Necrológicas
  • José Cárcamo Galindo

Salud en Crisis: dirigentes acusan falta de recursos, brechas de recursos humanos y un gobierno que no escucha

Por La Prensa Austral domingo 3 de noviembre del 2019

Compartir esta noticia
346
Visitas

– Llaman a fortalecer la inversión en la salud pública y a finalizar con las compras de servicios a privados.

Acusando al gobierno de jugar a administrar la salud en la pobreza, dirigentes gremiales del sector cuestionaron el actuar del Ejecutivo planteando que las medidas que se han tomado son insuficientes y que todas implican un traspaso de recursos al sector privado.

El presidente del Colegio Médico, Gonzalo Sáez; el presidente de la Confusam, Alberto Vargas; y el presidente de Fentess Magallanes, Luis Muñoz, coinciden en la necesidad de potenciar la salud pública. Los dirigentes acusan que éstas son demandas de larga data y que buscan fortalecer la red pública que tiene más de 112 mil usuarios en Magallanes.

Los tres dirigentes respondieron las siguientes preguntas:

1.- ¿Considera suficiente el incremento de 5,7% anunciado para salud 2020? ¿Cuánto considera que se debería incrementar?

Sáez: “No, la propuesta es insuficiente. Lo que se ha solicitado desde el Colegio Médico es que, al menos, sea de un 6% del Producto Interno Bruto y que el incremento de la atención primaria llegue a un per cápita que bordee los 10.000 pesos. La idea es que disminuya el gasto que los chilenos tienen en salud y es que nuestro país tiene el gran defecto de que un tercio de lo que se gasta en este ítem lo realizan las personas de su propio bolsillo”.

Vargas: “No, es un presupuesto que está bajo lo que esperábamos como sector. El incremento de la partida presupuestaria debiera superar el 6,5%. Además el énfasis debiera estar puesto en la atención primaria de salud, de manera que el per cápita basal supere los 7.000 pesos que el Ministerio de Salud entrega por persona. Este es un monto que implica acortar la brecha que existe con el per cápita real que se estima debiera superar los $9.000. Además se requiere actualizar los indexadores del financiamiento”.

Muñoz: “No. Es un presupuesto insuficiente, que ni siquiera cubre las necesidades existentes, el gobierno sigue jugando a que se administre la salud en la pobreza. Lo primero es cubrir las deudas ya existentes en los diferentes establecimientos de salud, después de eso es necesario corregir el gasto per cápita, que nos posiciona en el lugar 43 de los 191 países que informa su gasto. Y, sin embargo, somos el cuarto país en gasto por armamento, con 5.135 millones de dólares aproximadamente”.

2.- ¿Considera que el gobierno ha tomado las medidas necesarias para evitar la falta de insumos y de recursos humanos? ¿Qué medidas se deberían tomar?

Sáez: “No, todos los años tenemos un informe de brechas en recursos humanos que se toma como beneficio de inventario porque no cambia casi nada. Además, en la Salud como en otros sectores de la administración pública existe la obligación legal de que el 80% de la dotación sean funcionarios de planta, lo cual tampoco se cumple y hay pocas opciones para que se cubran los puestos que necesitamos. Pasa lo mismo con los insumos porque se compran en base al presupuesto que tiene el Hospital Clínico de Magallanes, que en agosto ya tiene un grado de deuda importante que tradicionalmente Fonasa ha completado con una segunda remeza, que este año no llegó, entonces habiendo un presupuesto exiguo no están los recursos suficientes”.

Vargas: “No, la falta de presupuesto impide que la salud pueda contar con los recursos que se requieren. Tenemos déficit de recursos humanos en los hospitales y, en la atención primaria, es la municipalidad la que debe suplir los costos en recursos humanos y los insumos. El gobierno no lo ha hecho bien y sus propuestas son cosméticas, pero es necesario fortalecer la salud pública.

Muñoz: “No, considero que las medidas son insuficientes. El sistema de compra y pagos en los servicios genera un endeudamiento mayor. En relación a recursos humanos, ya hemos visto como trata de reducir los gastos, a través de las medidas implementadas en algunas resoluciones como la 358, la 606, en donde se busca la redistribución de los recursos, a costilla de los funcionarios.

El gobierno conoce las necesidades planteadas con relación a las brechas históricas de personal. Se crece en infraestructura, pero no en mano de obra y se implementan programas de atención, pero sin personal. A nivel local seguimos esperando que el director del Servicio de Salud Magallanes, Nelson Reyes, cumpla con su palabra,  cuando señaló que venía a ordenar la casa; lleva 9 meses de gestión y lo único que hemos visto es ingreso de personal a contrata sin concursos, en grados mejorados, en comparación con sus pares del mismo estamento, reforzando el sentir de los ciudadanos, en cuanto a la administración pública se entra por favor político. No se desconoce el avance en el nombramiento de los directivos de hospitales, pero no podemos quedarnos sólo en eso porque aún siguen pendientes compromisos de las evaluaciones a las subdirecciones de los establecimientos correspondientes y definir sus responsabilidades”.

3.- ¿Está de acuerdo con las medidas de salud propuestas por el gobierno para enfrentar las demandas ciudadanas? ¿Qué medidas considera que se debieron tomar?

Sáez: “No, las medidas que anunciaron desde el gobierno tienen que ver con fortalecer el sector privado. Eran propuestas que buscaban paliar las necesidades permitiendo la compra en el sector privado y cada peso que se gasta en el sector privado, es un peso que se deja de hacer en el sector público. Acá hay que fortalecer el sector público aumentando el gasto, lo que implica resolver la deuda de los hospitales y establecer programas que impliquen entregar prestaciones fuera de los horarios habituales”.

Vargas: “No, acá lo que se ha hecho es maquillar las propuestas de la agenda social que el gobierno ya tenía. Acá se requiere un proceso de consulta a las organizaciones sociales y a los gremios, de manera de tomar esas demandas y transformarlas en una propuesta que nazca del diálogo con la gente”.

Muñoz: “Las medidas entregadas son las mismas que la ciudadanía rechaza. Estamos aburridos de grandes medidas que sólo son un parche, porque cuando te sientas a analizar lo ofrecido aparece la letra chica. Cómo es posible que sea una solución, un seguro que te exige el pago base de $ 1,4 millones, independiente de tu grupo Fonasa, es una muestra clara que se sigue con el concepto de mercantilización de la salud. Las medidas a tomar son claras: la reforma del modelo de salud, que deje de ser un privilegio y se convierta en un derecho, que no segregue por los criterios que actualmente se imponen como el ingreso salarial, los diagnósticos o edad. Para eso necesitamos una Nueva Constitución y el ejercicio es simple: Asamblea Constituyente Vinculante, ahora”.

4.- ¿Es suficiente la creación del seguro catastrófico para mejorar el acceso de los pacientes a la salud?

Sáez: “No, porque financia en parte el valor de las prestaciones, para que las personas puedan comprar en el sector privado y todos sabemos que los gastos en el sector privado, tiene un costo más elevado de lo que podemos hacer en el sector público”.

Vargas: “No, el seguro catastrófico está pensado en un número muy limitado de usuarios, pero además existe un copago que es tan alto que muchos usuarios no tienen posibilidades de acceder”.

Muñoz: “No, el seguro ofrecido sólo viene a reafirmar este ejercicio hecho costumbre de negociar con el derecho a la salud”.