Necrológicas
  • Hernán Guerra Cowell

Más de 30 niños dan vida a Escuelita Inclusiva de Futsal

Por La Prensa Austral lunes 31 de diciembre del 2018

Compartir esta noticia
542
Visitas

Iniciativa inédita crea espacios deportivos para menores de doce años

Último entrenamiento del año convocó a una veintena de niños quienes aprenden de la mano del profesor

Son 34 niños los que dan vida a la Escuelita Inclusiva de Futsal, una iniciativa que busca acercar a niños que tienen entre 3 y 13 años al deporte, gracias a un taller gratuito que, independiente de las capacidades diferentes, muestra a los pequeños una posibilidad de brillar en las actividades deportivas.

Así los pequeños llegaron el sábado pasado al último entrenamiento del año en el Gimnasio de la Mujer donde mostraron sus habilidades ante un grupo de padres y apoderados, quienes entusiastas valoraron los aprendizajes de sus hijos y nietos.

Cada quien a su manera, los pequeños deportistas pusieron esfuerzo y entusiasmo para practicar una de las disciplinas más practicadas de la región.

Contentos comenzaron su práctica, poniendo a prueba lo aprendido para continuar trabajando de la mano de un grupo de profesionales que a puro esfuerzo han logrado dar vida a una iniciativa inédita en la región, que abre caminos en el deporte para quienes tienen algún grado de capacidades diferentes.

El profesor Óscar Soto de la Fuente, quien es el creador de la Escuelita Inclusiva de Futsal Magallanes, hizo ver que es la única iniciativa de este tipo en la región. Explicó que en la actualidad están trabajando con niños de diferentes edades, géneros y diagnósticos.

Los integrantes de esta escuelita tienen entre 3 y 13 años y para inscribirse sólo deben contactarse a través del Facebook Escuelita Formativa e Inclusiva.

Se trata de una iniciativa que no tiene costo para la familias, es una actividad gratuita que se ha levantado a puro esfuerzo. De manera que si alguna persona o empresa puede apoyar a estos niños en la práctica deportiva también los puede contactar a través de Facebook.

“Fue creada para que los niños tengan su espacio, para que conozcan la disciplina del Futsal y para que puedan ganarse el respeto que se merecen. Muchas veces a nivel curricular no tienen la posibilidad de practicar deportes… Buscamos que tengan su espacio para que vengan a jugar y a disfrutar de una de las disciplinas más importante a nivel regional”, comentó, explicando que el objetivo es que se puedan proyectar todo el año.

El equipo está compuesto por cinco monitores, una profesora de educación física, un kinesiólogo y un paramédico.

Eduardo Vargas Eugenin llegó a la última práctica con su hijo Ignacio Vargas Rabanal, de 13 años, quien estaba feliz no sólo por poder jugar futsal, sino por poder compartir con otros niños. “La Escuelita es un gran espacio para ellos, porque hay escuelas de futbol, pero para niños especiales no hay. Es, por eso, que para nosotros éste es un espacio maravilloso porque ellos están disfrutando y corriendo con una pelota, ellos son felices”, dijo.

Ignacio tiene múltiples diagnósticos, pero la más importante es que tiene un retraso global del desarrollo psicomotor y es hipotónico. Hasta ahora no hacía deportes, pero ha logrado comenzar a integrarse a esta práctica deportiva pudiendo mejorar sus habilidades con cada entrenamiento. Por sobre todo, está contento porque tiene un espacio para jugar.

Elizabeth Carrasco Tihuel llegó acompañando a su hijo Maximiliano Villegas, de 4 años, al último entrenamiento del año. El se ha sumado a la práctica de futsal con mucha emoción.

Si bien Maximiliano tiene hipoacusia bilateral, en el gimnasio no se nota y comienza a practicar sus ejercicios y a mostrar sus habilidades con el balón. Elizabeth Carrasco es la presidenta de la organización que esta semana logró su personalidad jurídica y comentó que comenzaron a trabajar hace alrededor de tres meses. “Tenemos hartos proyectos para nuestros niños, pensando en ellos y la idea es que se vayan sumando las personas a esta iniciativa… Esta Escuelita es extraordinaria porque acá los niños son felices y por eso el proyecto es espectacular”.

Por su parte, Carolina Téllez Cárcamo concurrió con su hijo de Javier Villegas, otro de los entusiastas deportistas de la jornada. El espera los sábados para vestir su camiseta y los short para comenzar con el entrenamiento. La felicidad es total para él durante la jornada sabatina. Javier tiene síndrome de Down, así que complementa sus estudios con el deporte, por eso esperan que este espacio se mantenga.

Fotografías César Sandoval