Necrológicas

Tatuaje permitió identificar a joven fallecido en incendio de céntrico edificio abandonado

Por Nicolás Ulloa martes 26 de julio del 2016

Compartir esta noticia
5.021
Visitas

El menor de cuatro hermanos era Rodrigo Omar Tecay Burgos, joven de 21 años de edad, cuyos restos desde ayer están siendo velados en el Santuario María Auxiliadora, tras ser retirados desde el Servicio Médico Legal, una vez identificado. Tecay era la persona que fue hallada sin vida y calcinada al interior de lo que fue la morgue del ex Hospital de la Caridad, en Diagonal Don Bosco, antiguas instalaciones abandonadas que se incendiaron en la madrugada del domingo recién pasado.
De acuerdo a lo manifestado por la familia, fue tal el grado de calcinación que sufrió el cuerpo del joven oriundo de la ciudad de Quellón, Chiloé, que era imposible, al menos visualmente reconocerlo. Sin embargo, ante las sospechas de que podría ser él la víctima del siniestro, los familiares acudieron al Servicio Médico Legal, logrando identificarlo gracias a un tatuaje en una de sus manos, lo que fue corroborado con exámenes genéticos, según explicó Juan Tecay, hermano mayor de la víctima.
Palabras de pesar manifestó el familiar ante la trágica muerte, reconociendo que su hermano “Choco”, como le llamaban con cariño, había llevado una tiste vida involucrándose en diferentes hechos conjugado aquello con la ingesta de alcohol y drogas; pese a lo cual, mantenía contacto con sus familiares, quienes lo acogían cada vez que los visitaba, aunque a su corta edad, deambulaba entre los hogares de su familia y la calle, encontrando en el edificio incendiado un refugio esporádico.
“De todas maneras lo vamos a recordar como un chico alegre que le gustaba la cumbia”, señaló el hermano, quien además confirmó que sus otros dos hermanos y su padre ya tomaron conocimiento de lo sucedido, estando en zona de pesca. En tanto la madre de la víctima, llegaba ayer desde Rancagua para participar de la despedida de su hijo.
Consultado al respecto, el fiscal Oliver Rammsy, quien por el turno semanal le correspondió dirigir las primeras indagaciones de lo sucedido, precisó que no se le ha informado el hallazgo de elementos que hagan parecer que el hecho haya tenido alguna intencionalidad, por lo que hasta el momento, el caso es investigado como un suceso fortuito, confirmándose que no había rastros de acelerante en el edificio incendiado.
Los restos del malogrado joven están siendo velados en la capilla del Santuario María Auxiliadora, y sus funerales se realizarán a partir de las 15,30 horas de mañana, siendo depositados posteriormente en el Cementerio Municipal de Punta Arenas.