Necrológicas

Un grupo de estudiantes revive el arte de la dramaturgia como forma de expresión

Por La Prensa Austral jueves 8 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
134
Visitas

Desarrollado desde agosto en Punta Arenas y Natales

Dramaturgia Magallánica, a través de un Fondart de Formación Regional, realiza estos talleres para adolescentes, que se suman a los concretados el año pasado con adultos mayores

Fotos César Sandoval

Al principio, nadie sabía muy bien de qué les hablaban. La mayoría se enteró por sus madres, que les dijeron que en el Liceo Sara Braun comenzarían a dictar un taller de dramaturgia. Y si bien en sus respectivos establecimientos educacionales se aborda esta materia, es a través de los conocimientos que entregan Paulina Torres y Andrea Pereda mediante el grupo Dramaturgia Magallánica, que se han convertido en unos dramaturgos en potencia, con muchas ideas para concretar en futuras obras de teatro.

Torres y Pereda realizan este taller en Punta Arenas y Natales (en el Espacio Natalis), enfocado para adolescentes desde los 12 a los 17 años. El año pasado trabajaron con adultos mayores, y este 2018, a través de un Fondart de Formación Regional, comenzaron en agosto con las clases, que se inician con actividades recreativas, para “despejar la mente”. Asimismo, comparten ricas onces, para hacer más ameno y estimular el proceso creativo.

“La idea es que ellos aprendan a escribir su propia obra de teatro. La docente Andrea Pereda les entrega las herramientas para realizar su creación, y estamos netamente en la etapa de revisar referentes dramatúrgicos, por ejemplo, realismo chileno de Isidora Aguirre para que conozcan más ellos y que les sirva como referente para sus propias obras. El objetivo final es que ellos escriban su trabajo y que sea publicado en la página web www.dramaturgiamagallanica.cl. La decisión de la obra se toma en conjunto, si alguien quiere escribir en conjunto o de forma personal una o más obras; es un trabajo bastante libre. Por eso la primera etapa da las herramientas para que ellos puedan escribir el trabajo”, explicó Paulina Torres.

A su vez, Andrea Pereda detalló que “las sesiones siempre parten con ejercicios más dinámicos, y después hacen improvisaciones escritas, donde se les da un pie forzado y así han creado un montón de historias, son todos secos. Vimos lo que era el conflicto, los espacios, cómo funciona el diálogo dramático, sus funciones, estructura dramática, como una base y ahora seguimos con la etapa de leer referentes para que ellos se nutran y vean los distintos estilos de dramaturgia que hay, y al final, se van de cabeza con su dramaturgia y personajes”.

Estimulados por un nuevo arte

Vicente Saavedra, cursa séptimo básico en el Colegio Alemán y supo del taller por su mamá. “Me gusta el teatro y cosas así, historias leo, pero me gusta más actuar, el teatro. Entre todos hemos hecho historias”. Antonella Amundarain, va en primero medio en el Liceo Sara Braun y recordó que “un lunes me quedé tarde, no tenía nada que hacer, vi a la profesora que hace teatro en el liceo, le pregunté qué estaba haciendo y me dijo que un taller de dramaturgia. Le pregunté qué era eso y me explicó. Como a mí también me gusta el tema de las lecturas y las historias, entré para tener una nueva experiencia. Me empezó a gustar a medida que me fui integrando”.

Para Bárbara Mansilla, estudiante de tercero medio en el Colegio Miguel de Cervantes, indicó que “como estoy en el electivo Humanista, podía complementarlo. Me ha gustado bastante, hay actividades bien didácticas, escritura más los juegos que se hacen para despejar la mente. Una persona expone su cuento y todos pueden ir haciendo críticas sobre él, pero con propósitos constructivos. De los cuentos que hemos hecho hay varios bocetos. Está hecho para mostrarse en escena, así que deben explicarse las acciones, acotaciones, espacio, así que es distinto”.

Y quien ha demostrado ser un talento en potencia, y al que solamente le falta atreverse a publicar sus creaciones es Ricardo Vega Rodríguez, que cursa segundo medio en la Escuela Pedro Pablo Lemaitre. “Mi profesora de Lenguaje sabe que soy un cuentista y novelista, entonces ella propuso que pueda entrar a una escuela de dramaturgia para que pueda expandir más mis horizontes, más que para escribir obras de teatro, así que acepté para refinar más mi escritura y poder llegar no a la perfección, pero sí acercarme lo suficiente. Tengo bastante obras, novelas, cuentos, que nunca he publicado, no sé por qué. Las novelas aún no están completas, pero tengo muchos cuentos como para publicar. Esta clase no solamente me ha ayudado a refinar mi escritura, sino también a expandir mis horizontes y llegar a escribir otras obras”, desarrolló el estudiante, que escribe desde los 11 años, y cuyos referentes son Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Horacio Quiroga, Julio Cortázar, y Stephen King.

De esta forma, esta decena de estudiantes está próximo a publicar sus primeras obras, en la página www.dramaturgiamagallanica.cl y quién sabe si pronto, alguna de ellas es tomada por alguna compañía de teatro para ponerla en escena.