Necrológicas
  • Rolinda Alvarez Ovalle
  • Ana María Velásquez Muñoz
  • José Casanova Carreño

“Tenemos que seguir siendo claros en castigar y prevenir posibles delitos sexuales”

Por La Prensa Austral lunes 16 de abril del 2018

Compartir esta noticia
244
Visitas

Monseñor llamó a tener una iglesia cercana y transparente son los desafíos de los católicos en Magallanes.

Insertarse en la comunidad, ser transparentes y cercanos con quien más sufre son los desafíos de la Iglesia Católica en Magallanes.

Lo anterior fue el llamado formulado por el obispo Bernardo Bastres durante la misa celebrada ayer en conmemoración de los cien años de creación de la Parroquia María Auxiliadora del Carmen de Puerto Natales.

La conmemoración religiosa se realizó en el templo parroquial, donde participaron el superior de la Congregación Salesiana en Chile, sacerdote Carlos Lira, el intendente regional Christian Matheson, la gobernadora Ana Mayorga y el alcalde de Natales, Fernando Paredes, entre otros.

En su homilía el obispo Bernardo Bastres manifestó que los miembros de la iglesia deben participar en las organizaciones políticas, sociales y comunitarias. Que se deben reconocer los errores y no justificar aquello que no tiene justificación.

Agregó que “estamos llamados a anunciar la buena noticia de Jesús. Debemos salir de nuestros espacios para ir donde están las personas, los clubes deportivos, los lugares de esparcimiento. Volvamos a golpear las puertas e interesarnos por nuestros vecinos. Debemos seguir teniendo mayor transparencia en la labor pastoral y tenemos que seguir siendo claros en castigar y prevenir posibles delitos sexuales, denunciarlos a tiempo y sobre todo a dar las explicaciones y reparaciones oportunas”.

Añadió que se debería dar cuenta pública todos los años de las actividades pastorales, porque aún falta crecer en transparencia en el uso del dinero.

Agregó que “nuestro servicio también es acompañar, visitar al enfermo, estar junto a quien ha sufrido una desgracia o dificultad; darle esperanza a quien se encuentra en la cárcel y darnos tiempo para acompañar a nuestros adultos mayores”.

Luego de sus palabras se procedió a bendecir el agua bendita en la pila bautismal donada por la familia Iglesias, y que es una de las reliquias con que cuenta el templo parroquial. Tras ello la gobernadora Ana Mayorga y el alcalde Fernando Paredes junto a su esposa Margarita Cárdenas llevaron las ofrendas del pan y el vino hasta el altar.

La ceremonia culminó con la entonación  del “Cumpleaños feliz”. Finalmente el obispo Bastres junto al intendente Matheson salieron hasta las puertas del templo para despedirse de los fieles que en gran número llegaron hasta el recinto.