Necrológicas
  • Andrés Nicolás Pivcevic Rajcevic
  • Eduviges del Carmen Unquen Unquen
  • Lucía Ruiz Bustamante
  • Rubén Rosales Loaiza

Shirley Riascos, migrante: “Hay momentos en que me afecta la nostalgia”

Por La Prensa Austral miércoles 14 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
916
Visitas

Textos y fotos

Edmundo Rosinelli

Es parte de los más de mil trescientos colombianos que han llegado a estas latitudes. Shirley Riascos irradia simpatía. Es oriunda de Buenaventura, Colombia, y Para ella, la decisión de establecerse en Punta Arenas ha sido una buena aventura.

¿Por qué esta ciudad?

“Porque acá vive mi hermana hace quince años y un día vine a visitarla, pudiendo constatar que habían fuentes de empleo, a diferencia de lo que sucede en la ciudad de donde provengo. Entonces, decidí darme una oportunidad y quedarme acá. La verdad es que ya llevo dos años y medio y Punta Arenas me gusta mucho. Me han tratado bien, lo único que complica es el clima, pero, al final, lo tomamos como algo normal y hay que aclimatarse, no queda otra, pero el resto todo bien”.

Aunque reconoce que, como a toda persona que está lejos de su hogar y familia, la añoranza entristece sus días.

“Hay momentos en que me afecta la nostalgia, porque uno extraña mucho su país, y ahí es donde dan ganas de viajar, pero solamente de vacaciones. Pienso quedarme acá hasta que Dios lo permita”.

Dice no sentir discriminación y que, incluso, cuando sufrió un grave problema tuvo el apoyo de mucha gente. En tal sentido no tiene nada qué decir.

La dificultad a la que se refiere es el incendio que hace un año destruyó la vivienda que arrendaba en el Loteo del Mar, el 19 de septiembre de 2017.

“Pese a esto, me ha ido muy bien, ¡gracias a Dios! En Chile, me han tratado muy bien. Desde que llegué siempre he tenido empleo”, es lo que destaca y valora a la hora del balance.

Es madre de dos hijos que viven en Colombia, de 21 y 26 años. “Ellos son mi razón de ser y los extraño mucho. El menor estudia y el otro trabaja y, desde acá, les ayudo económicamente”.

Shirley espera recibir este mes la residencia definitiva.

Actualmente, trabaja en el café al paso de calle Bories, “Kios Coffee”, donde comparte labores con otras ciudadanas extranjeras.