Necrológicas
  • Rodolfo Zambelich Miranda
  • Andrés Nicolás Pivcevic Rajcevic
  • Lucía Ruiz Bustamante

La apuesta por el paddle, una disciplina que cultiva el estado físico y la amistad

Por La Prensa Austral lunes 22 de abril del 2019

Compartir esta noticia
129
Visitas

Club Tie Break Paddle funciona desde el año 2004

El entrenador Víctor Escalona encabeza la práctica de esta disciplina ya tradicional en Magallanes, donde además de fomentarla entre los niños, selecciona a los mejores para la Selección Chilena Juvenil

Cristian Saralegui

csaralegui@laprensaaustral.cl

Hace unos veinte años, Víctor Escalona se entusiasmó con el paddle, época en que esta disciplina se concentraba en el local denominado El Túnel, de calle Bories, donde actualmente funciona la disco Club K. Después hubo otras canchas en calle Roca y en Kuzma Slavic, que daban cuenta de ese interés creciente por este deporte. Ahora, con casi 33 años, Escalona dirige y entrena a chicos de edad similar a la que él tenía cuando empezó.

El Club Tie Break Paddle es el laboratorio en que se forman las nuevas figuras, ya que Punta Arenas es uno de los principales surtidores de jugadores para las selecciones, especialmente juveniles. Si bien el club funciona desde 2004, este año se conformó con directiva y presentando proyectos. De hecho, están a la espera de ser beneficiados con un fondo para la promoción del paddle en establecimientos educacionales.

Pero como ya está dicho, el trabajo se inició hace quince años. “Empezamos a trabajar el fomento del paddle en los niños, porque antiguamente se jugaba los adultos y quedaba ahí, mucho trabajo con niños no había. Se invirtió en el club, hubo cambio de infraestructura e imagen, llevamos la cancha a nivel profesional con vidrio y pasto sintético, la reglamentaria a nivel profesional, no las antiguas de cemento que ya están obsoletas”, enfatizó Escalona, que, además, desde 2015 está a cargo de la Selección Chilena Juvenil.

Para ello, el entrenador se capacitó a todo nivel. “Me especialicé como profesor, instructor y formador, tengo dos cursos certificados en Argentina con el mejor entrenador del mundo, y un certificado de preparador físico de paddle. Aparte hice un curso en psicología deportiva, entonces manejamos todo ese concepto para trabajar bien con los niños, porque no solamente es enseñarles a jugar, sino la formación como personas”, manifestó.

Así que como director técnico ha llevado a la selección a disputar torneos internacionales, ininterrumpidamente desde 2015. “Ese año fuimos a un Mundial Juvenil en México, en el que Chile no asistía desde 1998, y no fallamos más. Después fuimos a Málaga, España el 2017, y este año a Valencia, a otro Mundial. Entre medio, el 2016 fuimos a un Panamericano en Buenos Aires, y el año pasado, a Brasil. Hemos tenido cuatro encuentros internacionales y vamos por el quinto, por lo que tenemos mucha experiencia, tanto yo como técnico como los chicos, ya que la base de la selección nacional es Punta Arenas”.

Sobre todo, porque el deporte comienza a difundirse a través de escuelas para niños de 5 años en adelante, con condiciones especiales (malla, paleta, pelotas), y de a poco van progresando hasta llegar a las categorías Sub 10, Sub 12, Sub 14, Sub 16 y Sub 18, que son las que juegan los torneos internacionales.

Para el entrenador, uno de los aspectos que diferencian al paddle respecto de otras disciplinas deportivas se fundamenta en lo social. “Es un círculo muy simpático, en que la gente se lleva muy bien, con mucha camaradería. A diferencia de otros deportes que son más de contacto y discusiones, hay siempre un ambiente muy ameno y familiar. En lo deportivo, se puede practicar fácilmente hasta más de 60 años, a quienes les hace un bien como personas ver que pueden competir a la par con gente menor”, explicó.

Todas estas cualidades son destacas por algunos de los jugadores. Marcos Kusanovic, tiene 14 años y hace un año y medio comenzó a jugar. “Me ha gustado mucho porque es un deporte divertido, que lo juegas con amigos. El paddle es un deporte más social que otros. Mi idea es seguir practicándolo por mucho tiempo”. En tanto, Tomás Mathieu, de 13 años, juega desde los 7. “Siempre veníamos a las 2 de la tarde y nos quedábamos hasta las 11, porque nos quedábamos a la espera de los turnos de las canchas, en esos cinco minutos en que se cambiaban los jugadores, entrábamos a jugar. Hemos hecho muchos amigos aquí, en Santiago y Argentina”. A su lado, Joaquín Escalona, que lleva la mitad de sus 12 años jugando paddle, acumula una experiencia sorprendente: “En 2017 fui al Mundial de España y el 2018 al Panamericano de Brasil, perdimos en cuartos de final”.

Finalmente, Gabriel Videla, de 13 años no tiene dudas: “Para mí, este deporte es lo mejor que hay, muy divertido. Practiqué fútbol, pero me gusta más el paddle, cualquiera lo puede jugar”.

Todos ellos formaron parte del torneo que se disputó este fin de semana, que, como concluyó el entrenador Víctor Escalona, “este Nacional de menores es el primero que se hace en Punta Arenas, con la participación de chicos de Villa alemana, Santiago, Valdivia, La Unión, más una escuela de Tolhuin y otra de Río Gallegos. Son cerca de 40 niños, y para los chilenos es clasificatorio al Mundial que tenemos este año”.

Fotos Rodrigo Maturana