Necrológicas
  • Luis "Luchito" Mansilla Cárcamo
  • María Mimica Brstilo vda. de Kunica

Un hincha del Liverpool

Por La Prensa Austral sábado 26 de mayo del 2018

Compartir esta noticia
623
Visitas

Por Héctor Martínez Díaz

“El progenitor de ‘Pac’ en un acto de fortaleza, mesura y prudencia, como pocas veces se ve en estos dramáticos casos, se limitó a decir que: “Los funcionarios de Carabineros son personas comunes y corrientes. Que visten su uniforme para cuidarnos, si dos personas que son funcionarios cometieron un hecho, no hay que condenarlos a todos, porque no todos son iguales”

Quienes conocieron a “Pac”, afirman que era un chico especial, no sólo porque integraba una banda de rock o que en lugar de ser hincha de la U o del Colo-Colo, lo era del Liverpool de Inglaterra y cuando lo veía jugar por la tele vestía bufanda y camiseta con los colores del equipo de sus amores y cantaba emocionado desde Natales el “You’ll never walk alone” (“Nunca caminarás solo”), himno que ha hecho famoso al equipo inglés; pero lo que lo distinguía y hacía diferente del resto es que a sus 22 años su frágil figura transmitía un aura de juvenil cordialidad y espíritu servicial.

El año pasado mis hijas junto a su madre debieron viajar urgente a Natales porque estaba falleciendo su centenaria bisabuela, la mítica María Pedroza, se toparon con “Pac” que en realidad se llamaba Gonzalo Muñoz y era el mejor amigo de Hugo Vera Parra, el primo de mis hijas y también bisnieto de la centenaria abuela. El joven se esmeró en acompañarles tanto en el hospital, como en el velorio hasta les llevó empanadas de la fábrica de sus padres y luego acompañó al cortejo fúnebre a depositar los restos de la Abuela María a la bóveda del Cementerio Nuevo de Natales.

Reconozco que no tomé mucha atención cuando al regresar de Natales mi señora e hijas comentaron que habían conocido a un chico especial, un chico que por su pinta y actitud parecía de los años ochenta, como lo definió mi hija menor.

No pasaría mucho tiempo para que volviéramos a saber de él, aunque esta vez de manera trágica, porque fue la principal víctima de esa violenta madrugada de julio en Natales donde cuatro jóvenes fueron agredidos por dos carabineros de franco y un guardia de seguridad.

Se supo que el chico ochentero quedó impávido ante la agresividad de la pelea que sus amigos protagonizaban y como él estaba allí, siendo el más débil, sin siquiera defenderse fue golpeado reiterada y furiosamente con un palo, su cráneo no resistió y se quebró como un mosaico.

Hubo quienes le dijeron al muchacho que se fuera porque podría pasarle algo, pero como “Pac” era un tipo leal y fiel, respondió “no puedo abandonar a mis amigos”, ese amor filial lo tuvo internado durante diez meses en la Uci de Punta Arenas en coma profundo luchando por sobrevivir, hasta que hace unos días falleció.

El hecho causó conmoción en Natales tanto que el día de la agresión motivó que una turba las emprendiera por Facebook contra los agresores, señalando irresponsable y peligrosamente con rostro y nombre a presuntos implicados, que no eran tales, luego para descargar su rabia atacaron la comisaría y gobernación del pueblo a pedradas, quemaron neumáticos y levantaron barricadas.

Los agresores de “Pac” y sus amigos fueron detenidos, durante la audiencia de formalización de cargos trascendió que quien está sindicado como el autor principal de los golpes señaló que la pelea se produjo por dimes y diretes y que estaba tan curado que no sabía a quién ni a qué estaba apaleando. Los tres imputados quedaron en prisión preventiva en la cárcel de Punta Arenas y el próximo mes serán llevados a juicio oral.

Como las malas noticias vuelan, una famosa psiquiatra, con esa costumbre tan suya de proferir barbaridades para causar polémica, a través de una radioemisora santiaguina comentó sobre el caso y dijo que uno de los agresores tenía apellido indígena, era nativo, originario, un tehuelche y los que son aborígenes con trago se ponen muy violentos, no así los huilliches que son pacíficos, cuestión que no podían refutarle porque ella lo había estudiado harto.

Si acaso la destacada doctora se refería a quien está imputado como coautor del delito, alguien debería aclararle que pareciera estar equivocada porque su apellido es huilliche, no es aborigen de la zona y los aoniken, que así se llama en Chile a los tehuelches, en Magallanes se extinguieron hace rato gracias al fusil del hombre blanco civilizado, por lo cual es factible pensar que la predisposición genética a actuar como bestias es transversal a épocas, desarrollos, etnias o civilizaciones.

Pero sería el padre del joven quien, en todo momento, daría muestras de templanza y cordura, muy a pesar de esas mentes afiebradas que nunca faltan y por Facebook se propagan que esperaban que echara la culpa a la policía uniformada, el progenitor de “Pac” en un acto de fortaleza, mesura y prudencia, como pocas veces se ve en estos dramáticos casos, se limitó a decir que: “Los funcionarios de Carabineros son personas comunes y corrientes. Que visten su uniforme para cuidarnos, si dos personas que son funcionarios cometieron un hecho, no hay que condenarlos a todos, porque no todos son iguales”.

“¡Oh! Mamá si en Natales no pasa nada”, relata la madre que le respondió su hijo cuando ella le dijo que se cuidara antes de salir de casa.

Durante el tiempo que el joven estuvo hospitalizado se sucedieron diversas iniciativas para manifestarle apoyo, las que iban van desde tocatas a partidos de futbol, rifas y cadenas de oración, hasta listados de inscritos para donar sangre, el padre agradecía emocionado el cariño que la comunidad le prodigaba a su hijo, comentaba que cuando entraba verlo a la Uci le hacía escuchar: “Nunca caminarás solo”, en ese instante, es como si todos los natalinos, dejando a un lado la camiseta del Bories, Natales, Esmeralda o Manuel Cuyul fueran hinchas del Liverpool y, de seguro, estarán junto a Pac cuando el próximo 26 de mayo el club inglés juegue una nueva final de la Champions.