Necrológicas
  • José Arturo Olavarría Velásquez
  • Víctor Serón Nail

Tatiana Gómez: la referente del básquetbol que fue elegida una de las 50 «embajadora» por los 500 años del estrecho

Por La Prensa Austral miércoles 12 de junio del 2019

Compartir esta noticia
426
Visitas

Trayectoria de más de 15 años en Europa

La destacada deportista fue nombrada el lunes dentro de los 50 embajadores que tendrá Punta Arenas para la celebración de este hito. Un reconocimiento también a su familia, todos ligados y con historia, en el básquetbol regional

El lunes pasado, en el Centro Cultural, se dio a conocer a las 50 personalidades e instituciones que serán las embajadoras de Punta Arenas, para la celebración por los 500 años del estrecho de Magallanes, en 2020. Figuras de distintos ámbitos estuvieron presentes, en la que el deporte no podía quedar ausente. Y de ese grupo, Tatiana Gómez Kehsler ocupaba un lugar preferencial. No sólo por su 1,90 metro de estatura, que ya de por sí la hacía sobresalir de los demás, sino también por su importante trayectoria, que con pasos por clubes de Portugal y España durante más de 15 años, la acreditan sobremanera para esta distinción.

Hija de Miguel Angel Gómez Vandel-Steel y de Ibeth Kehsler Guerrero, Tatiana nació en 1981 y es la menor de tres hijos. Un año antes había llegado al mundo Johnny y en 1973, Katty. “Mis papás jugaban y yo comencé porque mi hermano se metió en el básquetbol y el profesor Cristián Villena y Edgardo Ojeda nos metieron a los tres al básquetbol, fuimos al Club Chile. Yo iba como en quinto básico, recuerdo”. No tiene memoria de cuántos años permaneció en el club, pero calcula que después de terminar la enseñanza media pasó a jugar por Umag.

De ahí, su talento traspasó las fronteras y tras jugar por Thomas Bata, dio el salto a Europa, siendo contratada, en 2003, por el club portugués Povo de Esgueira. “Como siempre fui seleccionada, los representantes miraban los Sudamericanos y le ofrecían irse a alguna otra parte. Primero querían que fuera a Siria y cuando salió la propuesta de Portugal, fui a probar, estuve casi tres años y después pasé a España. Yo me adapté muy bien, como me gustaba entrenar, iba, jugaba y entrenaba. No me costó, obviamente una siempre extraña, pero antes ya había ido a Ecuador a jugar algunos torneos, por un mes, entonces viajaba harto”, comentó sobre esa experiencia.

Allá pudo notar las diferentes realidades entre el nivel chileno y el europeo. “En Portugal era menor el nivel que en España. Ahí me costó adaptarme en un principio, pero después mejoré. Todos los años que estuve allá me dediqué 100% al básquetbol. En Chile es difícil, porque la liga es súper corta y no pagan lo que deberían pagar, si es que alguien quiere dedicarse”.

Fueron en total, 15 años anotando en los cestos europeos, donde hizo muchas amistades y pudo capitalizar su talento, en ciudades como Pontevedra, Ferrol, Cáceres y Hondarribia, en el País Vasco. “Pero ya dejé de ir porque tuve a mi hijo Julián, aunque durante dos años viajé con él y el papá, pero cuando tuve a Luna, ya fue más complicado. Hace tres años dejé de ir. Estuve en Valdivia un año y después regresé a Punta Arenas”.

Desde pequeña, también supo lo que era defender la camiseta de la Selección Chilena. “La primera vez fue cuando era ‘Pasarela’, ya no se dice así, infantil creo que es. Tendría 12 años.”. De esa época, recuerda que en sus primeros partidos en la selección adulta, con 16 años, en un Sudamericano anotó un autogol, jugando contra Venezuela.

Actualmente, a sus 37 años, se mantiene jugando en Chile, y reconoce que “siempre me han pagado bien, pero son tres meses normalmente a las jugadoras chilenas, aunque ahora me hicieron un contrato anual. Durante el segundo semestre voy a jugar acá, y también jugaré en la Liga Nacional por Paillaco (Región de Los Ríos)”.

En paralelo, Johnny, tras salir del liceo, se fue a estudiar a Valdivia la carrera de Ingeniería Forestal, y a defender al Torreón, donde fue campeón de Dimayor en 2002. “Compramos una parcela y tenemos un negocio. Por eso no tiene mucho tiempo para jugar”, apuntó Tatiana.

En tanto, la hermana mayor, Katty, se desempeñó como basquetbolista en Magallanes, jugando hasta los días de hoy en los seniors por Umag, Cordenap y en el básquetbol laboral.

Embajadora

“Cuando me dijeron, me gustó que reconocieran todo el tiempo que estuve fuera. Muy bonito. No sé muy bien cuál será nuestra función, me avisaron dos días antes, así que no me lo esperaba, sobre todo porque ya no juego afuera”, reconoció. En todo caso, no es la única basquetbolista que será embajadora de este hito, porque Tatiana Gómez estará acompañada por las promisorias Bárbara Torres y Valentina Ojeda.