Necrológicas
  • Ximena Paz Alvarez Ruiz
  • Clara Díaz Guenchor
  • Teodoro José Arroyo Gómez
  • Julio Sebastián Calderón Maclean
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Melissa Alexandra Vera Torres
  • Luis Ortega Barría

Seremi del Trabajo llamó a mandantes a evaluar más detenidamente a empresas que licitan obras

Por La Prensa Austral martes 27 de diciembre del 2016

Compartir esta noticia
167
Visitas

Por caso de abandono de trabajadores de Constructora Trancura en Porvenir

En etapa de consulta a la Contraloría, para que se pronuncie si corresponde el pago por subrogación a los trabajadores de la desaparecida Constructora Trancura, se encuentra la gestión iniciada por la Dirección Regional del Trabajo, informó el seremi de esa cartera, Carlos Abarzúa. Dijo que el tema sin duda corresponde a una subrogación solidaria, por lo que basta el pronunciamiento del órgano contralor para que la Municipalidad de Porvenir pueda enterar sus salarios, imposiciones y si corresponde, finiquito a la veintena de trabajadores dejados a su suerte, tras la desaparición de los ejecutivos de la cuestionada empresa.

Al respecto, aseguró que el Estado puede hacer esos pagos directos, ya que fue el mandante de las obras dejadas inconclusas y que los haberes se deben obtener de los estados de pago que la constructora dejó pendientes por falta de informes de avance. “Hay voluntad y hemos hecho gestiones directas con la alcaldesa de Porvenir para que podamos hacer esos pagos, e incluso, nos reunimos con el contralor regional, por lo que esperamos que esto se solucione a la brevedad”, apuntó.

Aseguró que ahora todo depende de la eficiencia y el tomar cartas en el asunto por parte de la municipalidad fueguina, porque en la medida que pase el tiempo y se existe a futuro, una prebenda judicial que declare la obligación de pago, al transcurrir mucho tiempo la acción se torna más onerosa. “Lo mejor es resolver directamente en la Dirección del Trabajo y que la municipalidad pague a nombre de la empresa y tome la posición jurídica para pagar y finiquitar a los trabajadores”, acentuó.

Subrogación laboral y civil

Como la subrogación aplica sólo a trabajadores contratados, no entrarían los demás prestadores de servicios para Trancura, como es el caso de los camioneros que transportaban equipo y material, los dueños de hostales donde se hospedaban los trabajadores y los pequeños empresarios que hacían de subcontratistas, estimó la autoridad laboral, aunque dejó entrever que habría que revisar caso a caso. “Los reclamos son de trabajadores contratados por Trancura, donde hay una obligación laboral. Las otras pueden ser contrataciones civiles, que tienen otro mecanismo de cobro, donde el pago por subrogación también existe, pero en términos civiles, no laborales, como dice la Ley de Subcontratación”, explicó.

Abarzúa aclaró que aún no se sabe si la empresa está declarada en insolvencia económica, o si lo ha solicitado, lo que queda por precisar antes de proceder a la figura de subrogación, “y lo otro, es que no todos los trabajadores reclamaron en la Inspección Provincial de Tierra del Fuego, porque no son de la región y es probable que se hayan vuelto a sus regiones”, observó.

Mandantes deben revisar mejor a sus licitadores

No obstante, el seremi lamentó que esta situación, que se da tantas veces en Magallanes y muchas en Tierra del Fuego, en que llegan empresas que vienen a ejecutar obras y luego dejan abandonados a su gente -incluso trayendo trabajadores del centro del país- llama a extremar las exigencias que deben tener los mandantes de dichos proyectos. “Muchas veces (estas empresas) arrastran a trabajadores del centro del país para llevarlos a un lugar como es Tierra del Fuego, para después abandonarlos a su suerte”.

“En eso, los cuidados que deben tener los mandantes, las bases de licitación, exigir garantías, seriedad y responsabilidad en el cumplimiento de sus obligaciones, es algo que nosotros tenemos que hacer revisar. Cuando por ejemplo, el gobierno regional es el mandante, que se den garantías de seriedad. Hay empresas regionales que han dado garantías de seriedad, por eso yo rescato mucho a la empresa regional”, planteó.

Todo ello, observó, porque las regionales tienen un respaldo concreto, “tienen una mochila distinta al empresario nacional que se llega a establecer por primera vez a la región y que termina abandonando a sus operarios, los que terminan siendo sostenidos por la comunidad (en este caso, la porvenireña), porque muchas veces no saben los costos ni conocen la realidad local. Por eso, uno lamenta y condena a las empresas que tienen este tipo de actuar y que lamentablemente, no es la primera vez que ocurre en Tierra del Fuego”, cerró.