Juan Ruiz y Andrés Vilaboa expusieron ante alcalde y concejales (en sesión extraordinaria) su visión acerca de la conveniencia de proceder a la tala en la Plaza de Armas Benjamín Muñoz Gamero.

Ambos se mostraron en desacuerdo, señalando que el estudio efectuado por profesionales capitalinos no consideró todos los parámetros necesarios para determinar la acción de corte, como la homogeneidad, el color del follaje, altura y presencia de ramas muertas. Asimismo, expusieron que las cuatro especies ya han soportado dos temporadas de vientos y que no se ha registrado ningún tipo de alteración que lleve a considerar una caída.

Por otro lado, el Concejo Municipal recibió una carta por parte del Movimiento Pro Verde, a la que también se suscriben la Agrupación de Personas Mayores Plumas Literarias, Agrupación Campesina Sueños y Esperanza, Agrupación Cultural Proa, Compañía de Teatro El Chuzo, Sociedad Tolkien Magallanes, Frente de Defensa Ecológico Austral y Comunidad Kawésqar Grupos Familiares Nómades del Mar. Además, se adjuntó un documento de la campaña de Change.org con cerca de 10 mil firmas de adherentes. La misiva solicita sumar mayores antecedentes y buscar otras alternativas que eviten la tala de los árboles.