Necrológicas
  • Francisca Javiera Puchi Nahuelquín
  • Ana Delia del Carmen Paredes Aguila
  • Blanca Guillermina Chiguay Cheuquepil
  • Sergio “Monito” Cárdenas Barría
  • Germán Estay Silva

Sujeto que estaba siendo investigado por conducir en estado de ebriedad chocó patrulla de Carabineros

Por La Prensa Austral domingo 17 de junio del 2018

Compartir esta noticia
158
Visitas

Pese a las múltiples campañas que se han realizado en Magallanes para que la comunidad tome conciencia de no conducir tras haber ingerido alcohol, la gente pareciera no entender, hecho que se reflejó durante la madrugada de ayer con un atípico accidente de tránsito.

A las 4,30 horas, un individuo identificado como Luis Florentino Soto Ovando, en circunstancias en que conducía un automóvil marca Mitsubishi específicamente en la intersección de las calles José Ignacio Zenteno con Ignacio Carrera Pinto, impactó contra una patrulla policial provocando daños en su parte trasera y además lesiones leves en dos funcionarios de Carabineros, quienes quedaron con contusiones cervicales y de rodilla.

Tras el choque, el sujeto procedió a darse a la fuga por lo que se inició una breve persecución por las calles Zenteno, Juan Salvo y General del Canto siendo interceptado en calle Riquelme, frente al número 225, lugar donde fue detenido el conductor infractor, quien se desplazaba en manifiesto estado de ebriedad y arrojando 1,92 gramos de alcohol por litro de sangre tras ser sometido a la prueba respiratoria Alcotest. Asimismo, al ser fiscalizado, el individuo únicamente portaba una licencia de conducir clase D.

Bajo este tenor, el individuo fue puesto a disposición de la justicia, compareciendo en audiencia de control de detención en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas a eso del mediodía de ayer, instancia en que la fiscal Romina Moscoso lo formalizó por los delitos de manejo en estado de ebriedad con resultado de daños y lesiones leves; e incumplir la obligación de detener la marcha y prestar la ayuda posible.

Ante esto, la fiscal le solicitó al magistrado Pablo Miño imponerle las medidas cautelares de arraigo regional y la prohibición de acercarse a las víctimas del accidente de tránsito, considerando que Soto Ovando había sido formalizado hace algunos meses por el mismo delito y registra antecedentes penales por dos ilícitos de desacato, lesiones menos graves, cuasidelito de lesiones graves y abuso sexual.

A dicha petición no se opuso el defensor penal licitado Guillermo Ibacache, siendo estas decretadas por el juez de garantía, fijando finalmente un plazo de 90 días para que se sustente la respectiva investigación.