Necrológicas

Una veintena de productores ovinos australianos intercambió experiencias en Magallanes

Por La Prensa Austral miércoles 28 de marzo del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
196
Visitas

La adaptación de la raza ovina Dohne Merino al clima de Magallanes, y los sistemas de producción, fueron algunos de los aspectos que más llamó la atención del grupo de 22 productores australianos, que en ruta hacia el Décimo Congreso Mundial de la raza Merino, en Uruguay, pasaron por la Región de Magallanes, para interiorizarse del trabajo de producción. La empresa regional Agropampa coordinó esta visita que incluyó pasos por la Asociación de Ganaderos de Magallanes, Asogama, donde charlaron con su presidenta, Grany Martic, además del seremi de Agricultura, José Fernández.

Tras visitar firmas como Standard Wool y al ganadero José Marín, antes de continuar viaje hacia Río Gallegos, la delegación se dirigió a la estancia Carmen Mercedes, ubicada 70 kilómetros al norte de Punta Arenas, en la ruta a Monte Aymond. Allí fueron recibidos por el propietario de la estancia, Alberto Smoljanovic y el gerente de Agropampa, Daniel Groves, quienes primero realizaron una exposición respecto del sistema productivo que manejan con esta raza.

Pero fue en terreno donde el grupo de productores pudo comprobar tanto las características de los animales como la lana que producen. El coordinador del grupo, el argentino Michael Blake, explicó que “lo adaptable a una ecología a esta latitud de 52 grados del sur, no es lo que se utiliza en Australia, hay que modificar, entender y hacer la adaptabilidad de genética, pero tampoco dejar que los pesos de vellón o la producción del animal sea muy baja; se sabe que será más baja, porque el clima tiene sus dificultades aquí, pero siempre hay oportunidades de ir mejorando lo que se hace en cada provincia, tanto como aquí. Influye todo, como el tema de alimentación, porque por ejemplo, en Australia, cuando el productor se queda sin agua en periodos de sequía, puede comprar pastizal de grano y alimentar y suplementar sus animales. Aquí es casi imposible porque los costos de transporte son muy elevados, entonces hay que adaptar lo que se hace, a estos climas, y eso también es importante, que los australianos entiendan que lo que ellos hacen, no todo se puede adaptar a Magallanes o viceversa”.

Esas diferencias notaron algunos de los visitantes. De la zona de South Australia llegó Arthur Tacker, quien comentó que el sistema que utilizan combina producción agrícola con ovina, donde hay árboles, refugio, sombra para los animales y un sistema de protección muy diferente al de Magallanes. “La impresión inicial es que los pesos de vellón, los pesos carniceros son mucho menores a Australia, dos kilos de lana por animal, por ejemplo, pero se entiende que con el clima de acá y la proteína en la nutrición, no es equivalente; la zona de producción acá es mucho más difícil”. Opinión similar tuvo David Brooker, de la misma región: “Con estos climas, la producción es muy distinta, pero siempre es interesante ir aprendiendo de la experiencia de otros y los movimientos genéticos ayudan a mejorar la producción en los dos países. La gran diferencia es la fibra en su promedio, y agregarle peso vellón al animal”.

Finalmente, el gerente de Agropampa, Daniel Groves valoró la oportunidad de intercambiar este tipo de información con sus pares australianos, a pesar de las enormes diferencias entre ambos mercados. “Había productores que trabajaban con la misma raza, y estaban interesados en cómo se puede adaptar la genética desde Australia a la Patagonia. Los comentarios de ellos es que estaban bastante impresionados con el tipo de animal, buena estructura, conformación, buen tipo de lana; porque ellos sentían que efectivamente tenían frío, preguntaban qué día era el más caluroso del verano y no lo podían creer, porque ellos en verano tenían 45-47 grados centígrados, entonces hay diferencias, pero les llamó la atención que el animal se haya adaptado tan bien y exprese el potencial genético que tiene”, sintetizó el gerente de Agropampa.