Necrológicas
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Silvia Violeta Alvarado Yáñez
  • Elba de Lordes Mansilla Zúñiga
  • Abel Garay Bórquez
  • María Ester Martinich Harambour
  • Pedro Antonio Vargas Ojeda
  • Elba del Carmen Gallardo Barría
  • José Luis Oyarzo Remolcoy
  • Adolfo Soto Carrillo

Seremi de Ciencia: “Debemos combatir los prejuicios que han alejado a las niñas de la ciencia”

Por La Prensa Austral jueves 13 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

La brecha de género en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas persiste desde hace años en todo el mundo. A pesar de que la participación de las mujeres en carreras científicas ha aumentado todavía se encuentran insuficientemente representadas en estos campos.

La ciencia y la igualdad de género son vitales para alcanzar una sociedad más equitativa. En los últimos años, tanto la comunidad internacional como nacional han hecho un gran esfuerzo para inspirar y promover la participación de las mujeres y las niñas en las actividades científicas.

Sin embargo, a pesar de que han habido avances en la participación de las mujeres en el campo científico, las cifras indican que con esfuerzo alcanzan el 28% cuando se revisa la lista de investigadores en todo el mundo.

Del total de los premios Nobel entregados, sólo un 3% ha sido recibido por mujeres y del universo de personas que cursan estudios de doctorado, sólo un 25 % corresponde a mujeres.

La seremi de Ciencia de la Macrozona Austral de Aysén y Magallanes, Pamela Santibáñez, manifestó respecto a las brechas de género en la ciencia que una de las tareas más importantes para el ministerio que representa es avanzar en tener un sistema científico, tecnológico y de innovación sin brechas de género.

“Una de las iniciativas importantes es la construcción de una Política de Género. Además para combatir los prejuicios que han alejado a las niñas de la ciencia, estamos coordinando acciones con la subsecretaría de Educación Parvularia, para acercar a los investigadores y su forma de mirar el mundo a la educación en la primera infancia, donde comienzan a generarse las primeras brechas”.

Las brechas de género en esta área comienzan desde muy temprana edad, según la fundación L’Oreal. Es, por ello, que muchas científicas se han dedicado a la divulgación de la ciencia desde la primera infancia, ya que el primer desfase comienza en la escuela primaria y va creciendo a medida que se adquieren mayores conocimientos.

La bióloga marina y estudiante de magíster de la Universidad de Magallanes (Umag), Jessica Paredes, señala respecto a la divulgación:  “Tenemos que invitar a las niñas a involucrarse más en el campo de la ciencia, trabajando con ellas en terreno, para que sientan curiosidad e investiguen sobre lo que les interesa, para que de esta manera estén conectadas con su entorno y así cuestionarse su alrededor, lo cual es la base de la ciencia”.

La paleontóloga magallánica y doctorado en la Universidad de Heidelberg, Judith Pardo, dijo que “las mujeres científicas en estos tiempos tenemos un papel fundamental en la transmisión del conocimiento desde nuestras respectivas áreas de investigación. Ser activas y divulgar la ciencia es importante para llegar a las niñas y jóvenes de hoy. Debemos romper las brechas de género y los estereotipos, en donde aún existen carreras que se piensa que son sólo de hombres. Un ejemplo es la paleontología, en donde desde los inicios las mujeres han estado presentes con hallazgos importantísimos, como, por ejemplo, Mary Anning, quien a los 13 años encuentra el primer esqueleto de ictiosauro”.

La realidad demuestra que existe un enorme potencial científico femenino, un ejemplo de ello es el número no menor de investigadoras que lideran proyectos chilenos de ciencia en la Antártica.

El Programa Nacional de Ciencia Antártica (Procien) cuenta en la actualidad con un total de 110 proyectos que están organizados en siete líneas de investigación. De esa cifra, un 49% son liderados por mujeres, dos puntos más que el año anterior. Números que contrastan positivamente con la realidad nacional y mundial.

La encargada de género del Instituto Antártico Chileno, Geraldine Asencio Subiabre, explica que “el Inach, como parte de sus compromisos de género, está recopilando información que permita entender las dinámicas y las tendencias de la participación de hombres y mujeres en ciencia antártica”.

Unas de las observaciones es la diferencia en cómo los hombres y mujeres de ciencia conforman sus equipos de trabajo. “Por ejemplo, en la postulación al XXV Concurso Nacional de Proyectos de Investigación Científica y Tecnológica Antártica (Concurso Regular Inach 2019), se presentaron 62 propuestas: 42 de ellas lideradas por varones (67%) y en 13 proyectos no se incluyeron mujeres en el equipo de trabajo. En el caso de los 20 proyectos presentados por mujeres, los equipos de trabajo están conformados de manera más equilibrada: 42 hombres y 40 mujeres”, detalla la encargada del área.

El desafío parece ser claro: se debe acercar la ciencia a la ciudadanía, sin estereotipos y brechas género. Para promover de esta manera una sociedad más igualitaria en la ciencia y en todos los campos.