Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Miriam Rozas Alvarado
  • Dagoberto Mancilla Ojeda
  • Ida del Carmen Alvarado Navarro
  • Pedro Delgado Andrade
  • Peter Eladio Frías Gómez

Una mirada a las misiones arqueológicas en Ponsonby y Englefield

Por La Prensa Austral jueves 14 de diciembre del 2017

Compartir esta noticia
375
Visitas

Especial “500 Años del Descubrimiento del Estrecho de Magallanes”

Este especial forma parte del proyecto

“500 Años del Descubrimiento del Estrecho de Magallanes”,

que cuenta con el fi nanciamiento del

Fondo de Medios de Comunicación Social 2017

En isla Riesco

En el sector surponiente del mar de Otway, el francés Joseph Emperaire, pionero en la arqueología canoera de la Patagonia, descubrió en 1951 el sitio que permite postular que la antigüedad de la ocupación humana en la zona no supera los 6.500 años antes del presente

El hombre austral parece sacado de la ficción más exorbitante. Pero hay certeza que estuvo, avanzando semidesnudo, esquivando ventisqueros y resistiendo con ingenio la fuerza de la inclemente geografía de los canales australes en la actual zona de Río Verde.

De esta forma, cazadores terrestres, marítimos y nómades navegantes, tuvieron que aclimatarse a una naturaleza que despertaba del último período glaciar. Hoy, una estela de su historia ha sido rescatada gracias a los esfuerzos de la Paleontología y la Arqueología.

Expediciones francesas y del Instituto de la Patagonia han concentrado sus esfuerzos por develar los misterios de los primeros seres humanos que habitaron en el confín del planeta.

El escenario deslumbra a la ciencia, con más de 30 yacimientos arqueológicos, la mayoría descubiertos en el mar de Otway y Skyring. Cada pieza delata un trozo de su economía y costumbres. Son instrumentos de piedra o hueso que develan el estado de evolución y el desarrollo de los distintos grupos que transitaron por la zona.

En la pequeña isla Englefield, a pocos metros de isla Riesco, en el sector surponiente del mar de Otway, el francés Joseph Emperaire, pionero en la arqueología canoera de la Patagonia, descubrió en 1951 el sitio que permite postular que la antigüedad de la ocupación humana en la zona no supera los 6.500 años antes del presente.

El asentamiento mencionado se relaciona con los canoeros tempranos y otros grupos más recientes de cazadores recolectores marinos que habitaron el territorio de isla Riesco y los sectores aledaños. Aunque en la parte oriental de los mares de Otway y Skyring hay un claro registro de ocupaciones humanas propias de cazadores terrestres.

Los hallazgos en isla Englefield sorprenden y revelan información trascendente sobre la caza de mamíferos marinos y su importancia en el modo de vida canoero. Igualmente, aunque en menor medida, sobre el consumo y explotación de aves.

A partir de las evidencias arqueológicas recuperadas de cuatro sitios emplazados en la isla, los investigadores precisan que la ocupación fue discontinua en el tiempo y con variantes culturales que se expresan en las características tecnológicas de los utensilios rastreados.

Los sitios Englefield, bahía Colorada, Pizzulic 1, y Los Noruegos, están ubicados en antiguas terrazas marinas situadas entre 8 y 15 metros sobre el nivel del mar. Estos yacimientos arqueológicos, junto a los de punta Santa Ana, y bahía Buena, en península de Brunswick, conforman el registro base de los canoeros tempranos de la zona central del Estrecho de Magallanes y los mares interiores.

Entre los restos arqueológicos descubiertos destaca el uso de la obsidiana verde. La piedra era utilizada para elaborar la mayoría de los instrumentos de caza, característica que aparece entre las manifestaciones más antiguas de la adaptación marítima en la zona de isla Englefield.

Según las referencias presentadas por el antropólogo Alfredo Prieto, en los mares interiores y la zona central del estrecho de Magallanes, se vuelve nuevamente frecuente la utilización de la obsidiana verde como material lítico en los últimos 2.000 años. Los registros y análisis indican que la explotación de la fuente se mantuvo vigente hasta fechas históricas recientes, lo que permite plantear cierta continuidad entre los canoeros tempranos, tardíos e incluso etnográficos.

No obstante, resulta de interés destacar como el vidrio y los metales comenzaron a restar importancia al uso de la obsidiana verde, entre los cazadores de la pampa, e incluso entre los mismos canoeros en tiempos más próximos.

De la literatura etnohistórica revisada se deduce que los nómades canoeros estaban ávidos de materiales como vidrio o metal y los cambiaban por pieles y otras producciones a los navegantes en el estrecho de Magallanes y mares interiores. El trueque marcaría así el fin de la utilidad de la obsidiana verde y su olvido en la tradición de los pueblos canoeros.

Otro yacimiento descubierto en isla Riesco, en Ponsonby, a 30 metros de la actual ruta Y560, a menos de un metro sobre el nivel del mar, entrega datos relevantes de ocupaciones posteriores a las de Englefield.

El sitio descubierto originalmente por el arqueólogo norteamericano Junius Bird, en 1930, tuvo continuidad dos décadas después por el prehistoriador francés Joseph Emperaire.

En el yacimiento no hay rastros del uso de obsidiana verde y tras el estudio de sus distintas capas fue posible registrar la presencia de cazadores de guanacos que hace 4 milenios se adaptan e incorporan progresivamente a la explotación costera.

Según los investigadores, esta ocupación rompe y se diferencia con los datos obtenidos en Englefield, no obstante estar muy cercana en tiempo y geografía. Se trataría de grupos distintos a los canoeros tempranos y tardíos, representados en Ponsonby como grupos de economía mixta, con el uso de herramientas propias de los cazadores terrestres.

Otra inferencia relevante nace en el estudio de restos óseos de fauna recuperada en distintos yacimientos del mar de Otway. Ahí es interesante destacar que hay un predominio de restos de huemul y guanaco, por sobre los de lobos marinos, sugiriendo que en esta zona los mamíferos terrestres pudieron ser más importantes en la dieta de los grupos canoeros que en otras zonas de la región.

 

Bibliografía

Prieto, Alfredo: “Evolución y formas del poblamiento precolonizador en la zona centro oriental de Magallanes”. En: Actas II Congreso de Historia de Magallanes y III Congreso de Historia Regional de Chile; 1989; Punta Arenas, Chile; p. 11.

Prieto, Alfredo y Arroyo, Manuel: “Pueblos originarios en la comuna de Río Verde”. En: Martinic y otros: Río Verde. Su historia y su gente; Punta Arenas, Chile; 2002.

Torres, Jimena y Ruz, Jimena. Pescadores de tradición cultural Englefield: datos preliminares en la zona del Estrecho de Magallanes y mar de Otway XII Región de Magallanes, Chile. Magallania. 2011, vol 39, n2.

Legoupil, Dominique: “Últimas consideraciones sobre dataciones del sitio de isla Englefield (Seno Otway)”. En: Anales del Instituto de la Patagonia; Vol. 18; año 1988; Punta Arenas, Chile.

Martinic, Mateo: “La etnia Kaweskar: población histórica”. En: Actas II Congreso de Historia de Magallanes y III Congreso de Historia Regional de Chile; 1989; Punta Arenas, Chile.

San Román, Manuel y Otros: “Nuevos antecedentes sobre la explotación de recursos faunísticos en el mar de Otway y canales adyacentes”. En: Anales del Instituto de la Patagonia; Serie Ciencias Humanas. Vol. 30; año 2002; Punta Arenas, Chile.

Legoupil, Dominique: “Indígenas en el Mar de Otway, Arqueología y Etno-Historia”. En: Actas del Primer Congreso de Historia de Magallanes; Instituto de la Patagonia; Punta Arenas, Chile; 1983.

Legoupil, Dominique: “El sistema socioeconómico de los nómades del mar de Skyring (Archipiélago de Patagonia)”. En: Anales del Instituto de la Patagonia; Serie Ciencias Humanas. Vol. 28; año 2000; Punta Arenas, Chile.