Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Sacrificando estudios y familia, joven tenista magallánico proyecta su futuro en el circuito profesional

Por La Prensa Austral lunes 13 de noviembre del 2017

Compartir esta noticia
448
Visitas

David Fernández

dfernandez@laprensaaustral.cl

Fotos Rodrigo Maturana L.

Franco Silva Fuentealba es un joven entregado totalmente al tenis, su dedicación por el deporte le ha significado muchos triunfos y viajes por América. A sus 12 años, la raqueta formada en el Magallanes Lawn Tennis Club, actualmente está de vuelta en Punta Arenas tras haber estado entrenado cinco meses en el Club Silo Tenis Valdivia, en la Región de Los Ríos.

Durante ese tiempo el joven viajó entre Punta Arenas y Valdivia junto a su mamá Angela Fuentealba, quien lo acompañó a los diferentes torneos en el país junto a Jorge Paredes, experimentado entrenador de tenis, profesor de educación y magíster en ciencias del deporte.

En el marco del circuito nacional de menores de la Federación de Tenis de Chile el magallánico logró su primer título en la categoría sub-12, en el torneo grado 2 Copa Estadio Español de Chiguayante, Región del Bíobío, al imponerse al primer preclasificado del certamen y número 3 del ranking nacional, Francisco Durán. A la fecha, Franco Silva ha disputado 11 campeonatos. Comenzó el año tenístico en el peldaño 51 del ranking de su categoría y hoy se encuentra 15 a nivel nacional, en Sudamérica es el 313 y 280 en los torneos de la Confederación Sudamericana de Tenis. Cabe señalar que en 2014, se coronó dos veces en la serie sub-10. De igual manera, trabajó en períodos estivales con el destacado entrenador argentino Horacio de la Peña, ex coach de Fernando González y del equipo nacional.

En octubre el tenista magallánico viajó a Florianópolis, Brasil, para participar del Cosat, organizado por el tres veces ganador de Roland Garros, Gustavo “Guga” Kuerten, ex número uno del mundo. Los resultados quizas no fueron los esperados –en varios partidos enfrentó a rivales que lo superaban en edad-, pero si son destacables ya que Franco se codeó con lo mejor de América, siendo el país anfitrión y Argentina uno de los mayores exponente del continente junto a Estados Unidos.

“El participar de torneos internacionales es una experiencia única, estas competiciones te ayudan mucho a mejorar tu nivel, porque es muy distinto el nivel de Chile en comparación a otros países. Por lo demás en esos lugares los jugadores genéticamente son súper diferentes, por ejemplo los brasileros son muy altos, entonces tienen un poco más de ventaja”, indicó el tenista.

Cabe señalar que Franco Silva siempre ha jugado en canchas de cemento, pero los desafíos lo han obligado a acostumbrarse a la arcilla, y seguir trabajando sobre otro tipo de terrenos.

Estudios

Franco dedica la mayor parte de su tiempo al tenis y eso porque tanto él como su familia, esperan que el joven alcance la gloria profesional en el deporte. Por lo mismo, este magallánico no asiste a ningún colegio, lleva dos años con metodología “home school”, en la escuela virtual Think Academic, en donde tiene la ventaja de acceder a la plataforma de estudios y libros desde cualquier punto con conexión a internet, permitiéndole seguir entrenando y perfeccionándose en el tenis, pero sin dejar de lado su proceso educativo. Cada noviembre rinde exámenes libres.

“Igual es raro no ir al colegio, pero me acostumbré y todavía tengo amigos de mi ex colegio y por donde voy hago amistades, así que no tengo ningún problema”, señaló Silva.

Pasión on line

El joven confiesa que el tenis es para él una pasión y su vida. “Este deporte me cautivó porque yo creo que es una disciplina muy difícil, entonces, si logras algo importante cuando estés más o menos viejo, puedes mirar atrás y sentirte orgulloso. Pasa que a pesar de que uno trabaja con varias personas y tienes un gran apoyo, al fin y al cabo en la cancha uno está solo, tienes que ‘aperrar’ y agarrártelas como puedas”, explicó el joven, agregando que su jugador favorito es el suizo Roger Federer, pero a nivel nacional lo es Julio Peralta.

Debido a que Franco Silva desea ser profesional y su familia lo apoya en su totalidad, este tiene un itinerario de entrenamiento bastante intenso. El joven tiene un calendario que debe cumplir a cabalidad, este especifica las horas de practica, estudio y juego que tiene de lunes a viernes. Por lo mismo en total, dedica más de 13 horas a su deporte. Soñando con ser una reconocida figura del tenis, después de haber estado habitando prácticamente en Valdivia, el magallánico ahora se trasladará a Santiago para aprender en la academia de Horacio de la Peña.

“Además de ser profesional, mi objetivo es hacer algo nuevo en el tenis. Eso es lo que más quiero. Dejar algo así como mi huella. Voy a seguir esforzándome porque esto es lo que más me atrae, la verdad que con otros deportes no sería lo mismo. Sé que se habla mucho del verdadero recambio del tenis chileno y me gustaría mucho ser parte de ello, pero aún me falta mejorar, pero continuaré para llegar a ese punto en el que pueda representar a Chile en la Copa Davis, eso sería una tremenda experiencia”, concluyó Franco Silva.

Una familia orgullosa

Está claro que todo el proceso que Franco vive es gracias al trabajo y apoyo incondicional de su familia, su padre Alejandro Silva, su madre Angela Fuentealba y su hermana Nicole Silva. El papá cuenta que la relación de Franco con la raqueta nació cuando éste tenía apenas dos años, mediante un juego, demostrando dotes para el deporte incluso para esa edad. Desde que entró al Magallanes Lawn Tennis Club el joven magallánico fue ascendiendo en la disciplina deportiva. Así llegó a la academia de Horacio de la Peña, quien, sin vacilar, les dijo que los 12 años es una etapa límite para tomar la decisión para iniciar un camino para ser profesional, por lo que así lo hicieron y tomaron las medidas necesarias. “Horacio le dijo textualmente a Franco, ‘esto no es Fantasilandia, aquí te voy hacer sufrir, aquí te voy a sacar la mierda’, y Franco le respondió ‘para mi sería un honor que me saque la mierda, sobre todo usted que es Horacio de la Peña’. Así comenzó todo, cuando Franco tenía 8 años”, explicó el papá del joven tenista.

La determinación para que Franco sea profesional la familia la tomó hace ya dos años. Alejandro Silva dice que no fue complejo, sin embargo no es algo fácil de encarar. “Nosotros pensábamos, si no damos este paso ahora, con el tiempo nos vamos a arrepentir. Frente a eso preferimos arriesgarnos. Todo fue bien pensado y el hecho que en familia conocemos el proceso del tenis, ayudó mucho. Nuestra mayor preocupación es el tema económico, nosotros ayudamos en todo lo que podemos, pero solos como familia es muy difícil, se gasta mucha plata, incluso a nivel nacional, los pasajes, estadía y alimentación es algo se siente en el bolsillo, ojala que podamos recibir ayuda de quienes crean en el talento de Franco”, concluyó Alejandro Silva.

Finalmente, el entrenador del Magallanes Lawn Tennis Club y de Franco Silva en Punta Arenas, Miguel Angel Simi, señaló: “Franco está en cambio de categoría y debe enfrentarse a jugadores de otra envergadura física, va a tener que ingeniárselas y trabajar mucho para superar los obstáculos. Franco es una jugador que tiene mucha potencia en sus extremidades superiores, entonces hay que sacarle provecho a eso, pero sin descuidar la parte inferior, entonces él tiene que trabajar mucho en base a velocidad y fuerza”, concluyó.