Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

Sargento de la Armada protagonizó noche de furia contra su familia

Por La Prensa Austral martes 10 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
2.208
Visitas

Con la obligación de abandonar el hogar que hasta la madrugada de ayer compartía con su cónyuge e hijos, además de la prohibición de acercarse a ellos, quedó el sargento de la Armada de Chile de iniciales R.H.C.A., de 39 años (reservamos su identidad para proteger a las víctimas), quien habría propinado una golpiza a su esposa, en frente de sus hijos, sumido en un profundo estado de ebriedad.

De acuerdo a los antecedentes entregados este lunes en audiencia judicial, alrededor de las 3,30 horas de la madrugada, la esposa del funcionario de Asmar llegó a su hogar tras participar de una convivencia, mientras el imputado bebía alcohol en su hogar, en el sector sur de la ciudad. La mujer no habría alcanzado cruzar el dintel de la puerta, cuando recibió el arrebato de furia de su pareja, quien la agredió durante varios minutos, sin importarle que sus hijos estuvieran en el lugar.

De acuerdo al detalle entregado durante la audiencia de formalización por el fiscal Oliver Rammsy, el sujeto incluso retuvo a la mujer provisto de un arma blanca, y después la echó de la casa, sin importarle ni la hora, ni las bajas temperaturas. En ese instante, adolorida por los golpes, la mujer dio cuenta a Carabineros, siendo detenido el sujeto.

Con todo lo anterior, la Fiscalía le imputó cargos como autor de lesiones y amenazas en contexto de violencia intrafamiliar, por lo que el juez Juan Enrique Olivares ordenó el abandono del imputado de la casa que compartían, fijando un plazo de 60 días para la investigación.

Cabe consignar que, pese que el imputado no presentó una denuncia formal, el magistrado Olivares ordenó oficiar a la Fiscalía Militar el investigar las lesiones que presentaba el imputado en diversas partes del cuerpo, entre ellas una fractura en uno de sus dedos, ya que luego de ser detenido, habría protagonizado desórdenes en el calabozo de la Comisaría, donde habría sido reducido por la fuerza.

Aquello fue constatado cuando, en su calidad de funcionario activo de las Fuerzas Armadas, fue entregado a la policía militar, quienes debieron trasladarlo al Hospital Clínico para una nueva constatación de lesiones.