Necrológicas
  • Sergio Omar Mansilla Soto
  • María Mansilla Argel
  • Juan Hernán Salas Rosales

Club Aonikenk lucha por mantener vivo el hockey sobre hielo en Punta Arenas

Por La Prensa Austral lunes 13 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
279
Visitas

En la pista de Zona Franca

El 5, 6 y 7 de julio participarán en un campeonato internacional en Puerto Williams, al que irán con equipo infantil, de mujeres y adultos. Mientras tanto, superan las adversidades de practicar en una pista de hielo no apropiada para este deporte, esperando contar con mayor apoyo y sumando interés de nuevos deportistas

Desde que la pista de hielo de Zona Franca fue reducida, para privilegiar la instalación de nuevos negocios, el hockey sobre hielo, que asomaba como una interesante alternativa deportiva, estuvo cerca de convertirse en un pintoresco recuerdo. Hasta torneos internacionales hubo, en el marco de las Invernadas.

Pero el Club Aonikenk se niega a que ese interés incipiente, se pierda. Hubo muchos niños que se entusiasmaron por este deporte, principalmente en la Escuela Manuel Bulnes, los mismos que ahora se encuentran entrenando para el torneo más austral del mundo: el 5, 6 y 7 de julio, en Puerto Williams, en el que participarán equipos de Argentina, Uruguay, Brasil y de las islas Malvinas.

Este torneo se jugará en la laguna Zañartu, y además de lo meramente deportivo (se espera que tenga certificación Guiness Record), servirá para dar a conocer la isla Navarino.

Pero en paralelo, el club lanzó su campaña para captar a nuevos integrantes para la “tribu” aonikenk. La inscripción tiene un costo de 5 mil pesos, y el club proporciona el equipo, porque como mencionó el entrenador de arqueros y parte del staff técnico, Domingo Vera, “sabemos que el deporte es caro, vestir a un jugador sale 400 mil pesos, o un arquero, un millón. Entonces tratamos de conseguir cosas usadas, prestamos cosas en el club y por ende, en el club cobramos 5 mil pesos la inscripción y nada más. Una vez formando parte del club, nos movemos con beneficios, completadas, venta de rifas, bingos y una cuota que el IND nos exige y que es de mil pesos”.

Para Vera, “el gancho acá es que el club sea no solamente para jugar hockey, sino de una visión muy formativa. Lo principal es más que ganar la Copa del Mundo o la Copa Stanley, es tener niños felices, que se vengan a divertir, pasen un buen momento y de ahí viene todo el resto, las reglas y reestructuración”. Lo llamativo es que los niños son los que menos temor tienen a la hora de practicar hockey, considerado como un deporte que igual tiene sus riesgos, principalmente por las caídas. “Los niños aprenden a patinar en 3-4 meses y los adultos, año y medio, pero los papás tienen un temor, ven los partidos de la NHL y creen que son puras peleas. Nosotros nos regimos por la IHF la Fifa del Hockey, donde está todo regulado”, advirtió Domingo Vera.

Esperan más compañeros

Ese entusiasmo es notorio en los chicos que asisten a la cancha de Zona Franca, donde por las nuevas condiciones de la pista (sin mallas de protección en su alrededor), tienen que conformarse con usar una pelotita plástica.

Un ejemplo llamativo lo representan Nicolás, Fardy y Katrina Durán Obando, tres hermanos que se unen en esta disciplina. Fardy tiene 13 años y siguió los pasos del mayor, Nicolás, que tiene 15. “Llevo como siete años jugando, es una experiencia que queda muy marcada en el corazón y es muy bonito patinar y sentir todo el andar en la cancha. Cuando entras da un poco de nervios, pero te empiezas a acostumbrar, es normal”, comentó el delantero.

Lo que sí lamenta son los cambios que experimentó la pista: “Igual se puede jugar pero no tan bien como cuando era más grande, es un poco incómodo, porque uno queda corto”.

A pesar de eso, tiene claro que mientras más interés exista, más posibilidades de desarrollo tendrán. “Me gustaría seguir practicando y que nos apoyen para más adelante, que en Punta Arenas haya una pista de hockey profesional, hace falta”.

Su hermanita Katrina tiene solamente 9 años y junto a su amiguita Fernanda Maldonado, de 7, están dando sus primeros pasos en el hockey. Por el momento, ya dominan el patinaje. Ambas se turnan para expresar sus sentimientos sobre esta nueva experiencia.

“Empezamos este año, ha sido muy bueno, aprendimos altiro. Yo aprendí cuando era pequeñita, mis otros hermanos entrenaban. Lo que más nos gusta es patinar y jugar y lo que más nos cuesta es frenar”.

Ingrid Obando es la mamá de Nicolás, Fardy y Katrina, la última en incorporarse a la disciplina. “Ella partió con patinaje y altiro se entusiasmó. Recién están empezando ellas que son las más chicas y los profes les están enseñando el sistema de hacer ejercicios, pero ellos partieron con el patinaje”.

Respecto de si hubo aprehensiones en la familia por lo peligroso que puede ser este deporte, Obando reconoció que “el hockey es un juego bruto, el único que ha tenido lesiones es el mayor, que se sacó el codo. Pero, la más chiquitita sabe patinar mejor que ellos dos, agarró altiro el hilo”.

Quienes quieran incorporarse al Club Aonikenk tienen que comunicarse a los números +56971533944 o al +56945632309, y está abierto para niños de 6 años en adelante. Y quienes quieran interiorizarse respecto de su práctica, antes de tomar una decisión, pueden asistir a una clase, en la pista de Zona Franca, los viernes de 20,30 a 22,30 horas.

Fotos Gerardo López