Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Restauración ecológica en Torres del Paine, combatiendo el turismo negligente

Por La Prensa Austral domingo 13 de septiembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.778
Visitas
  • Aunque Torres del Paine constituye la mayor joya escénica de Chile, ha sufrido las consecuencias ecológicas de un turismo negligente que podrían tardar decenios en ser revertidas.

El último incendio provocado por un turista en Torres del Paine durante 2011-2012 resultó ser un evento sensible que impactó profundamente al público nacional, que espera que el daño provocado y que estas tragedias ecológicas sean revertidas. La pregunta es: ¿Qué se está haciendo para recuperar los ecosistemas degradados?

 

 

Fotografías de Claudio Vidal

 

Sobre la Iniciativa del Ministerio del Medio Ambiente

La iniciativa denominada “Acciones de Restauración Ecológica en Parque Torres del Paine” forma parte de un plan a largo plazo financiado en etapas sucesivas por el acuerdo entre el Ministerio del Medio Ambiente y la Agencia de Parques de Canadá (Parks Canada) y que, en colaboración con la Corporación Nacional Forestal (Conaf), busca generar directrices científicamente fundamentadas, para recuperar los ecosistemas afectados por el último incendio en 2011-2012 en el Parque Nacional Torres del Paine. Dicho proyecto se está llevando a cabo desde 2012 y en su fase actual el plan es liderado por la Universidad de Magallanes (Umag) en colaboración con prestigiosas agencias académicas y no académicas nacionales (Instituto de Ecología y Biodiversidad, Servicio Agrícola y Ganadero, Universidad Austral de Chile, Unión de Ornitólogos de Chile, ONG Ama Torres del Paine, Patagonia Wildlife).

 

¿Que es la Restauración Ecológica?

Según la Sociedad Internacional de Restauración Ecológica (SER), la “Restauración Ecológica” es el “acto de asistencia artificial para la recuperación de ecosistemas naturales que han sido dañados por la acción del hombre”. Esta recuperación consiste en un protocolo que a grosso modo requiere del desarrollo de etapas sucesivas para recuperar áreas degradadas.

Estas etapas implican: a) Generar conocimiento científico sobre los ecosistemas que han sido dañados por el hombre y el grado de alteración provocado; b) Conocer que tipos de ecosistemas requieren de acciones prioritarias para la recuperación artificial y cuáles lograrán una recuperación natural; c) Planificar la restauración activa mediante actividades como plantación de especies dominantes (por ejemplo reforestación) y especies que cumplan funciones ecológicas importantes; d) Planificar medidas de divulgación para sensibilizar al público objetivo sobre los negativos impactos del fuego en ecosistemas no resilientes (usuarios en Torres del Paine) y; e) Monitorear el éxito (o fracaso) de las iniciativas de restauración.

Estas medidas permiten mejorar la eficiencia en el uso de los recursos, que dado la magnitud del último incendio 2011-2012 (más de 17.000 hectáreas incendiadas), resultan ser insuficientes.

 

¿Por qué Restaurar Ecológicamente Torres del Paine?

Torres del Paine es la máxima joya escénica natural de Chile. Este Parque Nacional concentra una importante proporción de la biodiversidad de los ecosistemas australes de la Ecorregión Magallánica Subantártica. Torres del Paine está enclavado en un fuerte gradiente ecoclimático que incluye desde ecosistemas hiper-húmedos como los bosques perennes de Coihue de Magallanes, hasta ecosistemas secos como la Estepa Patagónica. Al mismo tiempo estos ecosistemas son refugio y hábitat de especies emblemáticas y en peligro como el Huemul, el Puma y el Cóndor, entre muchos otros. La belleza paisajística del macizo montañoso, mas los glaciares, lagos y ríos hacen que el atractivo del área no tenga semejanza en el orbe, razón por la que a este parque se le ha denominado como la octava maravilla del mundo natural. Esta riqueza de ecosistemas es necesario de conservar y recuperar a través de acciones de restauración ecológica que vayan mas allá del mero hecho de reforestar con árboles.

 

¿Cuáles son los logros actuales de la iniciativa?

Hasta el momento las acciones de restauración ecológica han contemplado numerosos objetivos tendientes a evaluar el daño ecológico que ha provocado el incendio del 2011-2012 en los diferentes ecosistemas de Torres del Paine. Esta actividad requiere de la incorporación de análisis remoto a través de imágenes satelitales, validadas en terreno por un riguroso y exhaustivo trabajo de campo. Al mismo tiempo, se ha colectado un importante número de semillas de especies de plantas, que están siendo viverizadas para ejecutar acciones de reintroducción en ecosistemas sensibles al fuego, como la Estepa Patagónica. Esta conservación ex situ se realiza en conjunto con el laboratorio de germoplasma del Sag en Punta Arenas.

 

Además se están realizando numerosas prospecciones para conocer los impactos del incendio en la fauna asociada a los ecosistemas, como micro-mamíferos, macro-mamíferos, anfibios, reptiles y aves (Umag – Unión de Ornitólogos de Chile). También se está evaluando el banco de semillas en sitios incendiados, es decir, se pretende conocer cuáles son las especies de plantas disponibles naturalmente en el suelo, y que tienen capacidad de recuperar los ecosistemas degradados (Umag – Instituto de Ecología y Biodiversidad). Junto con lo anterior se han efectuado las primeras experiencias de control mecánico de especies de plantas exóticas invasoras en sitios reforestados (Umag – Corporación Nacional Forestal y la ONG Ama Torres del Paine). Esta actividad consiste en la eliminación mecánica de plantas que compiten con los árboles plantados en el proceso de reforestación, situación que ha redundado en una mejora en el crecimiento de estos árboles. En resumen, el plan de restauración ecológica ha logrado: a) Definir el impacto del fuego en la biodiversidad de ecosistemas; b) Cuantificar el éxito de iniciativas de reforestación previas y; c) Colectar, conservar y viverizar semillas de especies de plantas para re-introducción en sitios prioritarios de restauración ecológica. Es importante recalcar que todos estos objetivos requieren de la interacción de instituciones y expertos locales, conocedores de la biodiversidad regional, a través de un esfuerzo mancomunado.

 

Desafíos para la Consolidación de la Restauración Ecológica de Torres del Paine

La restauración ecológica en Torres del Paine requiere del esfuerzo conjunto de la academia con organismos públicos y privados que tienen implicancias en el área de interés. Será importante realzar la participación de expertos e instituciones locales, quienes dedican su investigación y trabajo en este Parque Nacional. Etapas sucesivas de las “Acciones de restauración ecológica de Torres del Paine” deberían mejorar aspectos que previamente no se han atendido en detalle. Uno de ellos es la “caracterización de los ecosistemas de referencia”, es decir, conocer en detalle la biodiversidad de los ecosistemas aún no afectados por la acción humana. Estos sitios están en sectores remotos del Parque Nacional y el acceso a ellos requerirá de una gran inversión de tiempo y recursos. Ejecutar esta actividad es crucial porque permite, primero, conocer la diversidad total del Parque Nacional, la que aún no ha sido catastrada y, segundo, usar este catastro como modelo de referencia para futuras acciones de restauración ecológica.

 

Además, esta información permitirá delinear las directrices de re-introducción de las especies que cumplen roles ecológicos de relevancia, así como su conservación ex-situ de especies sensibles al fuego; Conjuntamente será importante destinar recursos para “Conservar ex-situ especies sensibles al daño por fuego”, actividad que requiere de operar en terreno y laboratorio para la colecta de semillas para bancos de germoplasma. Esta actividad es relevante para no introducir material genético foráneo al Parque Nacional. También es importante “Construir y operar invernaderos para viverización de especies forestales y no forestales”, es decir, efectuar el rol activo de la restauración ecológica. Esta actividad se ha hecho inicialmente a través de la ampliación del invernadero de Conaf en el sector de Dorotea en Puerto Natales, pero requiere de una mayor inyección de recursos para su correcta operación y mantenimiento y la inclusión de otras especies, forestales y no forestales. Conjuntamente se requerirá de “Elaborar ensayos concretos de restauración ecológica” en ecosistemas no forestales. Es importante diseñar los primeros experimentos de re-introducción de especies en ecosistemas que no se recuperarán después del último incendio. Esta actividad permitirá recuperar la heterogeneidad paisajística de Torres del Paine que se ha ido perdiendo con la ocurrencia de los últimos mega-incendios. Aunque Torres del Paine constituye la mayor joya escénica de Chile, ha sufrido las consecuencias ecológicas de un turismo negligente que podrían tardar decenios en ser revertidas. No existen recetas para revertir este daño, pero si la masa crítica de investigadores locales para dilucidar acciones concretas de reparación de estos terribles y sensibles eventos, los incendios en Torres del Paine.

 

Por Doctor Osvaldo J. Vidal, Laboratorio de Botánica, Instituto de la Patagonia, Universidad de Magallanes.