Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Transportista magallánico lleva once días “varado” en Dalcahue tras movilización de pescadores en Chiloé

Por Andrea Coñuecar miércoles 11 de mayo del 2016

Compartir esta noticia
625
Visitas

Abatido se encuentra Juan Torres Cárcamo, transportista de 56 años con domicilio en Punta Arenas, quien se desempeña en labores de carga de verduras, frutas y encomiendas, en un trayecto que conecta en forma frecuente las regiones de Los Lagos y Magallanes.

A cargo de la empresa de transportes terrestres San Andrés, Juan Torres lleva once días sin poder retornar a Punta Arenas, a raíz de la falta de acercamiento entre el gobierno y los pescadores artesanales, situación que ha llevado a un conflicto de alto impacto desatado en ciudades como Castro, Quellón, Chonchi y Ancud.

El transportista lleva consigo una carga que asciende a los 24 mil kilos -entre frutas, verduras y cajas de encomienda- distribución que el atribulado trabajador vio interrumpida, tras verse imposibilitado de retornar hasta Punta Arenas, dado que la fecha planificada para ello, coincidió con el inicio de las movilizaciones que los pescadores artesanales de Chiloé han levantado para pedir compensaciones por las pérdidas de los productos marinos, que el gobierno aduce, fueron provocadas presumiblemente por la “marea roja”.

“Hay un clima de desesperación”

Gracias al apoyo de familiares que se encuentran en Dalcahue, Torres Cárcamo ha podido pernoctar allí. Sin embargo, ha atestiguado situaciones límite, donde otros transportistas -provenientes del norte del país- han sufrido de diversas incomodidades y faltas de insumos básicos, que están agudizando un conflicto que, lejos de acercar a las partes, se ha visto acrecentado con el paso de los días.

Por otro lado, el almacenamiento de la carga de productos perecibles, ha desembocado en cuantiosas pérdidas difíciles de calcular monetariamente, según relata el transportistas José Torres.

“Verduras y frutas que llevaba en el camión tuve que tirarlas, para no perder la mercadería que eventualmente podría salvar. Zanahorias, papas, manzanas y parte de una carga de ajos se contaminaron con la humedad y tuve que tirar prácticamente todo”, expresó.

El trabajador puntarenense apuntó a la falta de responsabilidad del gobierno de turno, en no haber generado un acercamiento a tiempo con las peticiones de los pescadores artesanales, quienes producto de la pérdida de su fuente laboral- a raíz de la contaminación marina- ha puesto en riesgo no sólo al rubro artesanal, sino también a los distribuidores, como es su caso. 

“Aquí está todo complicado. Sin embargo, la gente está muy unida, porque la situación de los pescadores artesanales, está afectando a toda la sociedad, incluido el comercio y el transporte de carga. Se está entrando en un clima de desesperación, porque hay un notorio desabastecimiento. Hay poca comida en los locales comerciales y si no se logra un acuerdo, puede haber una ola de movilización social mayor”, remarcó el transportista.